Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
One Piece: World Seeker

Análisis de One Piece: World Seeker

Apuesta por el mundo abierto y todo el protagonismo para Luffy en este intento por subir de nivel a la franquicia.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Los fans de One Piece llevan toda una vida buscando ese gran videojuego que haga justicia a uno de los mangas y animes más populares de la historia. Ha habido aventuras interesantes, historias entrañables y apuestas corales que han salido algo mejor que regular, pero de momento no ha habido un Batman Arkham o un Spider-Man como el de Insomniac de tanta calidad que rompa la barrera del seguidor de la franquicia y se convierta en un gran videojuego para todos. Desde la presentación de World Seeker, con su mundo abierto y la ambición de Ganbarion, pensamos que podríamos estar ante el caso. ¿Lo habrá conseguido? Casi, pero no.

La primera toma de contacto con One Piece: World Seeker es muy positiva. El estudio japonés ha tomado la iniciativa para sacar adelante un micromundo dentro de la gran aventura que más de una década después sigue contando Eiichiro Oda. Ha creado su propia isla, Isla Prisión, y sus propios personajes, para contar una historia que podría encajar en cualquier saga de relleno. A la hora de sentar las bases, lo ha clavado, porque la apuesta por el mundo abierto encaja muy bien con las habilidades de Monkey D. Luffy, el gran protagonista de esta serie, que puede estirar su cuerpo como un chicle. A cambio, ha tenido que dejar de lado al resto de su tripulación, que queda en un papel secundario. Una decisión que puede sentar mal de primeras, tanto por lo que resta en variedad jugable como por cariño de personajes (aquí un fan de Chopper), pero que tiene todo el sentido en la integración con el mundo de juego.

One Piece: World Seeker

Isla Prisión es muy buen escenario de mundo abierto para esta serie. Tiene todo lo que necesita, como varios pueblos y ciudades, puertos y playas, bases y otros puntos de encuentro de la Marina, montañas, pradera, una mina, un lago... Todo está abierto prácticamente desde el primer momento y a todos los puntos se puede llegar con un poco de estiramiento de brazos o de piernas (de ahí que el resto de personajes sean inútiles). El mapa no es muy grande, tiene una medida justa, y está diseñado con mucha verticalidad para poder ir trepando y saltando. Moverse de aquí para allá con el gomu-gomu no rocket es divertido, algo similar a lo que los fans de Spider-Man han descubierto en su última entrega. De hecho, se puede hacer algo parecido al balanceo de telarañas por la ciudad.

Aquí no hay vehículos ni otros medios de transporte, pero desde muy pronto hay activado un modo de viaje rápido entre puntos de interés que funciona bien para quienes no tienen ganas de perder tiempo de aquí para allá, así que tampoco se puede culpar al juego de tenerte de paseos. Sin embargo, con la cantidad de cofres del tesoro y de materiales que hay por todos lados, es imposible no ir en zigzag, rebuscando y jugueteando. Apalizando a algunos marines y piratas por el camino.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
One Piece: World SeekerOne Piece: World SeekerOne Piece: World Seeker

Isla Prisión tiene de todo menos una cosa que es básica, variedad de personajes de reparto. Ganbarion ha puesto muy pocos modelados para todo tipo de facciones que se repiten sin parar. En las conversaciones, en las calles y también en los combates. El diseño y la definición de todos estos extras es muy buena y muy One Piece, pero se echa de menos tener algo más que, de paso, alegrase las calles de las zonas en las que esperan movimiento. Es especialmente grave en la lucha, pues solo hay media docena de enemigos distintos por facción y así no hay forma de poner en marcha estrategias.

One Piece: World Seeker flojea si te lo tomas demasiado en serio y no aguanta la comparación con los grandes títulos de mundo abierto que han ido saliendo estos años. Cuando estás deambulando tienes esa sensación de descubrimiento ilusionante de The Legend of Zelda: Breath of the Wild a pequeña escala. Pero cuando te pones a completar las misiones empiezan las dudas. Hay muchísimo contenido por delante repartido entre tareas principales y secundarias. Las que van trenzando la trama están presentadas con una estructura de bloques muy planeada: un puñado al principio para ir presentado a los Mugiwara y tenerles ubicados, el segundo para introducir a otros personajes que rondan la isla, y a partir de ahí, empieza la traca. De esta forma consigue hacer avanzar la historia sin ser lineal, y eso es un mérito.

En paralelo, y al gusto, hay decenas de secundarias que ir haciendo o no, pero es casi obligatorio cogerlas para poder conseguir los puntos de habilidad que hacen falta, y mucho, para que Luffy evolucione. Son muy típicas, y mientras las de recoger y entregar han sido suavizadas para que no aburran y se completan muy, muy rápido, las de ir a tal punto y combatir pierden interés por las carencias del sistema de combate. Tampoco se saca demasiado partido al Haki de observación ni a la infiltración; esperábamos bastante más de estas novedades en el diseño de misiones y apenas se explota.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
One Piece: World SeekerOne Piece: World SeekerOne Piece: World Seeker

Lo que hace que aguante un poco mejor todo el entramado de misiones es la propia historia que cuenta, que nos ha recordado demasiado a la nuestra, a la de las dos Españas, con sus recelos, sus broncas y sus agentes externos interesados en explotarlo en su beneficio. Los sucesos de este spin-off reúnen piratas conocidos, Shichibukai, Almirantes de la Marina y personajes nuevos, locales. La personalidad de Luffy luce mucho como contrapeso a su nueva acompañante, Jeane, que está bastante sobreexpuesta. Su diseño es, además, el más feo de todo el juego. En vez de inundar en diálogos, va siempre al grano sin enredarse. La lástima, como siempre, es que no hubiera presupuesto para un doblaje de voz completo, pues el reparto del anime está al completo, pero solo pone voces a unos cuantos vídeos y unas líneas genéricas que saltan en los bocadillos. Para ser ese gran One Piece que parecía ser, hubiera necesitado también este extra.

Al final hay que luchar, y aquí es donde más flojea. Tener a Luffy como único protagonista ha permitido al estudio explorar un sistema de combate más profundo, que parte de un árbol de desarrollo del personaje muy interesante. Hay que desbloquear movimientos, mejoras estadísticas, habilidades de Haki, golpes finishers, técnicas extra... Lo que vas añadiendo al repertorio es de lo mejor del juego. De nuevo, el diseño está bien, pero la puesta en práctica no, pues al empezar a combatir no sientes que funcione. Los combates se vuelven todos iguales, sobre todo por esa citada ausencia de enemigos y la escasez de movimientos y rutinas de los que tienen nombre propio. Consisten en, o bien apabullar con tu fuerza o bien esperar a esquivar/bloquear y contraatacar en tiempo bala. Y, ojo, que en modo medio-difícil, a partir del segundo bloque no es un paseo y hay bastantes opciones de morir.

One Piece: World SeekerOne Piece: World Seeker

Ese es el otro problema, morir y volver a empezar. Los tiempos de carga en una PS4 estándar están entre los 30 y los 45 segundos, y eso en una lucha contra un Almirante puede ser desesperante. También provoca que te lo pienses a la hora de usar el viaje rápido por el mapa, aunque al final viene a cuento para completar misiones. Todo sea por cargar un mundo amplio y bien bonito, en el que se está muy bien. La saturación de colores por la que ha optado Ganbarion es excelente para esta franquicia, con amarillos chillones, rojos fuertes y verdes brillantes. El trazo cel-shaded también es sensacional y las animaciones, exageradas, están en su punto exacto. Es llamativa también la banda sonora escogida, con un perfil menos épico del que podríamos esperar, pero aún así, funciona. Hay bastante pop-in y alguna que otra ralentización, y se aprovecha de la bruma para tapar escenarios no cargados, pero esto no amarga su dulzor.

Al final nos hemos quedado con la ilusión de que podría haber dado más de sí y ser un notable sólido y no raspado. Venimos de un One Piece: Unlimited World Red que se hacía mucho más pesado en combate y tenía peores escenarios, aunque una gran trama y más personajes. El cambio de modo al mundo abierto ha venido muy bien y el aspecto visual es el mejor que jamás ha representado a esta serie, pero necesita dar un paso al frente en el sistema de combate para que apetezca tanto cumplir misiones como dar vueltas por ahí. Los fans del anime lo van a disfrutar, sin duda.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
One Piece: World SeekerOne Piece: World SeekerOne Piece: World Seeker
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Isla Prisión y sus escenarios variados. Aspecto visual y diseño de personajes. Explorar libremente con Luffy todos los rincones.
-
Combate flojo que desaprovecha el repetorio de ataques. Escasez de enemigos y movimientos repetitivos. Evolución costosa.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países