Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor
análisis
Mario Party Superstars

Análisis de Mario Party Superstars

Mario Party vuelve a sus orígenes para recordarnos por qué es tan especial. Pero, ¿es la nostalgia una mala compañera?

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ
Mario Party Superstars

Ayer, mientras probábamos el multijugador online de Mario Party Superstars en una sesión entre varios medios, acabamos llegando a la conclusión de que, a veces, la vida es como una partida de Mario Party: por mucho que te esfuerces, puede llegar alguien que te adelante sin haber hecho absolutamente nada.

Lo decíamos porque, en una partida en el tablero más difícil (La tierra del terror), el ganador final fue alguien que no había hecho casi nada. La superestrella acabó siendo una Daisy que se había movido poco por el tablero, que no ganó ni un solo minijuego, que solo intentó ahorrar monedas de mala manera, hizo la "puñeta" a sus contrincantes cuanto pudo y, por caprichos del destino, se llevó las bonificaciones finales que le dieron la victoria. Lo podéis ver aquí debajo

HQ

Así es Mario Party, impredecible y a veces enormemente injusto, pero divertido a rabiar. Puede que aquel resultado no fuera merecido, pero esa partida a 10 turnos bien valió la pena, porque nos recordó lo que hace tan especial a esta franquicia.

Mario Party Superstars no viene a reinventar la rueda, viene a hacer lo mismo que esas viejas superestrellas del rock. Es un 'greatest hits' de todo Mario Party, aunque con especial predilección por sus orígenes. Lo deja claro desde que lo abres por primera vez. Te habla de aquellos que lograron ser grandes estrellas, de los que superaron los tableros, de revivir esa experiencia y ser incluso mejor que quienes ganaron hace 20 años.

Mario Party Superstars
Desde esta pantalla accedes a todos los menús y modos de juego

Solo hay que ver que, al jugar al modo que le da nombre, el tradicional de dados, casillas y estrellas, los tableros disponibles corresponden solo a la época de Nintendo 64 (Mario Party 1, 2 y 3):


  • La isla tropical de Yoshi (Mario Party 1)

  • La estación espacial (Mario Party 2)

  • El pastel de cumpleaños de Peach (Mario Party 1)

  • El bosque boscoso (Mario Party 3)

  • La tierra del terror (Mario Party 2)

Mario Party Superstars
Este menú te da a escoger los tipos de minijuegos que encontrarás en el tablero

Es imposible negar que esta selección condensa prácticamente lo mejor de los tres primeros juegos, y que la renovación gráfica les ha sentado de maravilla (el pastel de Peach todavía me da hambre). Se juegan como se jugaban entonces, con turnos en los que tirar dados, casillas con las que puede pasar de todo y con una meta siempre clara: ser el jugador con más estrellas al terminar la partida.

Ese viaje, para el que conozca Mario Party, suena sencillo, pero es como una carrera de obstáculos en la que te acompaña alguien que te puede hacer la zancadilla cuando menos lo esperas. Hay diferentes tipos de casillas que pueden causar ciertos efectos que dependen del tablero, puedes usar objetos para hacer mejores tiradas, robar monedas o estrellas a tus rivales o hasta puede que te topes con Bowser y te robe todo lo que tienes. Cada ronda termina con un minijuego que puede ser por equipos, individual o de 3 contra uno.

Nada nuevo en ese patrón, porque no hacía falta cambiarlo. Eso era justo lo que los más veteranos llevaban pidiendo durante años, y es lo que Nintendo ha puesto sobre la mesa (o sobre el tablero). La misma fórmula disparatada, repleta de sorpresas, de risas y de gritos. La misma que me obliga a deciros que juguéis a Mario Party Superstars en vuestra próxima reunión con amigos, aunque no me hago responsable de cómo acabéis.

Mario Party Superstars
¿Golpea al Topo Monty? Más bien, ¡esquiva al Topo Monty!

Superstars es una oda a la nostalgia, está repleto de guiños que cazarán los que estaban ahí cuando empezaron las fiestas del fontanero. Pero se queda corto. Solo el primer Mario Party ya tenía 8 tableros, así que podéis imaginar todos los que han llegado en estos más de 20 años. Que solo haya cinco a escoger es poco para un juego que trata de celebrar la trayectoria de la franquicia. Esperamos que, al menos, Nintendo tantee ampliar mediante DLC en el futuro.

Sus pruebas, en cambio, sí amplían sus miras. Hay 100 minijuegos en Mario Party Superstars y, aunque se vuelve a hacer mucho hincapié en el trío original, aquí encontramos una selección que va desde el primero, de N64, hasta el décimo, de Wii U.

Todos han sido actualizados, conservando sus mecánicas originales (sí, incluso en aquellos con los que te hacías polvo la palma de la mano), pero con un brutal trabajo de chapa y pintura. Lucen como si fueran actuales y parecen incluso actuales, aunque estén embriagados por la nostalgia. Una buena muestra de que, a pesar del paso de los años, Hudson Soft y Nintendo supieron dar con la tecla con sus mecánicas. Breves, certeros y, aunque algunos son peores que otros, todos dan un chute rápido de tensión y desafío. Aunque os aconsejo no jugar contra la CPU en modo Experto. No hay cosa más tramposa que una IA perfecta.

Mario Party Superstars
Cruzarte con Bowser es perder algo. ¡Evítalo cuanto puedas!

Algo que queda claro también es que Nintendo ha evitado por todos los medios introducir mecánicas que requieran usar los Joy-Con o el Mando Pro de formas distintas a las tradicionales. Si vienes aquí esperando mover tu mando, chocar las cinco, simular que estás meneando un bote o cualquier otro gesto, olvídate. Eso es cosa de Super Mario Party, las superestrellas aquí se deciden a la vieja usanza.

Una decisión que muchos celebrarán, pero que a servidor no le convence del todo. Si queremos hacer un recopilatorio a la altura, ¿por qué no repasar verdaderamente toda la franquicia? Sé que hacer un "very best of Mario Party" es complicado, pero debe abarcarlo todo y no mirar tanto a sus comienzos. Quizá sea por no dejar fuera a usuarios de Switch Lite. De todas formas, dar la opción de escoger entre minijuegos tradicionales o con control por movimiento a la hora de jugar habría logrado que lloviera a gusto de todo el mundo.

Solo hay que ver cómo, cuando vas a entrar a un tablero en el modo Mario Party, se despliegan varias opciones, ya no solo para determinar total de turnos o bonificaciones, sino también para indicar los tipos de minijuegos que se disputarán al terminar cada ronda (de todo tipo, para la familia, de acción, Nintendo 64, GameCube o de habilidad). Una categoría extra para quitar o poner juegos con control por movimiento era totalmente posible.

Mario Party SuperstarsMario Party Superstars

¿Hay algo más aparte del juego tradicional? Sí, pero su relevancia en el conjunto no es especialmente destacable. Lo más novedoso de Mario Party Superstars es su integración total con el juego online. Puedes entrar a los tableros o ir al Monte Minijuegos (donde jugar a los minijuegos libremente) en solitario, en local o incluso jugando en línea. Nintendo ha pasado de las restricciones de Super Mario Party a la apertura total en este Superstars, y es tanto un acierto como algo que ya se consideraba necesario. Además, permite que hasta tres jugadores jueguen en una misma consola online y conecta con el chat de voz de la app móvil. Aunque resulta más cómodo usar los stickers para comunicarse que montar todo el tinglado con el teléfono, headset y demás.

HQ

Los stickers, por cierto, se pueden ampliar comprando en la tienda con las monedas ganadas a base de jugar, y a la que accedes desde el 'HUB' que te espera cada vez que entras al juego. Como buen homenaje, Superstars te abre todo un catálogo de canciones, fichas de personajes, descripciones y más a desbloquear pasando por caja. Un pequeñísimo aliciente para dar algo de progresión y para fardar de tarjeta de usuario cuando juegues online, pero nada más que eso. Al final, lo dejas todo de lado para centrarte en jugar tableros con amigos.

Porque eso ha sido, es y será el auténtico núcleo de estos juegos. Cumple como recopilatorio y vuelve a poner sobre la mesa lo que le definió: los dados, el tablero y los piques. Juega a ser un pequeño homenaje, mostrando incluso cómo lucían los tableros en Nintendo 64 para comparar; pero tampoco se olvida de lo importante: ser un juego de fiesta divertido, descerebrado, injusto y adictivo.

Se echan en falta más contenidos para ampliar ese grueso que le da sentido, pero qué más da, si ya estoy deseando que volvamos a reunirnos para seguir vapuleando a mis amigos. Como decía al comienzo, Mario Party Superstars es un buen recordatorio de por qué Mario Party se hizo con el trono de rey de la fiesta.

Mario Party Superstars
08 Gamereactor España
8 / 10
+
La selección de minijuegos es enorme y está repleta de aciertos. El cambio gráfico es abismal. Las partidas en tableros son rematadamente divertidas en multijugador.
-
Para más de 20 años de juegos, 5 tableros son muy pocos. La total ausencia de minijuegos con control por movimiento.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

0
Mario Party SuperstarsScore

Mario Party Superstars

ANÁLISIS. Autor: Juan A. Fonseca

Mario Party vuelve a sus orígenes para recordarnos por qué es tan especial. Pero, ¿es la nostalgia una mala compañera?



Cargando más contenido