Español
Gamereactor
análisis
Lego Piratas del Caribe: El Videojuego

Análisis de Lego Piratas del Caribe: El Videojuego

Fuimos a meterle caña a una franquicia con más entregas recientes que Guitar Hero y volvimos con arena en los bolsillos y una sonrisa en la cara.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

El alegre atractivo de la franquicia se ha fijado en los Piratas y, sinceramente, ha encontrado su compañero perfecto en la comedia aventurera y episódica del Capitán Jack Sparrow y sus colegas, consiguiendo de forma espectacular algo decente y que merece la pena después de dos 'secuelas' pretenciosas.

Gran parte de la sobreexposición que estropeó las dos últimas entregas de la trilogía se ha cortado libremente y presentado ahora mediante unas cuantas escenas clave, con más risas que bostezos. Para encontrar más inspiración, Bruckheimer debería haber atracado el cofre del tesoro de Traveller's Tales en lugar de a Davey Jones. Las secuencias de acción vuelven al primer plano, como centro de la experiencia en vez del diálogo (aunque ese murmullo que mascullan los Lego sigue siendo genial) y de esta forma la diversidad encontrada en las cuatro películas sabe brillar en el juego.

Lo mismo pasa con los personajes principales. Y lo más evidente en los filmes también pasa en el juego Lego: Sparrow se queda con la peña. Su muñeco Lego imita a la perfección esa mítica forma de andar, y consigue uno de los pocos juegos de Lego en los que luchamos para jugar con un personaje concreto.

Lego Piratas del Caribe: El Videojuego
Lego Piratas del Caribe: El VideojuegoLego Piratas del Caribe: El VideojuegoLego Piratas del Caribe: El Videojuego

El combate es como siempre, aporreando botones constantemente, pero el estudio ha querido esforzarse para replicar los duelos de espada de su primo cinematográfico... al menos en la apariencia. Es un toque pequeño pero que merece la pena, de los que suelen aparecer en esta serie por todos lados y demuestran que cada uno es algo más que una copia de la producción en cadena de la saga.

Cada personaje tiene su propia especialidad: pistolero, herrero y, en lo que parece un guiño involuntario a la princesa Peach, señoritas que saltan como nadie. Debes ir cambiando entre los miembros del grupo que lleves para completar los objetivos, con una IA amigable a la hora de activar cambios duales cuando hace falta. Verás un montón de cosas rodeadas con un halo pero con las que no puedes interactuar en la primera vuelta. Ya sabes, tocará revisar cada nivel en Juego Libre con un plantel repleto de personajes con más habilidades para seguir encontrándolo todo.

Una de las debilidades del típico 'consíguelosatodos' de los Lego es que este no tiene el legado cinematográfico de treinta años de Star Wars o personajes más establecidos como Harry Potter para hacer una selección. Es más fácil que te convenza un temible cazarrecompensas de El Imperio Contraataca que un marinero que hacía de relleno de fondo mientras el Capitán Jack Sparrow chupaba cámara.

Pero donde flojean los personajes hay potencia en las localizaciones. Puede que hayas visto el interior de un galeón muchas veces ya, pero la riqueza de las islas tropicales y los mares azotados por las tormentas presentan los lugares más embriagadores, mientras el motor de juego genera paisajes escénicos sacados directamente de un catálogo de viajes. Cogeríamos cualquiera de ellos frente a Mos Eisley a la primera de cambio.

Lego Piratas del Caribe: El Videojuego
Lego Piratas del Caribe: El VideojuegoLego Piratas del Caribe: El VideojuegoLego Piratas del Caribe: El Videojuego

Cada uno esconde la colección habitual de secretos, desbloqueables y rutas alternativas que ya se ha visto en la serie. El acceso y la interacción de estos elementos se ha inspirado en las películas: bailar sobre un barril rodante o ponértelo sobre la cabeza a modo de cámara de aire improvisada para dar un paseo bajo el mar es desternillante. Pasa un buen rato hasta que consumes la novedad.

Aunque no todo son vacaciones en el mar. Hay monstruos, también. Las batallas entre múltiples personajes pueden hacerse cada vez más caótica, de modo que es complicado seguir el rastro al muñeco que lleves. Aunque caminar la plancha es algo natural en un pirata, la cantidad de caídas debido a un giro del stick nada preciso irritará hasta al jugador más ávido. El estudio ha intentado capturar la inestabilidad que conlleva la acción, pero la tensión se convierte demasiado pronto en frustración.

Aunque se trata de pequeñas objeciones si se tiene en cuenta el paquete al completo. Sí, es otra adaptación Lego, está claro, sigue la misma estructura de hub y de niveles con pocas variaciones. Meterse con su estilo para niños es como pegar a un cachorro. Pero incluso ignorando la idea infantil, sigue siendo un pedazo de cachondeo de la cultura popular, construido sobre unos buenos puzles y plataformas, y otra apuesta segura para los fans de Lego y las familias jugonas.

Lego Piratas del Caribe: El VideojuegoLego Piratas del Caribe: El VideojuegoLego Piratas del Caribe: El VideojuegoLego Piratas del Caribe: El Videojuego
Lego Piratas del Caribe: El VideojuegoLego Piratas del Caribe: El VideojuegoLego Piratas del Caribe: El VideojuegoLego Piratas del Caribe: El Videojuego
Lego Piratas del Caribe: El VideojuegoLego Piratas del Caribe: El VideojuegoLego Piratas del Caribe: El Videojuego
Lego Piratas del Caribe: El VideojuegoLego Piratas del Caribe: El VideojuegoLego Piratas del Caribe: El Videojuego
Lego Piratas del Caribe: El VideojuegoLego Piratas del Caribe: El VideojuegoLego Piratas del Caribe: El Videojuego
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Otro matrimonio exitoso entre peli y piezas. Cada sección sabe diferenciarse de las demás.
-
Nada nuevo que aportar a la franquicia Lego. Las zonas de batalla se hacen demasiado caóticas.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.