Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
Lemmings

Análisis de Lemmings

La pantalla táctil del móvil da una gran acogida a este clásico de los puzles.


Facebook
TwitterReddit

Lemmings es todo un clásico, un gran recuerdo en la mente de quienes llevan más de un par de décadas en los videojuegos. Pasaron del PC a las consolas, como Super Nintendo, solo para demostrar que un D-pad no era la forma más cómoda de manejar su vida y que una televisión 4:3 de tubo de mala calidad tampoco era ideal para seguir la pista a sus cuerpos diminutos. Y qué decir que los colapsos cuando llegaban a reunirse los 100 muñecos en pantalla.

Pero era divertido, era un reto que había que asumir, y un poco sádico. Es un concepto muy sencillo, y quizá por eso haya sido capaz de superar el paso del tiempo con tanta facilidad. Lo único que hay que hacer es salvar a los pequeños lemmings de una muerte segura en pantallas repletas de trampas, a tantos como se pueda o, al menos, al mínimo necesario para superar el reto. Porque el mito decía que estos seres minúsculos de pelo verde caminaban y caminaban hasta caer al mar (hay un documental de Disney en el que aseguran haber capturado criaturas, "White Wilderness", no es broma).

Sony y el estudio Sad Puppy Limited han recuperado esta licencia para móviles iOS y Android y lo han lanzado como free-to-play con micropagos. El concepto es exactamente el de siempre: pantallas estancas en las que comienzan a salir criaturitas que no paran de moverse, así que hay que sortear su comportamiento kamikaze poniéndoles paracaídas, construyendo rampas, cortando el paso y mucho más. Hasta ahora, Sony siempre ha intentando que recuperen su popularidad lanzando versiones más bonitas, con mejores gráficos. Pero el camino actual parece mejor idea.

Porque los móviles vienen con una pantalla táctil, cada vez más grande, que encaja muy bien con la necesidad de tener siempre a raya a estos inquietos sirvientes. La primera repercusión de esta versión, titulada sin más Lemmings, es que han vuelto a su tamaño diminuto (jugando en un Huawei P20 Pro) y un aspecto más simple, más semejante al de los años 90 que a las últimas ediciones, en las que se les daba una apariencia más al estilo de animal de cómic y a un tamaño relativamente grande.

LemmingsLemmings
LemmingsLemmings

El sistema de control, totalmente a base de toques en la pantalla y de botones flotantes, se beneficia de unas decisiones de diseño de lo más lógicas. Los escenarios disimulan una división en cuadrícula no visible hasta que no se toca. Y es a cada una de estas a la que se le asigna el equipamiento o la tarea para cada lemming, y no a los personajes en sí. Por ejemplo, si se van a tirar por un precipicio, no hace falta colocar un paracaídas a cada uno de ellos (antes lo hacíamos dejando el cursor en su trayectoria y el botón marcado), sino que se asigna el ítem a cualquiera de las casillas de su trayectoria y se les coloca al pasar por ella automáticamente, con final feliz.

El diseño de niveles es otro de los aspectos más importantes de esta franquicia, pues es donde está el reto. Se juega con el teléfono en vertical y por eso hay mucho aprovechamiento de los desniveles y las alturas (siempre lo hubo). Visualmente, es muy nítido y claro para que siempre se tenga certeza de lo que toca, con animaciones graciosas para sus tareas y sin regocijarse demasiado en las muertes. Vuelve a ser un juego lento que te saca de quicio. El caminar de los muñecos no es muy elevado, y de hecho hay un botón para acelerar su paso cuando la pantalla está ya encauzada, sin embargo, la necesidad de pensar y actuar antes de que comiencen a morir, hace que se acelere.

Todo está bien, hasta que te das de bruces con el gigantesco problema de Lemmings para Android y iPhone, la monetización y sus enrevesados menús para sacarte los cuartos. Tras unos primeros niveles de tutorial bien explicados, en los que te enseñan cómo varían los distintos consumibles, te están poniendo ya en los dedos botones para comprar más energía y facilidades con las que pasarte las pantallas. Es cierto que se puede completar entero sin gastar un céntimo, pero el número de tareas u órdenes que puedes asignarles está limitado por estos indicadores, y pronto tendrás que pagar o esperar horas y horas para poder conseguir algunos potenciadores gratis en una ruleta de la suerte.

Es decir, que no es mala idea ponerse a jugar a los lemmings en tu móvil, porque el juego es ideal para la plataforma y está bien diseñado para sus características. Pero, o pasas por caja (que tampoco es un drama, pues lo han creado para ganar dinero) o tienes que tener paciencia y saber que es solo para ratitos.

LemmingsLemmings
Lemmings
06 Gamereactor España
6 / 10
+
Buen diseño y adaptación a la plataforma. Se controla fácil con el dedo. El encanto de los lemmings.
-
El sistema de microtransacciones es descarado y confuso.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países