Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
críticas de cine

Aniquilación

La ciencia ficción de calidad no se basa solo en tecnología futurista y naves espaciales.

Facebook
TwitterReddit
Annihilation

Cuando se consigue el equilibrio perfecto en la ciencia ficción, ocurre algo realmente maravilloso en la mente humana. Ya sea con el clásico de George Orwell, 1984, o incluso con ejemplos más recientes como Interstellar, de Cristopher Nolan, o La llegada, de Denis Villeneuve, se trata de encontrar la forma, a través de la alienación, de expresar algo extraordinariamente íntimo sobre la condición humana. Lo sobrenatural, incluso lo paranormal, se aprovecha para amplificar una realidad humilde de lo que sucede hoy en día; los robots se convierten en seres humanos y los seres alienígenas se utilizan para entender la idea de la mente colmena. En muchos sentidos, la ciencia ficción solo se plantea en el futuro o en un mundo de razas alienígenas o de revolución tecnológica de manera superficial; si ahondamos en ello, nos damos cuenta de que trata de nosotros, los humanos. Pero esto solo sucede en los casos en los que el género se trata con cuidado y cariño, si se trata con tacto, el tacto de un artista. Por ello, es un lujo poco común emocionarte al ver la muerte de un robot, la llegada de los alienígenas o la victoria del amor tras la eterna oscuridad del espacio.

Y aquí estamos de nuevo, con una de estas joyas de ciencia ficción que cualquiera, por poco que le interese el género, tiene que ver. Se trata de Annihilation (Aniquilación en español), la segunda compleja obra del talentoso Alex Garland, quien nos impresionó cuatro años atrás en su debut cinematográfico como director con Ex Machina. Ahora está de vuelta, esta vez de la mano de Netflix, sorprendente cuando menos, con una película que estará en la plataforma a finales de mes.

Annihilation es ni más ni menos que la historia de Lena, una exmarine y profesora de biología molecular que, para salvar a su marido de una extraña enfermedad, se infiltra en una zona de alto secreto en los Estados Unidos conocida como "El Resplandor". En este lugar, algunos años atrás, un meteorito cayó del cielo golpeando un pintoresco faro en la costa y creando una burbuja en forma de cúpula que cubre la zona. Dentro reina el caos y ningún miembro de una investigación que haya sido enviado allí por las fuerzas militares ha salido para contarlo.

A partir de aquí, hay que andar con pies de plomo al explicar ciertos aspectos referentes al argumento, a los personajes o incluso a algunos puntos del apartado artístico. Esto no es para privarte a ti, nuestro lector, de los aspectos más descriptivos de una reseña. Al contrario, es para evitar que te llegue información innecesaria que pueda arruinar aunque sea mínimamente esta maravillosa experiencia. Como muchas otras películas, y estamos seguros de que sabéis a cuales nos referimos, Aniquilación se beneficia de lo poco que se sabe de ella antes de su estreno, aunque hayan salido algunos tráilers, ya que se recomienda encarecidamente "ir a ciegas", como se suele decir.

Annihilation

Lo que sí podemos decir es que, viendo "El Resplandor", está claro que Alex Garland tiene un ojo para la cinematografía, la estética y la presentación visual con la que pocos directores en activo hoy en día pueden medirse. Al igual que Denis Villeneuve, Garland tiene un lenguaje visual relativamente único y, mientras que no saltaba a la vista en Ex Machina, es omnipresente en Annihilation, en la que el color, los emplazamientos, el ritmo y la expresión artística están en perfecta armonía. Para decirlo claramente, El Resplandor nos brinda una experiencia visual suntuosa e incomparable.

Y no es solo eso. La película tiende a cubrir la grandeza de sus imágenes con una narrativa relativamente discreta, como si supiera dónde y cómo exponerla sin perder nunca la tensión del ambiente y la atmósfera de cada escena. Si esperas encontrar respuestas concretas a las preguntas que plantea la película, te va a decepcionar. En su lugar, la cinta nos ofrece un enfoque más reflexivo de su material fuente, casi rozando lo filosófico, y esto es lo que hará que le des vueltas y vueltas a la misma. Esto no quiere decir que los directores puedan ser todo lo vagos que quieran y conseguir un gran resultado, pero en el caso de Aniquilación, como pasaba con La llegada de Villeneuve, se trata más de lo que consigue la atmósfera que de tener un estructura coherente.

En verdad, se trata de las emociones, de las reacciones de los personajes a todo lo que les sucede en El Resplandor y, en este sentido, Annihilation nos trae actuaciones discretas pero creíbles y que nos hacen reflexionar, brindadas por un elenco de actrices encabezado por Natalie Portman, que se ve acompañada de Tessa Thompson, Jennifer Jason Leigh y la intérprete sueca Tuva Novotny. Estas cuatro mujeres crean un vínculo que no es tan cercano pero si es muy creíble, y muestra un lado humano que contrasta con todo lo sobrenatural que descubren en El Resplandor. Esto también le da profundidad, mostrando las dos caras de la ciencia ficción que explicamos al principio de la crítica: la cara familiar y la sobrenatural combinadas para arrojar luz sobre la condición humana.

Aniquilación va de la naturaleza tanto como del papel de la humanidad con relación a ella. Trata de la autodestrucción, de los genes, del inmenso crisol genético que es nuestro planeta, y esto puede sonar algo críptico, puede que demasiado, pero si buscas un explicación más concreta, decirte que la segunda obra de Garland es un golpe de genialidad reforzado por una apartado visual espectacular y gran fuerza dramática. Netflix ha conseguido una joya de ciencia ficción y les hacía falta para que podamos olvidar la experiencia de ver The Cloverfield Paradox. La diferencia de calidad es asombrosa.

Annihilation
09 Gamereactor España
9 / 10
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países