Español
Gamereactor
análisis
Kaze and the Wild Masks

Análisis de Kaze and the Wild Masks

Si lo que te apetece es jugar un nuevo sustituto moderno de la serie Donkey Kong Country, no hace falta que sigas buscando.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Cuando Retro Studios tomó las riendas a comienzos de la década de 2010, la serie Donkey Kong Country volvió de golpe a la vida con dos títulos muy buenos para Wii y Wii U (Returns y Tropical Freeze). Sin embargo, y pese a la calidad que tienen, no se ha lanzado una apuesta fuerte de esta franquicia desde el 2014 (sin contar, claro, el relanzamiento para Switch), por lo que la comunidad se ha empezado a preguntar si volveremos a ver, en algún momento, a nuestra querida mascota. Puede que no se planee una nueva entrega de Donkey Kong, aunque los rumores dicen lo contrario, pero la cosa no pinta tan mal como cabría esperar: ha salido a la luz un nuevo juego de plataformas que captura el espíritu de esta otra serie tan querida de una forma maravillosa.

Kaze and the Wild Masks sigue las reglas de otros clásicos del género, dado que su historia es prácticamente inexistente. Al comienzo del juego, un brillante anillo rojo se come a nuestro colega, el conejo Hogo; a partir de ese momento, comenzamos una aventura a lo largo de las Crystal Islands para salvarlo y acabar con una extraña maldición de la que no sabemos mucho. Kaze and the Wild Masks no cuenta con un doblaje y las escenas cinematográficas son escasas; aun así, lo que más destaca es su estilo, típico de los dibujos animados, que es impresionante, muy expresivo y un rasgo distintivo donde los haya.

En cuanto al funcionamiento de las plataformas, estamos ante un híbrido entre los últimos juegos de Rayman (Origins y Legends) y la serie Donkey Kong Country. Los niveles de Kaze cuentan con una perspectiva en 2D y, en ellos, tendremos que movernos siempre hacia la derecha hasta llegar a un portal final. Kaze, la protagonista, tiene la habilidad de golpear a enemigos contra el suelo, mover las orejas como si de una hélice se tratase para sortear los vacíos y absorber otras habilidades cuando se pone unas máscaras que representan diversos animales. Aunque las mecánicas parecen simples y fáciles de entender, no todo será un camino de rosas: los niveles nos pondrán a prueba con numerosos peligros, tales como chorros de lava que se elevan a nuestro paso, masas de gelatina que parecen trampolines y ballestas que tendremos que activar para salir disparados por los aires.

Publicidad:

Los más de 30 niveles de Kaze cobran vida gracias a un estilo pixel art precioso y de colores brillantes. Además, algo que se agradece mucho es que los escenarios de los diferentes mundos no abusan una y otra vez del mismo diseño. Al contrario que otros juegos de plataformas, que pecan un poco de ello, como es el caso de Mario, en el que hay mundos que solo tienen niveles en el desierto o en la nieve de principio a fin, los escenarios de Kaze varían mucho, por lo que resulta menos predecible. De sus niveles destaca no solo la gran variedad que presentan en lo que a estética se refiere, sino que, además, se caracterizan por tener un ritmo adecuado, así como por los enemigos tan peculiares que presentan, dado que todos ellos son verduras a las que se les ha dotado de vida con unas personalidades un tanto excéntricas.

Las máscaras de las que hemos hablado antes nos transforman en diversos animales (entre ellas, destaca la de un tiburón, un águila y un lagarto) conforme superamos los santuarios que hay repartidos por los niveles. Estos lugares no se limitan a ofrecernos artículos con los que cambiar nuestra apariencia, sino que, además, nos permiten aprender nuevas habilidades, tales como la capacidad para lanzarnos, surcar el cielo y propulsarnos con rapidez en el agua. De todos modos, debemos tener en cuenta que estas habilidades son temporales y que solo estarán disponibles en lugares concretos, por lo que no las podremos utilizar a nuestro antojo.

Kaze and the Wild Masks

Aunque algunas de estas habilidades les dan un toque divertido a las plataformas, debemos admitir que otras no terminan de conseguirlo: la máscara del lagarto, por ejemplo, nos decepcionó muchísimo, principalmente porque convierte el juego en un maratón sin fin y, además, algunas secciones son muy difíciles de completar sin antes fallar varias veces. Otra máscara que tampoco nos gustó mucho fue la del águila, dado que los controles nos hacen volar mucho. Algo que tampoco ayuda y que termina cansando es tener que pulsar de manera constante el botón A (en el mando de Xbox) para mantenernos en el aire y evitar los obstáculos.

Publicidad:

Como sucede en gran parte de los juegos de plataformas, Kaze and the Wild Masks esconde una gran cantidad de objetos coleccionables a lo largo de los niveles y las recompensas que nos ofrece por recogerlos están bastante bien. Además, si completamos los retos que encontraremos en dos secciones extra de cada escenario, desbloquearemos nuevos niveles en cada uno de los mundos. De la misma manera, si coleccionamos 100 gemas violetas (el objeto coleccionable principal de Kaze) y las letras que conforman el nombre de la protagonista, que se han escondido muy bien por el mapa, desbloquearemos contenido adicional relacionado con el arte y diseño del juego. A todo esto debemos sumarle, además, una serie de pruebas contrarreloj al más puro estilo Crash Bandicoot, en las cuales tendremos que intentar completar un determinado nivel en el menor tiempo posible sin morir.

Si te decepciona la dificultad de los juegos de plataformas mordernos, te gustará saber que la dificultad de Kaze pondrá a prueba tus habilidades. Los niveles de los últimos mundos, sobre todo, se pasan un poco de exigentes incluso en el modo normal de dificultad, ya que cuentan con muchísimos enemigos y trampas y, a no ser que nos hagamos con un corazoncito extra, nos tumbarán con un solo golpe. Incluso siendo fans empedernidos de los juegos de plataformas, hemos muerto decenas de veces intentando pasar los últimos niveles, y estamos seguros de que nos hubiésemos rendido antes de no ser por los puntos de control que ofrece el título. Por suerte, Kaze cuenta con un nivel de dificultad más relajado que nos facilitará un poco las cosas y nos permitirá obtener más vidas si el modo normal nos resulta complicado.

Kaze and the Wild Masks es un juego de plataformas increíble que satisfará a quienes esperen con ganas una nueva entrega de la serie Donkey Kong. Sus niveles son diversos y cuentan con un ritmo adecuado y, aunque se hayan extraído directamente de Donkey Kong Country, las habilidades que nos aportan las máscaras hacen que las mecánicas de juego sean mucho más divertidas. Sin embargo, Kaze tiene también algunas desventajas; entre ellas, el hecho de que algunas habilidades llegan a ser frustrantes y que la dificultad es, en ocasiones, demasiado exigente.

Kaze and the Wild MasksKaze and the Wild Masks
Kaze and the Wild Masks
HQ
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Tiene un diseño pixel art espectacular. Muchos niveles muy variados y con un ritmo adecuado. Las máscaras dan un toque divertido a las mecánicas típicas de un juego de plataformas.
-
En ocasiones, es demasiado exigente. Las habilidades de algunas máscaras son frustrantes.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Kaze and the Wild MasksScore

Kaze and the Wild Masks

ANÁLISIS. Autor: Kieran Harris

Si lo que te apetece es jugar un nuevo sustituto moderno de la serie Donkey Kong Country, no hace falta que sigas buscando.



Cargando más contenido