Español
Gamereactor
análisis
Metal Gear Survive

Metal Gear Survive

Metal Gear trata de sobrevivir sin su padre, pero si de verdad quiere lograrlo, tiene mucho por recorrer.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

¿Puede una franquicia sobrevivir sin su máximo responsable? La incógnita sobre el futuro de Metal Gear propició un debate cuyos ecos siguen resonando hasta hoy. Todos conocemos ya el más que famoso capítulo de Hideo Kojima, Metal Gear Solid V: The Phantom Pain y Konami: una marcha, un videojuego sin terminar y una mala malísima que llegó a desatar improperios de profesionales del cine. Si algún día se hiciera un culebrón videojueguil, sin duda este trío daría para una buena temporada.

Ahora, ha llegado el momento de conocer lo nuevo de esta saga. Konami no ha dado ni un paso atrás y ha decidido reaprovechar todo lo posible la quinta entrega numerada de su famosa franquicia para crear un spin-off que lo pone todo patas arriba. El anuncio de Metal Gear Surive no tardó mucho en llegar y desatar la cólera de las redes (ya sabemos cómo funciona esto de las opiniones y el odio en internet), pero un par de sesiones con su beta llegaron a invitar al optimismo. Quizá los nipones no eran tan ogros, quizá Survive no era tan malo, quizá incluso estábamos ante una entrega digna del legado de Kojima.

Ya tenemos respuesta a todas estas dudas y, si hay alguna forma en la que podamos definir a Metal Gear Survive, es como una preciosa e inmensa bocanada de cal y una dura bofetada de arena. O viceversa, ya sabéis.

Sus raíces en MGSV quedan patentes desde el primer minuto. La historia, o pseudohistoria como bien catalogan por ahí, arranca con el ataque de XOF a la Mother Base de Big Boss, o lo que es lo mismo, justo en el desenlace del capítulo Ground Zeroes, aquel precalentamiento de cara a la traca de The Phantom Pain. El jugador es un soldado cualquiera, un integrante más de esas tropas que quedaron abandonadas tras la huida de Snake pero que, en esta serie de sucesos alternativos (y no canónicos, toda la historia que se cuenta aquí es un "what if...?" bastante rocambolesco), es absorbido por un agujero de gusano que lo lleva a Dite, una dimensión alternativa de nuestro mundo.

Publicidad:
HQ

Ahí arranca una misión a medio caballo entre saber qué pasó con unas fuerzas de élite desaparecidas, los Cuerpos de Caronte (bien hilado si tenemos en cuenta que a esta dimensión también la llaman el infierno en el juego), rescatar a todos los supervivientes que puedan haber caído en este inhóspito lugar, acabar con los errantes (una especie de zombis que pululan por la zona) y, por supuesto, sobrevivir.

Como podéis deducir, la trama argumental no se pierde demasiado en complicados derroteros ni extraños giros. La firma característica de Kojima y su equipo, las grandilocuentes historias de conspiraciones, de control mundial y demás desaparecen. De hecho, al comienzo sí se detectan ciertas similitudes con la forma de contar las cosas en The Phantom Pain: giros de cámara en las secuencias cinematográficas, excesivos efectos de luces y largas charlas con material documental real. Pero, a las pocas horas, todo se va diluyendo y dando más y más paso a las dinámicas de juego, mucho más centradas en la acción y el crafteo que en el sigilo. Hay que olvidarse de personajes memorables, de patadas al guion para ponerlo todo patas arriba y de cualquier posible golpe de efecto. Ciertamente, se denota cierta planitud a nivel narrativo que no hace más que desear que acabe la cháchara entre misión y misión para salir a explorar.

Adiós sigilo: MGS es un gran survival

La voz cantante, como no podía ser de otra forma, la lleva el cambio de concepto de juego. La coletilla "Survive", además de parecer cierto dardo envenenado a aquellos pesimistas sobre el futuro de la franquicia tras la marcha de su padre, define a la perfección el concepto del juego. Puede que tengas que realizar todo tipo de misiones (con unas peticiones bastante repetitivas, por cierto), que te preocupes por mejorar tus instalaciones y tu personaje. Todo da igual, porque lo importante es sobrevivir cueste lo que cueste, aunque en ese precio entre tu paciencia.

Publicidad:
Metal Gear SurviveMetal Gear Survive

Metal Gear Survive te ofrece un amplísimo elenco de posibilidades a explorar que lo hacen un juego sumamente disfrutable. La posibilidad de recopilar casi todo tipo de materiales para craftear equipamiento, armas e incluso mejoras para tu campamento base; el desarrollo de tu personaje para dotarlo de más habilidades, la introducción de un combate cuerpo a cuerpo mejorado y muy interesante e incluso la nula inteligencia de los enemigos cuando te detectan... Todo esto consigue un cúmulo que brilla de forma descomunal y que te atrae continuamente a seguir jugando.

Tienes todo un mapeado para explorar a tus anchas, con una región cuya atmósfera es mucho más densa y te obliga a recurrir a bombonas de oxígeno para moverte y una amenaza constante en forma de unos errantes que son unas fieras de la detección, pero que cuando reaccionan son meros cuerpos que corren y arrasan con lo que ven. Pueden darte momentos realmente tensos, sobre todo en esas más que reiteradas misiones de activar agujeros de gusano (puntos de transporte). En ellas debes aguantar hordas enemigas durante un tiempo limitado para que se active el teletransportador, y ahí es donde más se complican las cosas con estos enemigos, que acuden en masa y sin piedad alguna.

Afortunadamente, el armamento a tu disposición es inmenso. Se presenta a través de un sistema de creación que requiere acumular objetos de todas partes para proceder con la fabricación; pero a medida que desarrollas tu base principal, desarrollas también la posibilidad de crear más y mejores armas. En las primeras horas se hace bastante cuesta arriba, sobre todo si vas con una triste lanza y un machete oxidado; sin embargo, a medida que avanzas y adquieres tus primeras armas de fuego, habilidades cuerpo a cuerpo mejoradas y locuras del calibre de mazas en llamas, empieza lo auténticamente divertido.

Sumando eso a la distribución de los supervivientes en distintos quehaceres de la base, a la progresión de su desarrollo para montar un auténtico núcleo de población con su propio abastecimiento, e incluso a algo tan tonto pero tan adictivo como son las misiones secundarias y los retos diarios y semanales, tienes como resultado algo que, como decíamos antes, te hace disfrutar muchísimo. Es altamente recomendable quitarse los prejuicios de la cabeza sobre Konami, Kojima y demases para jugar a Metal Gear Survive, porque tiene una base jugable brillante, con un motor de juego que trajo consigo al mejor Metal Gear Solid en cuestión de jugabilidad y añadiéndole un tropel de mecánicas que, aunque agobiantes al principio, no hacen más que sumar.

HQ

Comer, beber y caerse para levantarse... si has guardado

O quizá no tanto. Decíamos que Survive da una de cal y otra de arena, y es por una serie de decisiones de diseño que no podemos llegar a entender. El primer punto polémico es la necesidad de tener una conexión a internet permanente. En el momento que esta cese, se te expulsa al menú principal y, si estuviéramos ante otro juego no habría problema, pero aquí lo es, y muy serio.

Antes de explicar por qué, vamos con otro punto negativo. Es fácil entender que teniendo un juego que gira en torno a la supervivencia, sea necesario buscar comida y bebida para subsistir. Cualquier otro título que haya partido de esta premisa ha tenido que buscar un duro y delicado equilibrio entre la necesidad y el ritmo de juego que, aquí, se derrumba por completo. Konami te tiende la mano a la exploración e incluso te reta a la hora de buscar nuevos sitios, recoger la indispensable energía kuban (moneda de pago para absolutamente todo lo que fabriques) o buscar material para una nueva arma; pero, a cambio, te tiene siempre preocupado por el nivel de hambre y sed de tu personaje.

No importa que te acabes de comer dos ovejas y un chacal, en diez minutos vas a tener que estar mirando otra vez una nueva presa para no morir de inanición. Con el agua ocurre exactamente lo mismo, con la diferencia de que tienes la oportunidad de beber agua sucia y medicarte si hay intoxicación. Si recordáis el sistema de Metal Gear Solid 3: Snake Eater, añadidle la necesidad de volver siempre a un punto concreto para cocinar, el campamento base aquí, y una velocidad mayor de desgaste.

Ahora que hemos explicado estos dos puntos, vamos a añadir al cóctel una de las peores decisiones del juego: el sistema de guardado. Cuando estés fuera del campamento, la partida no se guarda y, si mueres de hambre, de sed, si te matan los enemigos o incluso si se cae la conexión a la red, pierdes todo lo que hayas hecho desde el último salvado. No puedes grabar fuera del campamento por más que quieras y eso, cuando llevas un par de horas explorando y acabas muriendo por el motivo que sea, puede hacerte recordar con especial cariño al equipo de desarrollo.

Metal Gear Survive

Microtransacciones para regar las plantas

Y sí, sabemos de toda la polémica que ha surgido con los micropagos (monedas SV) y la ranura de personaje adicional; pero hay un problema mucho mayor. En un principio solo tienes un número máximo de unidades a distribuir para gestionar tu campamento, para hacer cosas como regar las plantas y cosechar patatas o maíz o fortalecer otras partes. Si quieres ampliarlo para tener más personal, necesitas usar estas monedas.

¿Cómo se obtienen? Pagando con dinero real o a través de cajas que se te otorgan jugando y, aunque es pronto para valorar el ritmo de obtención, por el momento apunta a ser bastante lento para invitar a pasar por caja. Mala filosofía que, sinceramente, parece puesta con la única intención de empobrecer un conjunto interesante.

Cuantas más horas inviertes en Metal Gear Survive, más da la sensación de que, por cada bondad introducida en el juego, también hay una pega, una zancadilla introducida adrede para perder el ritmo de la partida. Y lo peor es que se trata no de problemas con mecánicas base de juego o con un mal planteamiento de desarrollo, sino de elementos propios de la usabilidad y la comodidad del jugador. Errores de cajón que no se estilan en los tiempos que corren pero que aquí están presentes, de la mano de una monotonía que amenaza a medida que acumulas horas.

HQ

Diversión y paciencia multijugador en equipo

Por suerte, el modo online ayuda a desconectar de estos problemas e incluso de esa localización (cuidado, traducción al español neutro, no al castellano) que acaba chirriando. El multijugador en línea parecía que iba a ser algo totalmente integrado en el desarrollo de la campaña individual, pero está mucho más separado de lo que pensábamos. Tiene como acierto el compartir desarrollo del personaje, llevar los elementos adquiridos en tu aventura en solitario al multi y viceversa, amén de conseguir materiales más raros, y que sirve para dar rienda suelta a la creación de trampas con las que hacer "perrerías" a los enemigos. Pero otra vez vuelven los problemas.

Largos tiempos de espera para arrancar las partidas y, sobre todo, el tener que empezar de cero la cuenta atrás en caso de que un jugador se marche hacen que poco a poco se esfumen las ganas de cambiar de aires y tantear el terreno online. Otra vez una mala decisión totalmente incongruente e ilógica.

Metal Gear Survive sobrevive gracias a unas bases férreas, a un Fox Engine que sigue funcionando genial, aunque que no llega a lucir tanto por el exceso de grises en la paleta de colores. Tiene el mejor control de toda la saga Metal Gear y lo mejora con un brutal arsenal de funciones, mecánicas y novedades; pero su supervivencia peligra y tiene el riesgo de fallecer con el paso de las horas por culpa de unas decisiones torpes. Es una pena, porque un juego que podría haber sido brillante no luce ni la mitad de lo que debería por una serie de elementos que parecen colocados para meterte el dedo en el ojo mientras juegas. Dicho esto, casi todos sus problemas tienen arreglo, así que esperamos que MGS vaya mejorando en los próximos meses, y así podamos añadir una nota adicional a este análisis.

Metal Gear Survive
Metal Gear Survive
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Completísimo sistema de crecimiento y crafteo; combate divertido, sobre todo en el multijugador; base jugable muy férrea.
-
Horrible planteamiento para guardar partidas; la continua necesidad de comer y beber; sistema de micropagos poco acertado.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Metal Gear SurviveScore

Metal Gear Survive

ANÁLISIS. Autor: Juan A. Fonseca

Metal Gear trata de sobrevivir sin su padre, pero si de verdad quiere lograrlo, tiene mucho por recorrer.



Cargando más contenido