Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
Little Friends: Dogs and Cats

Análisis de Little Friends: Dogs and Cats

El estudio Imagineer buscar recuperar la esencia de Nintendogs, pero, lamentablemente, no logra hacer justica al legado del legendario título de DS.

  • Kieran HarrisKieran Harris

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

En más de un modo, Nintendogs fue a Nintendo DS lo que Tetris supuso para Game Boy. Hablar de la consola era hablar del juego, y se convirtió en todo un 'imprescindible' para la generación de fans de Nintendo de mediados de la década pasada. Era un juego simpático, apropiado para todas las edades y perfecto para sacarlo de paseo allá donde fuéramos. A pesar de tratarse de un fenómeno cultural, no hemos vuelto a ver una nueva entrega de la franquicia desde que Nintendogs + Cats se uniera a la familia de 3DS en 2011. Y ahora es cuando entra en escena Little Friends: Dogs and Cats, un juego desarrollado por Imagineer que aspira a convertirse en el sucesor espiritual de esa franquicia. Y la verdad es que, para bien o para mal, no se aleja mucho de lo que recordábamos.

En Little Friends te esperan nueve razas diferentes con las que encariñarte (seis de perro y tres de gato) y podrás cuidar de hasta tres mascotas a la vez, pudiendo alojar otras nueve en el hotel para mascotas del juego. Puedes encontrar mascotas de diferente raza, género y color del pelaje, algo que, al mezclarse de manera aleatoria, resultará en todo un abanico de posibilidades de adopción, todos con su aspecto y características propias. Estos rasgos individuales de personalidad también se ven reflejados en los juguetes con los que disfrutan más, la comida que les gusta y cómo se relacionan con el resto de animales de tu casa. El juego incluye algunas de las razas de perro más populares (como pastores alemanes, caniches y chihuahuas), y no te quepa duda de que desde el estudio han sabido darle un buen toque de monería a cada diseño.

Pasarás la mayor parte del tiempo pendiente de que a tus pequeños no les falte de nada, dándoles de comer, cambiándoles el agua y acariciándoles el lomo, sin olvidarnos de cepillarles y jugar con ellos. El juego funciona en base al reloj interno de Switch, así que sus necesidades variarán incluso si no juegas de manera asidua. Toda interacción por tu parte aumentará el afecto que tu mascota siente por ti, algo que, nivel a nivel, te dará acceso a nuevos objetos tanto para tus simpáticos amigos como para tu hogar. Little Friends también te compensará con monedas y tickets, que podrás gastar en comida, juguetes y pendras de vestir. Para nosotros, desbloquear las novedades fue uno de los principales incentivos para seguir jugando, pero nos pareció que la partida avanzaba demasiado lenta al haber un límite de niveles que subir cada día. A partir del nivel 30, no se podía aumentar ese afecto más de dos niveles diarios, lo que nos quitaba las ganas de jugar partidas más largas.

Little Friends: Dogs and Cats

Al salir de casa, podrás irte de paseo con tus animalitos, jugar al frisbee con ellos y participar en varios niveles de unos torneos de lanzamiento de disco. Mientras estéis de paseo, el juego te pondrá pequeños retos como recorrer una distancia concreta, desenterrar un tesoro o ir dejando marcas en unos postes. Sin embargo, estas tareas son siempre las mismas, y la única ruta a recorrer está desierta, sin ningún otro ser a dos o cuatro patas con el que interactuar (como, por ejemplo, en Nintendogs + Cats). También nos llevamos un chasco al ver que sólo hay un modo de competición disponible. Para ofrecer más contenidos, Little Friends podría haberse inspirado en las carreras caninas y las pruebas de obediencia vistas en Nintendogs, o mejor aún, añadir algo de su propia cosecha como competiciones de vestuario haciendo uso de todo el repertorio de monerías personalizables con el que cuenta.

Tus amigos de cuatro patas podrán desfilar luciendo los más de 600 artículos de personalización que trae el juego, y que van desde narices de payaso hasta sombreros puntiagudos de mago. Se nos caía la baba al ver a nuestros canes y felinos pasearse con esas pintas, y lo cierto es que no esperábamos ver tal variedad de objetos entre los que escoger (si bien en algunos casos solo cambiaba el color). Eso sí, hubo algo que nos extrañó, puesto que estos atuendos podían usarse para todas y cada una de nuestras mascotas indistintamente. Tanto daba comprar una prenda sin mangas pensando en usarla con un gato o un perro. ¿Te imaginas a un pastor alemán con ropa de gato? Así cualquiera marca músculo...

Little Friends también evitará dejarte de brazos cruzados gracias a un libro de sellos que servirá como registro de tus avances conforme vayas reuniendo sellos. Estos funcionan de un modo parecido a los trofeos y logros, y se clasifican en cuatro grupos: comunicación, cuidados, juego y colección. Esta especie de álbum no deja de ser una distracción entretenida, pero al menos hace las veces de recompensa por llevar a cabo tareas repetitivas como alimentar a tus mascotas y pasearlas. Lo cierto es que se agradece, pero aun así nos ha sabido a poco. Si al menos obtuviéramos objetos exclusivos por llenar cada página del libro, por poner un ejemplo, lo más seguro es que le habríamos echado más ganas.

Little Friends: Dogs and Cats

Como amantes de los gatos en toda regla, no podíamos cerrar este análisis sin dedicar unas palabras a nuestros queridos mininos. Para empezar, solo hay la mitad de razas de gato que de perro, con ausencias notables como los gatos bengala, los esfinge o los Maine coon. Tampoco hay actividades al aire libre ni competiciones para felinos, lo que hace que subir de nivel con ellos nos lleve mucho más tiempo que con los perretes. Esto hace que dé la impresión de que las novedades a desbloquear para los gatos lleguen con cuentagotas. No tardamos en cansarnos de jugar al señuelo con ellos para que aumentara su afecto. En resumidas cuentas, creemos que el papel que juegan los gatos en el juego es, cuanto menos, secundario.

A Little Friends: Dogs and Cats le cuesta mucho aportar novedad alguna a la fórmula de Nintendogs, e incluso puede parecer un paso hacia atrás en varios aspectos, aunque hayan pasado casi ocho años desde la última entrega de Nintendo. No hay duda de que estas bolas de pelo nos han encandilado, pero no había mucho que hacer con ellos, y no nos han convencido ni el límite de niveles a subir al día, ni la escueta variedad de razas disponibles. La base del juego es sólida, pero cuesta no quedarse con un sabor amargo si pensamos que, muchos años antes, Nintendogs hizo un trabajo mejor. Puede que haga las delicias de los jugadores más jóvenes, pero para quienes se dejen adueñar por la nostalgia de los simuladores de mascotas, quizás salga más a cuenta sacar del cajón esa DS.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Little Friends: Dogs and CatsLittle Friends: Dogs and Cats
04 Gamereactor España
4 / 10
+
Los animalitos son una monada y tienen personalidad propia. Hay más de 600 prendas de personalización. Es divertido para echar una partida de vez en cuando.
-
Hay un límite diario de progresión. Las mecánicas principales pueden resultar monótonas. La presencia de los gatos podría haber dado más de sí.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países