Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
Mechwarrior 5: Mercenaries

Análisis de Mechwarrior 5: Mercenaries

Ya sea machacar edificios como si fueran de arena o reventar tanques, todo es mejor sobre un robot gigante.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Han pasado muchos años desde que Mechwarriors 4 diera una muestra de su poder destructivo en PC, allá por el año 2000. Piranha Games ha logrado resucitar esta serie inspirada en el universo BattleTech y ha encontrado un hogar en Epic Games Store, como exclusiva de PC. El fruto es este Mechwarrior 5: Mercenaries que hemos estado probando a lo bruto.

Esto va al grano. Estás al mando de un escuadrón de mercenarios que busca venganza contra la organización que mató a tu padre. Pero no puedes ir directamente a por los responsables, son poderosos y tú no eres más que un hijito de luto con un puñado de soldados. Antes es importante ir cogiendo músculo a base de contratos.

Tras un breve tutorial en el que aprendes las reglas básicas del movimiento de un robot gigante en un campo de batalla, te metes de lleno en el capítulo uno, que sirve tanto para conocer la trama como para entender bien los dinamismos y sistemas de Mechwarrior 5. Hay varias misiones que duran un par de horas, que básicamente se resume en consultar el mapa, ir a un punto determinado del universo y ahí desplegar el poderío: aceptar encargos, comprar mejoras en los mercados o encontrar pilotos que se jueguen el cuello por ti. Uno de esos sistemas es el coste, que se mide tanto en tiempo (días in-game) como en dinero in-game.

Mechwarrior 5: MercenariesMechwarrior 5: Mercenaries

El mundo de juego gigantesco, tanto que al principio da un poco de susto. El estudio se ha esforzado en remarcar bien lo que importa, pero aún así puedes llegar a perderte en un mar de información como este. Y siempre hablando de ir pensando en jugar, porque si te metes en el lore de la Tercera Guerra de Sucesión y en las facciones de cada zona, te mareas. Para nosotros ha sido demasiado y le hemos perdido el gusto pronto para dedicarnos solo a la pelea. No ayuda nada la voz estándar escogida para el doblaje del protagonista.

Al pensar en el gameplay lo que hay que tener en cuenta son tus mechas. Estos robots son potentes, pero también reciben daño de combate y necesitan reparaciones; es decir, más dinero y más días gastados. Son altamente configurables en equipamiento y colores o se pueden comprar armas de mayor calidad, pero lo importante es que no están en mal estado cuando tienen que ir a la batalla.

Cuando están preparados es cuando empiezan esas misiones, que van desde defender una zona a cargarse a un objetivo concreto. Cada una tiene lugar en una parte del mapa abierta pero finita, y por el camino puedes provocar tanta destrucción como te parezca: arrasar ciudades, calcinar bosques, lanzar láseres y misiles o lo que hayas decidido equipar para provocar el caos. Puedes acabar con un edificio de varias plantas de un solo ataque.

La principio cuesta bastante controlar los mechas porque hay un botón para avanzar y otro para retroceder, además de que el toros y las piernas se controlan de forma independiente. Este diseño sirve para dar mayor potencia y libertad de combate, pero obliga a coordinar bien cabeza y manos: una parte se controla con el ratón y la otra con los botones del teclado. Además están todos los de disparo, tanto de las armas principales como las extra, y algunos otros botones más. Cuesta un rato hacerse con él, pero al final se consigue.

Mechwarrior 5: Mercenaries

Como ya habéis ido deduciendo, tu fuerza es bestial y el juego se encarga de hacértelo sentir. No es solo su capacidad para cargarse medio escenario a puñetazos y pisotones, es que también achicharra tanques enemigos con un láser y se despacha agusto con los mechas rivales. Da bastante gusto acertar con un misil en la cabeza de acero de un enemigo, como si fueras el protagonista de una película de Michael Bay.

La partida pierde un poco de ritmo cuando vuelves a la nave a hacer recuento de lo que has ganado en tu periplo robot. Las reparaciones, las cuentas, conversaciones con los demás personajes PNJ, preparativos para salir después... Es como si tuvieras tarea de campo y tarea de oficina. De hecho, hasta es necesario negociar seguros y nóminas, como si fuera un simulador de empresa contratista (ese eufemismo utilizado para llamar a los mercenarios occidentales en la vida real). Hay muchas cosas que hacer, y eso puede gustar más o menos en función de que la persona que esté al mando quiera más caña o menos.

Todo tiene un fin, y es que esos pilotos controlados por la IA tienen su utilidad en batalla. El juego es tan profundo que cada uno tiene unas particularidades estadísticas y unas habilidades propias, como también unos costes. Y eso unido a que tú eres quien les confecciona el mecha para ir al combate, da como resultado un elemento estratégico curioso. También se puede hacer con alguien en la vida real, pues incluye la opción de invitar a un amigo y jugar en cooperativo.

Mechwarrior 5: Mercenaries

Mechwarrior 5 tiene un fallo y es su curva de dificultad. Tarda poco en convertirse en un juego difícil: porque exige estar en constante movimiento para no ser blanco fácil, y eso unido a la complejidad de sus controles y a la limitación de la munición, se vuelve un batiburrillo. Cuanto tienes otro robot gigante delante ya no eres tan valiente ni tan poderoso, y te vuelves más conservador por lo que te costará después la reparación. Creemos que tienen que reajustar por alguno de los lados, probablemente rebajando un poco los precios, porque así no es tan divertido como podría.

Por todo esto nos ha dejado sensaciones encontradas. Las batallas, aunque sean complejas, molan un montón y te hacen sentir como si de verdad tuvieras esa bestia metálica en tus manos. Pero los parones que provocan la parte narrativa y el sistema de costes no nos han gustado. Hay una buena base, así que Piranha Games tiene en su mano seguir ajustándolo hasta dar con la tecla. De momento es un buen juego con potencial para ser muy bueno.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Mechwarrior 5: MercenariesMechwarrior 5: Mercenaries
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Muchísimo que ver y que hacer: mapas, personalización, lore... Los mechas y sus pilotos variados. El poder de destrucción que sientes.
-
Un juego completo de entender y de controlar. Una trama floja con un mal doblaje de voz.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Mechwarrior 5: MercenariesScore

Mechwarrior 5: Mercenaries

ANÁLISIS. Autor: Sam Bishop

Ya sea machacar edificios como si fueran de arena o reventar tanques, todo es mejor sobre un robot gigante.



Cargando más contenido