Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
avances
Mario Kart 8 Deluxe

Mario Kart 8 Deluxe - impresiones Nintendo Switch

Jugamos al nuevo título con el pequeño volante en la pequeña pantalla.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Generalmente y con toda lógica, el anuncio de un título de la mimada serie Mario Kart es siempre motivo de festejo en Nintendo. Entrega a entrega, todas ellas han ocupado siempre un lugar destacado en presentaciones y eventos porque es uno de esos nombres que siempre da más de lo que pide desde el punto de vista comercial y de imagen. Incluso el anuncio de los DLC de 2014 ocupó un lugar privilegiado e hizo correr ríos de tinta.

No ha ocurrido lo mismo con Mario Kart 8 Deluxe, uno de los primeros lanzamientos para Nintendo Switch, fechado para el 28 de abril. Quizá haya pasado porque no deja de ser el remake del juego más vendido de Wii U (8,26 millones de copias para 13,56 millones de consolas, todo un logro) y por tanto ya hay mucha gente que lo ha descartado, o porque se dejó ver en el vídeo promocional y después se ha manoseado en los rumores de los últimos meses. Sea como sea, ha pasado casi como un fantasma entre los titulares de estos días, y por los pelos no nos ocurre a nosotros lo mismo en el evento de Londres.

Mario Kart 8 Deluxe
Mario Kart 8 DeluxeMario Kart 8 Deluxe

En un rincón, pero bien ambientado, esperaba la nueva entrega del arcade de carreras de Nintendo. Los asistentes tenían la ocasión de probarlo en todas las combinaciones posibles de esta versión: en la televisión, en la pantalla de la propia Switch o incluso jugando con el pequeño volante creado para insertar en él los mandos Joy-Con. Dado que el contenido del modo carrera es casi el mismo al que hemos tenido acceso hasta ahora y, por tanto, poco queda que decir sobre trazados y mecánicas, fuimos directos al grano: probar la respuesta de los mandos y el modo batalla clásico.

Las circunstancias provocaron que nuestro primer contacto con esta entrega fuera lo más duro posible. No solo con un pequeño mando, también compartiendo la pequeña pantalla entre dos personas. Eso significa que tienes solo 3,1 pulgadas para ti, a la cuenta de la vieja, lo que convierte la experiencia en algo más incómodo. Por si fuera poco, el azar decide que empecemos por Ruta del Lazo, uno de los trazados más complejos. ¿Existe mejor momento para comprobar de verdad si esos nuevos mandos están a la altura?

El primer contacto con el Joy-Con y su volante es extraño porque es poco más grande que un dónut, cabe en la palma de la mano. El primer pensamiento es que es imposible agarrarlo con las dos manos, pero en cuando lo asientas y pones los dedos sobre sus gatillos traseros ampliados ves que sí se puede, aunque tenga que ser con la palma ligeramente arqueada por abajo, algo así como con la postura de sujetar una palmera de chocolate con dos manos. Una vez que arranca la carrera y no tienes ocasión de lamentarte, lo único que te queda es comprobar la exquisita respuesta de estos pequeños controles cuando apelas al sensor de movimiento para girar (también sirve el d-pad). La sorpresa llega en la carrera posterior, al sacar el mando del cacharro para comprobar si con él cogido de forma corriente también se maneja bien. Tener un Joy-Con sujeto con las dos manos está al límite del tamaño mínimo que puedes agarrar, pero sorprendentemente es cómodo, natural. Es en esta versión cuando compruebas además que también hace uso de la vibración HD, convertida en un pequeño cosquilleo en momentos puntuales. Hubiera necesitado más tiempo y concentración para entender mejor cómo y cuándo se activa.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

No parece nada claro que alguien vaya a comprar Mario Kart 8 Deluxe por jugar en el WC o por el HD Rumble, pero algún nostálgico se estará relamiendo con la posibilidad de invitar a sus viejos amigos a casa y revivir las intensas partidas del modo batalla. Es la gran ampliación respecto a la versión de Wii U, y también frente a las entregas anteriores porque el número de pilotos en pantalla crece hasta los 12. La CPU se encarga de controlar a los personajes cuyas plazas no hayan sido ocupadas por personas reales, con un comportamiento bastante mojigato hasta lo que pudimos ver que esperamos que se pueda endurecer en algún menú.

De nuevo, muy poco tiempo para jugar, tan solo una batalla. La puesta en marcha pasa por el menú de selección de vehículo y circuito que hemos usado hasta la fecha para jugar online en el modo carrera, idéntica. La pelea fue en un circuito claramente construido a partir de la Mansión Luigi de Mario Kart 7. Es amplio porque hay muchos coches por ahí circulando, pero más por la anchura de los pasillos y la plaza central que porque tenga más localizaciones o puntos por los que perderse. Un diseño hace cambiar un poco el planteamiento respecto a entregas pasadas porque, aunque te cruzas mucho de frente, hace que no sea tan fácil enfilar al rival para golpearle con una verde o hacer que se coma un plátano.

Una forma de controlar los vehículos distinta (y también las propias motos), circuitos con un diseño agrandado en los que perderse a la vista y objetos renovados un tanto circunstanciales que te llevan a marear un poco la perdiz. La primera impresión es que se ha perdido un poco de intensidad, pero repito que con solo una partida es un juicio muy débil. Fue también un buen momento de poner a prueba el recuperado sistema de dos objetos, algo que quienes hayan jugado a Mario Kart: Double Dash van a gestionar a la perfección. Realmente no cambia tanto, si acaso es una sobreprotección para los pilotos defensores.

Mario Kart 8 Deluxe
Mario Kart 8 DeluxeMario Kart 8 Deluxe

Otro detalle en el que podríamos habernos fijado era en el gráfico. Las partidas en la pequeña pantalla, a resolución 720p, transmiten la idea de que poco o nada ha cambiado entre Wii U y Nintendo Switch. Pero tampoco hay tanto cambio al pasar a la televisión y su salida ahora en Full-HD 1080p, como sí se puede comprobar con The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Seguimos con una imagen estable y muy fluida a 60 fotogramas por segundo para que las partidas sean suaves sobre un diseño de alto nivel, ni más ni menos.

El contacto con Mario Kart 8 Deluxe fue breve, más de lo que nos hubiera gustado para una franquicia a la que tenemos tanto cariño. Pero es esa es la realidad de este título que no puede competir directamente con los juegos recién anunciados en atención a pesar de su más que probada calidad. Nintendo ha hecho un buen trabajo de adaptación y ha tapado el punto negro que dejó en su día, el modo batalla. ¿Será suficiente para atraer a quienes ya han pagado una vez por él? Es cierto que son ocho millones y medio de copias vendidas, que ha tocado gran parte del mercado, pero está lejos de los números que esta serie puede alcanzar si Nintendo Switch se convierte en ese fenómeno de masas para todo tipo de jugadores que aspira a ser.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Mario Kart 8 Deluxe

Contenido relacionado

Mario Kart 8 DeluxeScore

Mario Kart 8 Deluxe

ANÁLISIS. Autor: Sergio Figueroa

Nintendo ha reciclado el Mario Kart de Wii U para Nintendo Switch y le ha metido un modo batalla completo. ¿Es suficiente para justificar su vuelta?



Cargando más contenido