Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
Journey to the Savage Planet

Análisis de Journey to the Savage Planet

No todos los viajes al espacio exterior tienen que ser grandes aventuras sobre el destino de la humanidad.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Cuando los videojuegos nos sacan de la estratosfera y nos manda a mundos alienígenas suelen ser grandes aventuras sobre conquistas épicas o descubrimientos que cambian el rumbo de la humanidad. Typhoon Studios ha preferido mirar hacia las estrellas en busca de humanidad y el resultado es Journey to the Savage Planet, que debuta como equipo reduciendo la escala de la ciencia ficción a algo más manejable y compacto, y sobre todo muy divertido.

En esta partida tu personaje (y el de un amigo, porque se puede pasar entero en cooperativo) empieza a trabajar para la agencia Kindred Aerospace, que te envía como explorador para que hagas un reconocimiento de la flora y de la fauna de este planeta sin vida inteligente. Llegar, echar un vistazo, coger unas muestras y vuelta a casa, ¿no? Bueno, las tareas se complica cuando te quedas sin combustible y descubres que hay una gigantesca torre ahí plantada, así que alguien debe andar por algún sitio.

A cambio de tener un protagonista muy callado, en tu nave va empaquetada la IA Eko, que sabe todo lo que necesitas en cada momento y te va diciendo lo que debes hacer. Es un juego que va al grano y en apenas 15 minutos ya te enseñado todo lo que debes saber antes de darte libertad total para echarte al monte a tu ritmo y gusto. Una presentación corta, pero estupenda, sin ningún vídeo producido.

Journey to the Savage PlanetJourney to the Savage PlanetJourney to the Savage Planet
Journey to the Savage Planet

Eso no quiere decir que sea un juego de mundo abierto como tal. Más bien, propone explorar varios entornos interconectados en los que ir encontrando las herramientas necesarias para acceder al siguiente, en un orden lineal. Son objetos típicos, como un gancho o un poco más de potencia para el jetpack. Así que Thypoon es quien se encarga de llevarte por el camino adecuado, aunque fomentando la exploración de cada zona antes de darte paso a la siguiente. Todo, con un diseño ideal para esconder secretitos que apetece encontrar.

Si estás pensando que tiene un toque Metroid, estás en lo cierto. Una vez conseguida una mejora, es recomendable volver atrás para acceder a sitios que antes eran inalcanzables y albergaban algún tesoro, como aumento de vida o de resistencia. Sin embargo, no es obligatorio recorrer de nuevo esos caminos, porque puedes llegar al final sin tener todo eso que se va quedando atrás. Lo que pasa es que también está aquí escondido el material necesaria para craftear equipamiento esencial para la historia, y es que de esta forma es como consigue encontrar su propio ritmo narrativo.

Un sistema de marcado de misiones muy útil te ayuda a tener toda la información bien ordenada y a mano, sobre todo cuando van entrando más tareas en zonas recién descubiertas. No hay posibilidad de perderse si siempre te dice a dónde tienes que ir en el mapa, solo si tú lo solicitas. El camino está marcado y desviarse de él es una decisión personal como jugador.

Journey to the Savage PlanetJourney to the Savage PlanetJourney to the Savage Planet
Journey to the Savage Planet

Siguiendo con esa tónica de que todo sea recogidito, tampoco hay gran cantidad de armas o herramientas, lo que pasa es que son de tan distintas entre sí que permiten liberar la creatividad personal a la hora de emplearlas. Partiendo de la base de que cada una tiene una función en las situaciones puzles, por aclararlo. Sus efectos son divertidos y nos han recordado un poco a Ratchet and Clank.

Son un rasgo más de su identidad, un fragmento más de una identidad fuerte que es el atractivo principal de Journey to the Savage Planet. Es una comedia ligera que consigue lo que se propone, apoyándose en su aspecto y en las líneas de Eko. Es bonito, colorido e imaginativo, así que te lo pasas bien mientras estás ahí dentro viendo qué hacer.

También hay un arma pero el combate es muy escaso. Solo hay unas cuantas criaturas que te atacan sin ser provocadas, así que el mayor uso que se le da es disparar a las semillas para que suelten algo útil o por matar el tiempo. Sí que vas a morir varias veces, aunque no sea por violencia, y es que hay espacios de plataformas y está toda esa exploración en busca de recursos y coleccionables.

Journey to the Savage PlanetJourney to the Savage PlanetJourney to the Savage Planet
Journey to the Savage Planet

Ayuda mucho a que la experiencia sea tan agradable el hecho de que el juego corra suavemente y sin errores, al menos la versión PS4 que ha caído en nuestras manos. No llega a diez horas de partida, pero todo lo que trae está en su sitio y bien puesto. Hubiera estado genial que fuera algo más largo, está claro, pero no te deja sensación de quedarse corto.

Typhoon Studios no se ha complicado la vida ni ha apostado por algo que no podía abarcar, sino que se ha centrado en poner en práctica las tres o cuatro ideas centrales sobre un entorno muy llamativo y acogedor. Con una variedad de escenarios y una cantidad grosera de secretos como para tenerte bien entretenido y ocupado todo ese rato. Nos lo hemos pasado muy bien con este Journey to the Savage Planet.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Journey to the Savage PlanetJourney to the Savage PlanetJourney to the Savage Planet
Journey to the Savage PlanetJourney to the Savage PlanetJourney to the Savage Planet
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Creativo, imaginativo y divertido. Hay muchos secretitos escondidos que animan la exploración. Soluciones variopintas.
-
Se hace un poquito corto.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Contenido relacionado



Cargando más contenido