Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
One Punch Man: A Hero Nobody Knows

Análisis de One Punch Man: A Hero Nobody Knows

100 flexiones, 100 abdominales, 100 sentadillas y 10km. corridos al para nada.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

En un planeta no muy distinto al nuestro, los superhéroes se ganan la vida matando monstruos y acabando con otras amenazas por trabajo. Son héroes de profesión. Uno de ellos se llama Saitama y es el protagonista de One Punch Man, un manganime de lo más curioso que tiene una buena cantidad de seguidores. Era un tipo de lo más normal hasta que perdió el trabajo. Después, al salvar la vida a un niño se dio cuenta de que su auténtica vocación era ser héroe.

Para conseguirlo se puso a entrenar muy duro. Cada día hacía 100 flexiones, 100 abdominales, 100 sentadillas y corría 10km. Se quedó calvo, pero se hizo tan fuerte que desde entonces ha matado a todos y cada uno de sus enemigos de un solo golpe. Es tan invencible que le provoca depresión, y además no tiene carisma y no se consigue hacer famoso. Con estos mimbres, Spike-Chunsoft ha hecho un videojuego de peleas.

One Punch Man: A Hero Nobody KnowsOne Punch Man: A Hero Nobody Knows

Como todo se acabaría demasiado rápido, no eres Saitama, sino que lo primero es crear tu propio avatar. El editor está bastante limitado al principio y da resultados algo genéricos dentro del estilo de Yusuke Murata (luego mejora mucho). Con él, tratarás de llegar al rango máximo de la profesión en un estilo RPG de lucha en tercera persona con una evolución parecida a la de los Naruto: Ultimate Ninja Storm. Moverse por los escenarios, aceptar misiones, combatir y encontrar algún secreto. Nada innovador.

El modo principal te permite ir conociendo la historia del anime, un poco a tu ritmo. Al principio tienes que acabar con un par de monstruos feos, ayudar a un trabajador a entregar unos documentos y cosas así. Pero pronto aparece un horrible monstruo al que, por normativa de la compañía de héroes, no deberíamos enfrentarnos. No somos Saitama, no hay que olvidarlo, así que es imposible vencerlo. Pero sirve para conocer esas mecánicas que hacen que este juego sea distinto al resto.

One Punch Man: A Hero Nobody Knows

Un contador de 30 segundos se pone en marcha. Es el tiempo que el protagonista de One Punch Man va a tardar en llegar para ayudarnos a dar buena cuenta de este monstruo cuya historia demuestra el grado de absurdez manga que envuelve toda esta serie. Cuando llega, pasamos directamente a controlarlo, aunque realmente no hay mucho que hacer porque presiones al botón que presiones, te lo cargas de un golpe.

Por suerte, no va a ser siempre así. A medida que avanza la partida vas conociendo a más gente a la que solicitar ayuda de esta forma cuando las cosas se pongan difíciles. De esta forma, lo que tenemos es un repertorio de ataques y poderes muy amplio a nuestra disposición para utilizar de forma estratégica. Además, hay un indicador de influencia que afecta al ranking de cara héroe de socorro. Es una mecánica divertida y bastante aleatoria con la que nos hemos reído en más de una ocasión porque da a los guionistas la oportunidad de meter sus puntos.

One Punch Man: A Hero Nobody Knows tiene un toque MMO también. Con el tiempo, desbloqueas el modo online, que te permite ver a otros jugadores moviéndose por el mundo y, lo más importante, contar con ellos como ayuda en casos de necesidad. No aporta demasiado al gameplay, aunque pica la curiosidad de ver qué estilos y diseños ha montado el resto de la gente.

Casi que podríamos decir que este juego es un carnaval y te lo pasas pipa probándote modelitos. Hay un montón de prendas de ropa, accesorios y otros objetos, humanos y alienígenas, con los que ir probando. Como buenos héroes, no van a faltar las máscaras con las que ocultar los ojos y toda la identidad personal. Por lo que hemos comprobado, el online se ha convertido en una doble competición, por ver quién tiene el héroe más canónico o el más chorra. Nos enamoramos muy pronto de uno que solo llevaba flotadores naranjas.

One Punch Man: A Hero Nobody Knows

¿Pero esto no era un juego de peleas? Ah sí, el sistema de combate es tan malo que estamos haciendo esfuerzos por olvidarnos de él. Todos los movimientos y acciones son fan secas y preprogramadas, todo se ejecuta de una forma tan rígida, que parece un desfile militar asíncrono. Es del tipo de usar pocos botones y combos a base de repetir pulsaciones, y le hubiera venido genial al menos un sistema de cancelación del rival. Por si no le faltaba ritmo, además te quedas pajarito cada dos por tres.

Esto hace que sus modos multijugador pasen directamente a un segundo plano de importancia. Puede pelearte contra quien quieras en equipos de tres luchadores, local u online, y hasta tienes la opción de utilizar a Saitama. Sí, es trampa pero para eso han establecido un sistema de victoria condicionada del que os hablamos ya en estas impresiones multijugador.

Puede que Spike-Chunsoft haya tratado de copiar partes de la serie Naruto Ultimate Ninja Storm, pero no ha conseguido el nivel de calidad que aporta el estudio CyberConnect2 a sus títulos porque los combates no están a la altura. Y eso lo condiciona todo, se lleva el resto por delante.

La primera incursión de Saitama en los videojuegos ha importado lo "peor" de su vida, combates aburridos. En el manga y en el anime eso es la ventaja sobre la que se construye todo, pero para un videojuego como One Punch Man: A Hero Nobody Knows, es una condena.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
06 Gamereactor España
6 / 10
+
A tope de fanservice, los personajes divertidos que te creas, sus elementos RPG.
-
Combates secos, sin ritmo, aburridos y toscos. Problemas por el mundo abierto. Mucha cháchara.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido