Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
Just Cause 4

Análisis de Just Cause 4

Rico Rodríguez se alía con los elementos para arrasar una isla y a un ejército.

  • Texto: Sam Bishop & Dóri Halldórsson
Facebook
TwitterReddit

Rico Rodríguez no sabe lo que es estar en paro. Lleva cargándose dictadores desde 2006, y no solo sigue con vida, es que aún le salen encargos como el que está a punto de asumir. Avalanche Studios ha ampliado su saga de acción explosiva con esta cuarta entrega cuyo anuncio, en verano, nos cogió un poco por sorpresa. Fue una presentación prometedora, por el potencial técnico de su nuevo motor APEX y porque es cuatro veces más grande que sus predecesores. Necesitaba algo gordo para remontar el vuelo, y podría ser justo esto.

Empecemos por el principio, por Solís, el nombre del país caribeño ficticio en el que se ambienta. La organización La mano Negra, dirigida por Óscar Espinosa, tiene subyugada a la población local y atemorizada a la del resto del mundo, porque está desarrollando un arma de control meteorológico. Además, algo tiene que ver el padre del protagonista en todo este asunto. Como de costumbre, la labor es llegar y liberar a ese pueblo, que como bien nos han enseñado las guerras modernas significa dejarlo todo arrasado y ya veremos.

Rodríguez no está solo esta vez. Cuenta con el apoyo del grupo rebelde Orden del Caos, que además juega una parte activa de la partida al influir en el avance o el retroceso de la línea del frente de batalla. Hay que ganar puntos de caos, organizar escuadrones y utilizarlos para conquisten zonas del mapa. Al frente de este grupo está Mira, que le pone en su sitio en los primeros compases, cuando llega asegurando que él solo va a tumbar a todo un ejército. Este guión profundo no dura demasiado, ya que enseguida todo se vuelve en un yo contra el mundo.

Just Cause 4
Just Cause 4Just Cause 4Just Cause 4

Ni es una crítica ni exigencia, porque no creemos que quede nadie ahí que compre Just Cause para vivir una historia. Los fans se enamoraron de esta serie por la su acción intensa, improvisada y caótica. No hay ninguna diferencia, ya que Solís está repleto de elementos destructibles y destructivos, como tanques de gasolina o parabólicas satelitales gigantes.

El sistema de comportamiento físico de los elementos tan bien construido hace que sea divertido probar y destruir, sobre todo por cuando es algo que va a provocar una demolición o que va a caer encima de un terreno o de unas personas. Siempre está pasando algo en pantalla con lo que distraerse, y sin embargo consigue que haya algunos instantes top que suben aún más el tono, como ver de repente a un colega entrando en tu avión o un helicóptero pegándosela contra el suelo sin motivo aparente.

Hay un juguetito con el que nos lo hemos pasado muy bien recientemente, el gancho, y aquí va a más. Ya no solo vale para ir de aquí a allá o para unir cosas y ver qué pasa (¿vacas y misiles? Por supuesto), sino que ahora también sirve para colocar globos con helio para poner a volar, qué sabemos, un tanque, y para meter un turbo que haga salir disparado a un objeto. Como cada vez hay más funciones han tenido que cambiar un poco el mapeo y ahora el gancho multifunción está asociado también a la cruceta digital, así que se gestionan bien y rápido las acciones.

Just Cause 4Just Cause 4Just Cause 4Just Cause 4

A lo que más bombo se le ha dado desde el principio es a toda esa serie de condiciones meteorológicas extremas que influyen directamente en la partida. La mano negra ha aprendido a controlar los elementos como el rayo y hasta ha sido capaz de proteger áreas con una tormenta eléctrica, por ejemplo. Suena bien, a gran innovación de gameplay, pero al final se queda en una serie de ataques verticales contra ti en puntos señalizados en el mapa como tantas otras veces hemos esquivado. Visualmente sí, la tecnología da lugar a momentos espectaculares, como esa escena del tornado gigante que nos enseñaron en los primeros tráilers.

Más allá de la meteorología extrema y de esa trama con dos facciones enfrentadas, Just Cause 4 se juega siguiendo una estructura de misiones muy repetitiva y carente de inventiva. Te pasas el 90% del tiempo escoltando a gente de un punto a otro, defendiendo objetivos de un ataque enemigo o activando puntos contra el cronómetro. Al principio están bien, son clásicas pero pegan, pero a la quinta vez empiezan a cansar y ya solo apetece que entre una de esas pocas que te proponen algo distinto, como una visita a una prisión subterránea. De hecho, hay una mal diseñada que lo único que tuvimos que hacer era esperar en un helicóptero mientras el resto de personajes se cebaban a disparar.

También hay misiones secundarias de lo más común, como por ejemplo cargarse un número concreto de antenas parabólicas, y otras un poco más raras que también nos alegraron el rato, como ayudar a una cineasta a conseguir grabar planos de los enemigos en plena rabieta. Que estos momentos sean los más divertidos habla bastante mal de lo que debe ser el grueso del juego.

Just Cause 4

Lo peor no fue tener que pasarse estas misiones aburridas una vez, fue tener que hacerlo más de una una por culpa de los fallos y cuelgues, que fueron muchos. Primero lo jugamos en PC y cada media hora aproximadamente petaba, así que ni os podéis imaginar la de tiempo perdido entre volver a empezar y moverse al punto del mapa adecuado. Al menos, lo que se había hecho se quedaba guardado y se reengancha por el último punto de acción. Errores graves a los que hay sumar bugs de todo tipo, como ver a Rico teletransportarse, que aparezca el paracaídas de repente o que los controles dejen de responder. Más leña a un fuego ya muy vivo.

Visualmente es muy llamativo, pero tampoco está exento de fallos. De vez en cuando te cruzas con alguna animación que te cambia la cara, aunque eso no es lo que más nos ha preocupado. Su rendimiento en PC nos ha chocado hasta el punto de que hemos comprobado más de una vez si nos faltaba algún paquete de texturas por instalar o algo así, y de probar en varios equipos (GTX908, GTX1080ti o RTX2080) por si hubiera alguna incompatibilidad. Menos problemas de fluidez, le he pasado de todo: fallos de animación y aliasing, texturas que no cargan a su resolución, pop-in, errores de distancia...

Por ejemplo, a distancia, las explosiones y el fuego bajan de resolución y la textura verde del suelo parpadea. En el agua las cosas eran aún peor, con botes y otros objetos sin colisión física. Hasta el tornado era feo al otearlo en el horizonte. Avalanche nos avisó de que había algunos problemas pero, tras consultar, confirmó que no habrá parche de día uno para arreglar tal desastre.

Just Cause 4Just Cause 4Just Cause 4Just Cause 4

Dada la situación, solicitamos una copia de Just Cause 4 para PS4 a ver si así la cosa iba mejor de lanzamiento con el producto final. Efectivamente, en consola corre mejor y en las horas que nos pusimos ante la pantalla no se colgó la partida ni una vez, que ya es algo. Sin embargo, esta versión tampoco está exenta de bugs, y algunos notables, como pájaros pegados en el aire en vez de volando libremente. También es positivo el control con DualShock 4, así que de momento esta sería la opción recomendable. En cualquier caso, no es admisible que esta serie nunca salga bien pulida de lanzamiento, y ya costó meses que la tercera entrega fuera fina.

Empezamos la partida a Just Cause 4 pensando que las cosas iban a cambiar, creyéndonos la promesa de que Rico Rodríguez llegaba con un montón de innovaciones bajo el brazo que iban a dar más sentido a sus ratos de acción explosiva, pero lo que ha acabado explotando ha sido nuestro equipo de pruebas por lo mal rematado que está el juego. Y con él nuestra paciencia, que estaba ya al límite a causa de esas misiones tan repetitivas. Demasiados problemas que ni las nuevas tecnologías y armas, el sistema del frente de batalla o la meteorología pueden maquillar.

Just Cause 4Just Cause 4Just Cause 4Just Cause 4
Just Cause 4Just Cause 4Just Cause 4Just Cause 4
05 Gamereactor España
5 / 10
+
Explosiones más grandes, más potentes y mejor encadenadas. Las nuevas formas de luchar.
-
La versión de PC es un desastre, está rota. La de PS4 está repleta de bugs. Misiones repetitivas y aburridas. Deja muy pronto de intentar contar una historia.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países