Español
Gamereactor
análisis
Monster Hunter Generations

Análisis de Monster Hunter Generations

10 megapociones, 10 pociones, 10 partes de miel, 10 carnes al punto y 20 piedras afiladas. Un par de trampas, bolas de pintura y somnífero. Un arma bien afilada y quizás otros tres amigos. ¡Que empiece la cacería!

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Ser cazador de Monster Hunter es como ser un veterano de la II Guerra Mundial al que las dosis de horror, plomo y pólvora no le parecieron suficientes y, ni corto ni perezoso, se enrola en otra guerra. Por ejemplo, la clásica del marine estadounidense que una vez terminada la guerra se enrola en la de Corea, al más puro estilo Teniente Speirs de Hermanos de Sangre. Monster Hunter es un poco así. Da igual que le hayamos dedicado cientos de horas a sus antiguas entregas, que siempre hay ganas de más, ganas de abatir a un nuevo monstruo o, por qué no, de volver a hacer morder el polvo unas decenas de veces a esa vieja amiga Rathian.

Como veterano de mil cacerías, vuelves a encontrarte con viejos compañeros en la taberna, haciendo las mismas misiones de instrucción y entrenamiento en diferentes lugares con diferentes monstruos, pero que son, en esencia, lo mismo. Da igual que tengas que abatir a un Velocidrome, a un Gran Jaggi o, como es el caso que nos ocupa, a un Gran Maccao. Tus primeras horas en Monster Hunter Generations, irremediablemente y si no tienes un personaje guardado que exportar desde Monster Hunter 4 Ultimate, se van a reducir a la recolección de minerales, plantas, bichos, peces y a la caza de Wyverns Pájaro de toda índole.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Para el nuevo cazador esto está genial, porque Monster Hunter es, por lo general, una saga áspera, donde muchas de las cosas que el jugador debe aprender vienen explicadas en menús dentro de otros menús que debes localizar dentro de la interfaz de usuario y donde muchas veces las dudas no quedan aclaradas del todo. Como en la guerra, nadie viene de nuevas aprendido. En esta ocasión, la gran variedad desde el principio de los Wyverns Pájaro, los monstruos grandes más sencillos de abatir, no sólo ayuda al cazador novato a adquirir soltura con particular sistema de control de Monster Hunter Generations, sino que también ofrece mayores posibilidades a la hora de crear nuestro propio equipo: armaduras contra el frío, contra ataques con elemento rayo, contra el veneno...

Es, en general, un Monster Hunter más accesible para los neófitos y, por ello, para el jugador veterano puede hacerse bastante tedioso volver a jugar las mismas misiones iniciales para comenzar a cazar criaturas más interesantes. No obstante, y para estos veteranos, Monster Hunter Ultimate incluye, como comentamos en nuestro avance final, cuatro estilos diferentes de caza que aportan un soplo de aire fresco a la fórmula ya vista en anteriores juegos, agiliza las primeras cacerías y hace mucho más interesantes los enfrentamientos contra las presas más poderosas.

Nosotros, a lo largo de las aproximadamente 35 horas que hemos podido jugarlo, nos hemos acomodado definitivamente por el estilo aéreo, que cambia las esquivas por saltos, lo que nos permite impulsarnos en monstruos y aliados y acosar a nuestra presa desde el aire, facilitando el poder montarlos para derribarlos, como ya se pudo ver en Monster Hunter 4 Ultimate. Cierto es que, por ejemplo, con este estilo no podemos realizar ciertos ataques básicos (como por ejemplo, el ataque fuerte con R en las espadas largas), pero es impagable enfrentarse a un wyvern bruto y basar el enfrentamiento en una combinación de saltos y recortes por encima de la bestia sin que esta pueda hacer prácticamente nada, algo impensable en cualquiera de las anteriores entregas si no se utilizaba el glaive insecto o se aprovechaba ciertas partes del escenario.

Monster Hunter GenerationsMonster Hunter Generations

La inclusión de los estilos va más allá de una preferencia personal. Cada estilo permite equipar un número determinado de técnicas especiales, las cuales iremos desbloqueando a medida que vayamos superando misiones y, lo más importante, que vayamos utilizando un arma. No sabemos si es casualidad, pero siendo nuestra arma principal el hacha-espada, la mayoría de técnicas especiales que hemos desbloqueado han sido para este arma. Con el paso de las horas hemos podido ver técnicas de todo tipo, desde por supuesto ataques devastadores a otras también muy interesantes, como invocar zonas de curación para los aliados u otras que permiten salir airosos de situaciones límite. En definitiva, los estilos de caza y las técnicas especiales han conseguido hacer de Monster Hunter un juego mucho más ágil, accesible y rico en posibilidades, dando un paso adelante en el refinamiento del control tosco característico de la serie.

Pese a que hay un gran reciclado de criaturas y escenarios, Monster Hunter Generations también aporta a la serie nuevos monstruos con personalidad propia. Por ejemplo, el Gammoth es un mamut gigante con un gran repertorio de ataques de área que nos hará sudar la gota gorda en entornos helados (¡sí, es posible!); el Mizutsune es un nuevo leviatán que por sus movimientos fluidos nos ha recordado a una mezcla entre Zynogre y Lagiacrus, pero que puede llenar el escenario de burbujas que entorpecen los movimientos del cazador; Glavenus es el protagonista de la portada del juego, un wyvern bruto muy ágil con la cola en forma de cuchilla y capaz de realizar ataques de tipo fuego devastadores; por último, Astalos es un wyvern volador de tipo trueno, cuyos movimientos distan muchos de los clásicos que nos tienen acostumbrados otros enemigos voladores como Rathalos o Rathian y muy peligroso tanto a corta como a larga distancia.

Seguimos insistiendo, Monster Hunter Generations es un juego perfecto para los veteranos, pero es mejor aún para los que quieran iniciarse en la serie. Nos ha dado la impresión de que los monstruos iniciales son más fáciles de derrotar que en otras entregas (prácticamente, todos los wyverns pájaro, Arzuros y Bullfango), gracias también en parte al papel activo que tienen los felynes durante la partida: pueden ser contratados en función de las características que busquemos en nuestro compañero de cacería: recolector, carismático, artillero, luchador... Y una vez formen parte de nuestro equipo, tienen su propio herrero donde comprar armaduras y armas, cuyos materiales obtendremos de los restos de las armaduras que creemos para nuestro personaje. También los podemos utilizar para realizar intercambios con el comerciante del pueblo o para enviarlos a misiones de recolección en las que obtener algunos recursos extra.

Cada enemigo está asociado a una de las cuatro aldeas que nos sirven de base en el juego, tres de ellas, Kokoto, Pokke y Yukumo, pertenecientes a anteriores entregas de Monster Hunter y una nueva, Bherna, donde además tendremos la granja felyne y la sala de reunión para juego online. En estas aldeas podremos comprar objetos, mejorar nuestro equipo y aceptar misiones de cinco tipos: las misiones de la wycademia, que nos harán avanzar en la progresión del juego para un jugador y online; las misiones que nos encarguen los aldeanos, que nos permitirán conseguir nuevos ingredientes, sets de armaduras y opciones de personalización de nuestra cabaña; las misiones de entrenamiento, con las que aprendemos a utilizar todos los estilos de caza con cada arma; las misiones de arena, donde nos enfrentaremos a diversos monstruos en coliseos reducidos; y las misiones de gatadores, una de las novedades del juego en las que pasaremos a ser uno de nuestros camaradas felynes y realizaremos misiones en las que estaremos en clara desventaja contra monstruos más grandes, si bien no han terminado siendo nuestras preferidas.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Y es que, siendo fiel a sus propios predecesores, siempre tendremos una gran cantidad de misiones de todo tipo por hacer y cumplir. No obstante, sí que hemos echado de menos, especialmente en el modo para un jugador, una trama que sirva como hilo conductor de las misiones. Es algo que se ha perdido respecto a Monster Hunter 4 Ultimate, donde el juego arrancaba con una emocionante caza de un Dah'ren Moran y en el que cada aldea nueva se descubría gracias a una serie de acontecimientos que permitían al jugador identificarse con la historia del juego, más allá de encadenar una cacería de monstruos tras otra sin más motivación que el cazarlos, como es el caso de Monster Hunter Generations. Tampoco nos ha gustado que hayan prescindido del modo "caza libre" que ofrecía, por ejemplo, Monster Hunter 3 Ultimate, en el que se podía salir a cazar por uno de los escenarios del juego y en el que iban variando las presas con las que nos podíamos enfrentar. También hemos echado en falta misiones especiales que vayan más allá de buscar a un monstruo y cazarlo en su entorno, como por ejemplo las que había en Monster Hunter 3 y 4 Ultimate, como la caza de Jehn Moran a lo largo del desierto o la defensa del barco del Gore Magala, misiones en su momento muy espectaculares y memorables.

Un par de máculas innecesarias en un juego que por todo lo demás resulta redondo. Una vez metidos en materia, Monster Hunter Generations es absolutamente contundente: la elección de antiguos escenarios en combinación con los nuevos (en total 17), y la selección de nuevos monstruos (105 en total, entre pequeños y grandes); ofrecen la suficiente variedad como para que las cientos de horas que probablemente le echen los más jugones no se hagan monótonas, mientras que los cazadores novatos encontrarán en sus primeras docenas suficientes alicientes para seguir progresando, aprendiendo a cazar nuevos monstruos y consiguiendo materiales para tener un arma y una armadura mejor.

Además, desde el primer momento podemos lanzarnos a la aventura con otros 3 amigos, desde el campamento que hace de sala para las partidas online. Estas funcionan de forma muy sencilla: podemos crear nuestra propia sala, personalizando cada uno de los parámetros (rango de jugadores, objetivo de las misiones, contraseña para amigos, etc.) y eligiendo si estas partidas van a ser con amigos en red local o con otros jugadores a distancia. Si no queremos crear sala, igualmente podemos buscar otras que hayan creado otros jugadores y unirnos a la cacería. Para comunicarnos con nuestros amigos existen una serie de frases predefinidas que podemos elegir desde la pantalla táctil, así como un chat con un teclado en la pantalla táctil en el que podemos escribir lo que queramos, siempre que estemos en el campamento (durante las partidas sólo podemos utilizar frases predefinidas). Ya es un poco tarde para ello, pero seguimos sin entender cómo los desarrolladores siguen ignorando los micrófonos incluidos en las consolas de Nintendo. Monster Hunter es una saga en la que claramente el multijugador se beneficia de conversaciones habladas y, aun así, Capcom ha decidido volver a ponerse la zancadilla. El apartado multijugador se completa de nuevo con la inclusión de tarjetas de gremio que podremos intercambiar por StreetPass para que otros jugadores nos ayuden realizando ciertas misiones con sus cazadores y así obtener fácilmente recursos.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Monster Hunter Generations acaba siendo una recopilación sobresaliente de lo mejor de las anteriores entregas de Monster Hunter. Tiene el elenco de criaturas más extenso de toda la serie y recupera para los más nostálgicos escenarios y monstruos de las primeras entregas para PS2 y PSP. Es cierto que le falta la personalidad de sus dos predecesores, Monster Hunter 3 y 4 Ultimate, pero con tu Nintendo 3DS (y especialmente New Nintendo 3DS) en la mano es un juego más amable que los anteriores gracias a un control más depurado y a la abrumadora cantidad de misiones que ofrece.

Un juego perfecto para pasar cientos de horas cazando durante el verano, el otoño y el invierno, a la espera de que Capcom se anime con una nueva entrega de verdad, que recicle menos contenido y que suponga un verdadero avance como sí fue Monster Hunter 4 Ultimate.

Monster Hunter GenerationsMonster Hunter Generations
Monster Hunter GenerationsMonster Hunter Generations
09 Gamereactor España
9 / 10
+
Los nuevos estilos de caza que agilizan el sistema de control, la accesibilidad, el contenido y el gran listado de monstruos...
-
...si bien es cierto que estos y gran parte de los escenarios son reciclados de entregas anteriores. La ausencia de trama, chat de voz y del modo de caza libre.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Monster Hunter GenerationsScore

Monster Hunter Generations

ANÁLISIS. Autor: José Luis Villalobos

10 megapociones, 10 pociones, 10 partes de miel, 10 carnes al punto y 20 piedras afiladas. Un par de trampas, bolas de pintura y somnífero. Un arma bien afilada y quizás otros tres amigos. ¡Que empiece la cacería!



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.