Español
Gamereactor
análisis
Mario Party: Island Tour

Análisis de Mario Party: Island Tour

Una fiesta con pocos invitados. Analizamos el nuevo intento de Nintendo por llevar su mejor franquicia festiva de la tele a cualquier lugar.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Mientras Wii U pide a gritos un catálogo más amplio, los de Kyoto se esfuerzan en mantener su 3DS en el gran momento en el que se encuentra. Después de nueve versiones y el intento con DS, Mario Party aterriza -o más bien se estrella- en el catálogo de la portátil. Y algunos todavía nos preguntamos el porqué. No es que los 80 minijuegos nos parezcan pocos, ni que falten modos de juego, incluso se agradece que el juego aproveche los controles táctil y y por movimiento de la consola. El problema es que hablamos de un party game y será difícil no jugarlo en solitario.

Island Tour ofrece tres modos de juego principales, de entre los que destaca la novedad: la Torre Bowser. Se trata de una partida sin tablero en la que se avanza superando sólo minijuegos hasta llegar al nivel superior, donde nos enfrentamos al archienemigo del fontanero. La razón de este nuevo modo viene a raíz del principal problema del juego, más bien para no hacerlo tan evidente: Mario Party: Island Tour no tiene modo online, por lo que si no queréis jugar solos más os vale tener amigos con una 3DS. Por este vacío se ha añadido un modo 'campaña'.

HQ
Mario Party: Island TourMario Party: Island TourMario Party: Island Tour
Publicidad:

Ahora es cuando podríamos decir que no hace falta ir a hacer sangre, que el título habilita el cooperativo a través del modo descarga, por lo que con un solo cartucho pueden jugar hasta cuatro. Pero siendo realistas, es difícil que lo habitual sea tener otros tres amigos con la portátil, coincidir y llevarla consigo, a no ser que seas japonés y fan de Monster Hunter. La gran pregunta es: ¿si hay que acabar viéndose para jugar el cooperativo, no es más cómodo hacerlo en el salón y usando el televisor? Es difícil no ver este defecto por muchas torres que embellezcan el paisaje.

Volviendo al juego en sí, y a la torre en particular, destaca la facilidad de esta modalidad. Durante veinticinco de los treinta pisos nos las vemos con una CPU que nos reta en modo fácil, excepto en los últimos compases en los que el desafío pasa a dificultad normal. Todo un reto. En resumen, es fácil que gran parte de la Torre Bowser venga acompañada de bostezos. Una vez completada se desbloquea una segunda visita, con mayor dificultad, pero con la primera muchos habrán tenido bastante. Hay que admitir que durante la ascensión nos las vemos con jefes interesantes (una vez vencidos, desbloqueados como minijuego y subiendo la dificultad), pero en general es un camino con más espinas que rosas.

El modo fiesta, el típico de la franquicia, tiene un acabado mucho mejor. El número de tableros y su variedad muestran una imagen más continuista, semejante al estilo Wii Party. Las partidas se distinguen en el grado de habilidad, suerte y la importancia de los minijuegos que tiene cada una, aunque la verdad es que en todas puede ocurrir lo mismo: puedes ganar sin hacer nada, o dicho de otro modo, puedes perder pese a sacar buenos dados y ganar los minijuegos. Esta característica no es un defecto, es algo que favorece la competitividad de los que juegan casualmente, algo ideal para el entorno familiar.

Mario Party: Island TourMario Party: Island Tour
Publicidad:

En cuanto a los minijuegos, la mayoría parecen ideas recicladas de anteriores entregas, aunque también hay que decir que con nueve versiones a cuestas es difícil no acabar repitiéndose. Aun así la mayoría divierten y favorecen el pique entre jugadores. Su gran virtud es haber tenido en cuenta las especificaciones de 3DS e integrarlas en los juegos: controles táctil y por sensor giroscópico, micrófono y un 3D estereoscópico que no cansa. Se echa de menos la posibilidad de tener partidas de 3 contra 1 o por equipos, algo que sin duda aportaría algo más de variedad.

Es inevitable quedarse con la sensación de que Island Tour es un buen port de lo que habría sido una gran apuesta para Wii U, como lo es también el echar en falta un modo en línea. De todos modos hablamos de un juego hecho con mimo, en el que se ha procurado equilibrar la balanza para no evidenciar sus carencias. Pero quizás después de tantas entregas falta algo de aire fresco o una mejor adaptación al estilo portátil. No sólo en la variedad está el gusto.

Mario Party: Island TourMario Party: Island TourMario Party: Island Tour
Mario Party: Island Tour
Mario Party: Island Tour
Mario Party: Island Tour
Mario Party: Island Tour
05 Gamereactor España
5 / 10
+
Los 7 tableros de juego y los 80 minijuegos ofrecen variedad. Aprovecha las funciones de 3DS y StreetPass. El modo contrarreloj con la dificultad aumentada es el mayor reto.
-
No hay multijugador en línea. La primera visita a la Torre Bowser es soporífera. No supone una innovación dentro de la franquicia.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

0
Mario Party: Island TourScore

Mario Party: Island Tour

ANÁLISIS. Autor: Julián Plaza

Una fiesta con pocos invitados. Analizamos el nuevo intento de Nintendo por llevar su mejor franquicia festiva de la tele a cualquier lugar.



Cargando más contenido