Español
Gamereactor
artículos

Las decisiones de reparto que cambiaron la historia del cine

Pocas veces, los papeles cinematográficos más icónicos y evidentes han sido interpretados por la primera elección de los directores, pero tenemos claro que la historia hubiese sido muy diferente...

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Naturalmente, existen muchas cosas que se tienen que dar para que una serie televisiva o una película se conviertan en un clásico atemporal y un fenómeno de la cultura pop. Uno de esos detalles es el actor o la actriz protagonista. Es casi imposible imaginar a otro actor que no sea Sylvester Stallone para Rambo, un Indiana Jones sin Harrison Ford o incluso a Ellen Ripley sin su Sigourney Weaver. Sería algo totalmente diferente y seguramente habría sido peor.

Conseguir un reparto tan perfecto es difícil, pero las cosas podrían haber sido muy diferentes. Innumerables roles de todos esos que consideramos obvios, no han sido la primera opción, sino que tenían una idea diferente de la estrella que querían desde el principio. Afortunadamente, no fue así y aquí te mostramos algunos ejemplos.

Las decisiones de reparto que cambiaron la historia del cine

Eric Stoltz como Marty McFly (Regreso al futuro)


Michael J. Fox en el papel de Marty McFly es tan evidente como que la Tierra es redonda, pero en su momento no era su papel, sino que le pertenecía a Eric Stolz, que incluso había comenzado con el rodaje. Pero a Stolz le faltaba gracia y después de un mes, la producción se dio cuenta de que aquello no funcionaba. Eligieron a Michael J. Fox y el resto es historia.

Frank Sinatra como John McClane (Jungla de cristal)


Como sabrás, la película de Jungla de cristal está basada en la novela Nothing Last Forever de Roderick Thorp, en la que Gruber (Alan Rickman) toma el control de un rascacielos de Los Ángeles en Navidad. No obstante, se trataba del segundo libro de la serie, el primero se llamó El detective y lo encarnó un Frank Sinatra a finales de los 60. El rol del protagonista que le habían dado a Sinatra, cambió de manos cuando llegó el momento de Jungla de cristal, y buscaron a un tipo duro para el papel. Por ello, le preguntaron a Al Pacino, a James Caan o a Paul Newman. Pero Bruce Willis, famoso por su rol en la comedia romántica, Luz de luna, estaba muy por debajo en la lista, pero aun así lo consiguió al final. Todos tenemos clara una cosa, y es que probablemente, nunca hubiéramos escuchado una frase tan satisfactoria como Yippee-ki-yay...

Las decisiones de reparto que cambiaron la historia del cine
Publicidad:

Brad Pitt, Leonardo DiCaprio o Will Smith como Neo (Matrix)


Brad Pitt o Leonardo DiCaprio habrían interpretado a Neo en Matrix si el equipo de filmación se hubiese salido con la suya. Y faltó poco, porque ambos actores habían dicho que sí. Pero por diferentes razones se retiraron (Pitt estaba cansado después de Siete años en el Tibet y DiCaprio no le apetecía volver a otra de efectos especiales después de Titanic). A Will Smith también le ofrecieron la oportunidad de interpretar a Neo, pero la rechazó y, afortunadamente, Keanu Reeves tuvo la ocasión de hacer historia en el cine.

Tom Selleck como Indiana Jones (En busca del arca perdida)


Es posible que el nombre más icónico de esta lista, Harrison Ford como Indiana Jones, no fue la primera opción de Steven Spielberg cuando empezó con el rodaje de En busca del arca perdida. En su lugar fue Tom "Magnum P.I." Selleck, que también estaba interesado, pero estaba ocupado con su exitosa serie de televisión, que no podía dejar de lado. Por otro lado, se convirtió en la oportunidad de Ford; un giro que probablemente nadie lamenta.

Las decisiones de reparto que cambiaron la historia del cine

Al Pacino como Han Solo (Star Wars: Una nueva esperanza)


George Lucas ya había trabajado con Harrison Ford, pero para el papel de Han solo no tenía en mente a Ford. En un inicio, eligieron a Al Pacino para el rol, quien más tarde diría en entrevistas que le habían ofrecido muchísimo dinero pero que no entendía el guion. También dijo que fue para Ford la oportunidad de lanzar su carrera. Todos estamos de acuerdo con que Pacino es un actor impresionante, pero, ¿Star Wars sería lo que es, sin Harrison Ford como el contrabandista, que, a pesar de hacer las cosas a regañadientes, era un bonachón hasta la médula? Es un tema muy cuestionable...

Nicolas Cage o Russell Crowe como Aragorn (El Señor de los Anillos)


Viggo Mortensen parecía haber nacido para el papel de Aragorn, pero lo cierto es que Peter Jackson y la pandilla tenían en mente a otros pesos pesados. Uno de ellos era Nicolas Cage, pero por motivos personales le resultó difícil ir a Nueva Zelanda durante varios años, así que lo rechazó. También se le pidió a Russell Crowe, pero Crowe ha dicho desde entonces que no se sintió del todo convencido por parte de Jackson, así que también lo rechazó.

Las decisiones de reparto que cambiaron la historia del cine
Publicidad:

John Travolta como Forrest Gump (Forrest Gump)


Podemos dar las gracias a Quentin Tarantino por dar a Tom Hanks la oportunidad de hacer historia en el cine con Forrest Gump en 1994, ya que el director Robert Zemeckis quería que Travolta interpretara el papel principal, pero estaba demasiado ocupado rodando Pulp Fiction. Así que Tom Hanks consiguió el papel en su lugar. Irónicamente, tanto Travolta como Hanks fueron nominados al Oscar al Mejor Actor de ese año y Hanks lo ganó por el papel que Travolta había rechazado.

Sean Connery como Gandalf (El Señor de los Anillos)


Quizá la mejor interpretación de toda la trilogía de El Señor de los Anillos ha sido la de Ian McKellen como Gandalf. Pero antes de que lo consiguiera, se pensó en Sean Connery para interpretar al mago fantástico. El antiguo agente del Mi5, con derecho a matar, no lo entendió del todo y lo rechazó y tampoco pareció amargarse por ello. A la manera típicamente británica, el difunto Sr. Connery dijo que aún así no habría podido superar la fantástica interpretación de McKellen.

Las decisiones de reparto que cambiaron la historia del cine

Mel Gibson como Máximo (Gladiator)


Para mí, una de las interpretaciones más icónicas de todos los tiempos es la de Russell Crowe como el gladiador Máximo Décimo Meridio, lo que ha contribuido a que la película sea una de mis favoritas. Inicialmente, Ridley Scott tenía la intención de que Mel Gibson interpretase el papel protagonista. Sin embargo, Gibson tenía 43 años en aquel momento y pensó que era demasiado viejo, lo cual es bastante justo. Fue así como el neozelandés Crowe interpretó a Máximo e hizo historia en el cine.



Cargando más contenido