Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
análisis
Phoenix Point

Análisis de Phoenix Point

Este título táctico creado por Snapshot e inspirado en Xcom ha salido por fin del acceso anticipado.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Phoenix Point, el nuevo juego táctico de Snapshot Games, ya está disponible y cuenta con muchas características en común con la entrega original de Xcom y la reinvención moderna que hizo Firaxis. De hecho, si prestas atención a las capturas de este análisis podrías pensar que estamos escribiendo sobre Xcom 3 dadas las similitudes entre ambas franquicias. Últimamente están apareciendo muchos juegos tácticos inspirados en esta serie mítica, pero ninguno cuenta con un currículum similar al de Phoenix Point. Ya pasamos algunos ratos probándolo cuando estaba en desarrollo y por fin tenemos en nuestras manos el producto final, por lo que habrá que ver si tiene lo que hay que tener para competir con Xcom 2, un rival que ha dejado el listón altísimo.

Tiene algunas pegas, pero también cuenta con algunos aspectos positivos. Lo primero que encontraremos es una trama del estilo Lovecraft que lo separa del resto de juegos en su categoría. Aquí no hay alienígenas que llegan del espacio exterior, sino que habrá que luchar contra un virus que se encontraba congelado en el hielo, pero que gracias al calentamiento global ha podido resurgir. El Pandoravirus -así lo denominan- muta a las personas hasta convertirlas en bestias abominables con caparazones similares a los de un cangrejo y algunos poderes un tanto macabros. Nosotros entraremos a la acción en el momento en que la humanidad está a punto de sucumbir tras el paso de unos años bajo esta amenaza.

El deshielo también ha afectado a la distribución de la tierra, puesto que el nivel del mar ha subido y ha tomado parte de la superficie terrestre. Esto ha repercutido también en el orden que conocemos, pues la humanidad ya no está dividida en países. Ahora nos encontraremos con tres facciones; una prefiere que sus miembros sean humanos puros, otra adora la tecnología y la tercera no tiene problemas con esta invasión de mutantes. Podremos interactuar como jefes del proyecto Phoenix, una organización extraña que busca reconstruir la Tierra haciendo frente a la amenaza mutante.

Phoenix Point

El juego se divide en dos mitades. Emplearemos parte de nuestro tiempo en combates tácticos con los soldados que hayamos reclutado, entrenado y equipado nosotros mismos usando tácticas que perfeccionemos a nivel estratégico sobre la marcha. Muchas veces nos veremos resolviendo las dificultades tácticas que nos surjan, pero creemos que la parte estratégica era la parte más interesante de las dos, al menos para nosotros.

Todo comenzará con una base y una aeronave con la que volaremos a los lugares marcados en el mapa del mundo -o geoscape, como lo denominan aquí-, explorando todo allá donde vayamos y hablando con los habitantes locales cuando nos los encontremos. Cuando hallamos explorado una región, peleado en un par de combates -de los que hablaremos más adelante- y resuelto algo relacionado con la trama, podremos escanear los límites del área en la que nos hallemos para revelar nuevos objetivos que podamos buscar más tarde. Esta será la manera de avanzar por el mundo, de reclutar nuevos soldados de las comunidades que visitemos y de vérnoslas con aquel o aquello que se cruce en nuestro camino.

Phoenix Point

Nos ha resultado bastante interesante el sistema compuesto por tres facciones, pero nuestra experiencia ha sido extraña. No queríamos entrar en conflicto con ninguna de ellas, pero el juego parecía empujarnos a hacerlo. Nos gustó mucho conocer personajes nuevos mientras explorábamos el mundo, y la introducción de nuevos elementos se realiza de manera excepcional, mostrando de manera gradual las mecánicas del juego. No obstante, las explicaciones a veces dejan que desear y para poder entender la trama al completo tendremos que indagar en la wiki interna del juego.

Nuestro progreso no se basa solo en las misiones principales, sino también en el estado de nuestra operación. Mejorar la base o investigar serán las tareas principales en nuestra lista de la compra apocalíptica. También podremos crear nuestras propias opciones tácticas, y gracias a la ingeniería inversa podremos crear nuestro propio armamento. Cada soldado podrá mejorar sus destrezas según un árbol basado en clases, pero podrán adquirir una clase secundaria cuando suban algunos niveles. Esto nos será muy útil para que nuestras fuerzas de combate sean versátiles desde casi el principio en lugar de relegar esta ventaja a los últimos compases del título.

Phoenix Point

Una vez hecho todo esto solo quedará combatir. Todos los mapas se dividen en celdas con multitud de coberturas disponibles para escondernos y edificios que podremos explorar. Los mapas contienen elementos generados de manera procedimental, lo que si bien implica una mayor variedad en general, también trae consigo la sensación de que todo no está tan pulido como si estuviese hecho a mano. La mayoría de las misiones son bastante claras y acaban en el momento en que se cumple el objetivo fijado. Sin embargo, algunas decisiones de la IA terminan llevándose por delante el realismo del combate. Hemos presenciado como nuestros enemigos a veces hacían cosas inexplicables como ir directos a por el enemigo y exponiéndose de manera que eran un objetivo fácil de eliminar. Aún así esto no sucede constantemente, pero las pocas veces que ocurre termina por romper la atmósfera del juego.

Phoenix Point quizás esté basado en reventarle la cabeza a unos mutantes medio cangrejos -usando un sistema parecido al VATS de Fallout que nos ha gustado bastante- pero esta semana la hemos pasado buscando problemas, y no nos referimos a meternos en líos con los bichejos. En una ocasión una criatura nacida por la influencia de Pandora consiguió hacer que los turnos del enemigo entraran en un bucle sin fin, por lo que nos tocó reiniciar. En otra ocasión la capa estratégica se rompió y no nos permitía desplegar a nuestras fuerzas allá donde debíamos, por lo que tuvimos que volver al último punto de guardado, algo que se llevó por delante horas de progreso. También nos topamos con algunos errores menores que no rompían el juego -la mayoría de veces en los combates- pero al final un montón de granos hacen una montaña y terminan rompiendo la inmersión que tanto le cuesta mantener a la trama por sí misma.

La IA es muy simple, por lo que muchas veces los enemigos actúan directos y sin pensárselo, y las batallas acaban más pronto que tarde, especialmente si utilizamos bien la flexibilidad que nos ofrecen. En otros juegos de este tipo se suele contar con dos fases en la acción de cada personaje, pero aquí se opta por una estrategia distinta. Los jugadores podrán mover sus unidades por el tablero usando puntos de acción, algo que permite más flexibilidad. También existe un sistema de fuerza de voluntad que funciona paralelo al anterior y que nos permite realizar acciones y habilidades adicionales.

Phoenix Point

Los soldados también sufrirán daños en zonas específicas de su cuerpo, por lo que si reciben una bala en el brazo quizás no puedan usar esa mano para disparar en el siguiente turno. Esto nos obligará a mantener nuestro inventario bajo control, ya que el desarrollador ha prestado mucha atención a esta parte. Podremos recoger objetos de cajas o de los cadáveres que nos crucemos, ya sean de enemigos o de compañeros. De hecho, los mapas son tan interactivos que sorprende, y el hecho de que nos encontremos algún error no ha impedido que disfrutemos reventando las coberturas, algo que sin duda añade más variedad al apartado táctico y le queda como un guante al juego.

Los enemigos pueden ser de muchos tipos distintos, puesto que cada facción cuenta con una variedad de mutados, cada uno con habilidades únicas que nos obligarán a rehacer nuestras tácticas cuando los descubramos. Hay algunos enemigos que parecen blindajes con patas más que mutantes, por lo que no les bastará con un par de balas. Pero en general nos ha parecido suficiente la cantidad de unidades, algo que es un soplo de frescor en unos cuantos niveles soporíferos. El apartado gráfico cumple con las expectativas, pero el sonoro quizás se quede un poco más corto de lo esperado. La banda sonora puede acabar siendo repetitiva, y la voz en off que nos asiste nos ha resultado algo indiferente.

Hemos esperado mucho tiempo para ver un juego que pueda rivalizar con Xcom 2, y Snapshot ha sabido crear un digno contendiente que se le acerca con una trama cautivadora y una capa estratégica atrayente. Pero todo esto no es suficiente para rivalizar contra sí mismo, puesto que Phoenix Point tiene al enemigo en casa; los bugs. Podemos perdonar algunos bajones como en el apartado sonoro. Pero un presupuesto limitado no es excusa para sacar al mercado un producto que necesita un par de revisiones más para brillar como debe. La IA tampoco ayuda, pues su falta de lógica tira por los suelos algunas situaciones interesantes. A pesar de todo, Phoenix Point sigue siendo una opción más que viable si quieres algo de intriga y te gustan los juegos tácticos.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Capa estratégica interesante, innova en algunos apartados tácticos, tiene un buen aspecto, la dinámica de juego es variada.
-
Los bugs y la IA irracional se cargan la inmersión.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Phoenix PointScore

Phoenix Point

ANÁLISIS. Autor: Mike Holmes

Este título táctico creado por Snapshot e inspirado en Xcom ha salido por fin del acceso anticipado.

A Gollop se le atraganta Phoenix Point

A Gollop se le atraganta Phoenix Point

NOTICIA. Autor: Sam Bishop

Otro retraso para el sucesor espiritual de Xcom, que ahora se va hasta diciembre de este mismo año. El 3 de septiembre llegará la versión anticipada Backer Build 5.



Cargando más contenido