Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Mario & Sonic TokioFIFA 19MediEvilGuía Pokémon Espada y EscudoLuigi's Mansion 3Vídeo guía Death StrandingThe Withcher 3FIFA 20
Español
Portada
avances
Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos: Tokio 2020

Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos: Tokio 2020 - impresiones modo historia

Curiosa forma de hilvanar los eventos modernos 3D con los retro 2D a través de una trama educativa.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Desde este jueves 24 de octubre, todos los poseedores de una Nintendo Switch pueden probar Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos: Tokio 2020 para saber si es el juego que esperan. Sega sigue en propiedad de esta licencia, una de las mejor valoradas de la historia, y ahora que los Juegos van a casa, a Japón, ha puesto en marcha un gran despliegue formato por tres juegos: el simulador deportivo multiplataforma, uno centrado en Sonic para móviles y el que más ha vendido de la historia de la licencia, el duelo entre Mario y Sonic.

Lo cierto es que la franquicia iba cuesta abajo en los últimos años, arrastrada especialmente por lo mal que funcionó Wii U, así que desde el primer momento se nota que se han esforzado mucho para remontar. De nuevo, que los JJ.OO. sean en Tokio es una gran responsabilidad para una empresa nipona. Al principio solo probamos minijuegos modernos y de fantasía, que es a lo que estamos acostumbrados y los que vosotros podéis jugar ya en casa con la demo. Pero hemos tenido la oportunidad de jugar al curioso modo historia de esta entrega que es totalmente complementario a las partidas libres modo party-game.

Que Bowser y Eggman (o Robotnik para los veteranos) se junten ya es un problema, pero que encima lo hagan en un sitio con mucho oro es el acabose. Junto han planeado la forma de quedarse con todos los premios de las olimpiadas y, de paso, deshacerse de sus archienemigos. Pero como ni uno ni otro son muy hábiles, al final la han liado y han acabado junto a Mario y Sonic en el pasado, en los Juegos Olímpicos de Tokio 1964. Esta excusa es ideal para introducir lo que han llamado eventos 2D, que son recreaciones de deportes al estilo 8 bits. Visualmente y de gameplay, pues todo ha cambiado con el tiempo.

Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos: Tokio 2020

Para empezar, la más sencilla de todas, los 100 metros lisos. En esta prueba concreta lo único que hay que hacer es machacar el botón del Joy-Con tan rápido como sea posible para que tu personaje acelere y supere a Bowser, que es contra quien competía concretamente. Y no muy distinto era el salto de longitud, pero aquí además de correr hay que tener pericia para talonar (pulsar el botón del salto) y para conseguir la mejor elevación posible para ganar distancia. Son experiencias de apenas unos segundos, pero fue divertido recrearlas.

¿Y cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Cómo conecta todo esto entre sí? La curioso de Mario y Sonic en los JJ.OO. de Tokio 2020 es cómo se va hilvanando esta trama, de la que hemos visto ya un buen fragmento. El pasado es solo un recurso para mantener a los dos protagonistas, a los dos antagonistas y al pobre Toad -que siempre se lo come todo- alejados de la escena principal. El grueso de la historia se vive en el presente, en los puntos de interés de la capital de Japón. Sega ha construido un mapa enorme a trocitos en el que están representadas tanto las sedes olímpicas como los puntos de mayor interés turístico y cultural. Te vas moviendo con cierta libertad por un overworld bastante parecido al de Super Mario Bros. 3 hasta elegir el punto al que deseas ir.

El Estadio Olímpico es el epicentro, pero también tuvimos tiempo de visitar el Gimnasio Nacional, el famoso cruce de Shibuya, la Estación de Tokio, el Nippon Budokai, la Torre de Tokio. Son escenarios pequeños, limitados a mostrar exactamente esa localización, en los que una cámara fija en un fondo va siguiendo a tus personajes. Tienes libertad para entrar y salir, así como para explorar en busca de información. Porque este videojuego es también un libro educativo con decenas de fotografías y explicaciones que vas consiguiendo por las calles.

Las conversaciones interesantes son las que se dan con los otros personajes de los Universos Mario y Sonic que se han quedado en el mundo real. Luigi es el único que vio lo que pasó con la máquina, algo de culpa tuvo él también, y es el máximo responsable de traer a sus amigos de vuelta al presente. Lo que pasa es que él es así, y no le salen las palabras ni las soluciones, así que a cada sitio que va le intimidan y no se sabe explicar. Conclusión, que en lugar de apresurarse para rescatar a su hermano, acaba compitiendo en pruebas olímpica a las que se inscribe ahí, a pie de pista. Efectivamente, no busquéis nada de realismo en esta historia.

Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos: Tokio 2020

Fue humillante derrotar a Daisy, que llevaba toda la vida preparándose, en una competición de gimnasia. Los eventos deportivos modernos son más complejos de ejecutar, y en la mayor parte de las ocasiones te permiten escoger entre control por botones o por movimientos. Por ejemplo, esta rutina de gimnasia artística te lleva a ir haciendo gestos y combinando botones al tiempo que las ejecuta el personaje, y no es nada fácil. Mucho más sencillo fue ejecutar una de las pruebas debutantes en esta olimpiada, el skateboarding. En este caso el control está muy automatizado, pues avanza solo constantemente y no te puedes caer; así que la clave es orientar bien el patín por pequeño skatepark para hacer los mejores trucos posibles, todo por control de movimientos. Este se nos antoja demasiado simple. Y el que peor se nos dio de todos, sin duda, la escalada, porque no le cogimos el truco a eso de orientar y cerrar el agarre.

En esta primera hora de partida fuimos y vinimos un par de veces de dimensión en dimensión mientras los personajes charlaban entre sí. Entre tanto, se van sucediendo las pruebas deportivas con alguna excusa, ya sea una versión de Tokio o en la otra. Además, nos encontramos con algún especial, como una carrera de Sonic contra un tren en el mundo retro para evitar una fuga.

Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos: Tokio 2020

A parte de todo esto, quienes piensen en Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos: Tokio 2020 como lo que ha sido siempre, un party-game, van a poder montarse sus sesiones de minijuegos por su cuenta en otros modos, con hasta cuatro personas compitiendo al mismo tiempo. Desde este modo probamos el fútbol moderno, que para algo estamos en España. Es una prueba más compleja y larga que la mayoría, pues tienes que coger el mando a dos manos y controlas a un equipo de tres personajes. Hay entradas, pases y supertiros, pero por muy arcade que parezca no han metido un Mario Strikers, si acaso una miniatura suya.

Hay más de 40 pruebas y solo hemos podido probar media docena, por lo que nos queda todavía mucho por descubrir. Lo haremos en tan solo unos días, pues se estrena el 8 de noviembre, en exclusiva para Nintendo Switch.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos: Tokio 2020

Etiquetado como:

Nintendo SwitchSonicMarioTokio 20

Contenido relacionado



Cargando más contenido