Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor España
análisis de hardware

PlayStation Classic - Análisis

La nueva consola mini de Sony llega justo a tiempo para celebrar los 24 años de la marca, y para los regalos de Navidad.

Las nostalgia se convierte a veces en un par de gafas de caramelo color rosa que hace que lo veamos todo muy dulce y seamos más indulgentes de lo habitual. Movidos por el envejecimiento de los jugadores de ayer, han ido llegando en los últimos tiempos un montón de juegos retro y también de videoconsolas con los antiguos títulos dentro. Sega lleva años haciéndolo y Nintendo lo llevó a un nuevo nivel con sus Classic Mini. Atari y C64 nos han servido para recordar lo grande que fue la brecha en los 80. Y Sony viene ahora para contarnos cómo nació PlayStation.

A mediados de los 90 se estrenó esta consola que supuso otro gran salto adelante en el sector del videojuego. Sony entraba en la escena culminando un proyecto que había empezado con Nintendo y acabado por separado. Supuso la implantación del formato óptico, que a pesar de sus carencias ofrecía mucho más espacio para meter vídeos CGI y escenas FMV, audio de calidad y mundos tan grandes como desearan. Mundos, construidos además con polígonos y no con píxeles, aunque hoy en día veamos que aquello no tenía tan buena punta.

Una época que ha quedado condensada en esta PlayStation Classic que sale a la venta el 3 de diciembre con 20 juegos instalados y nada más, ya que está cerrada.

El hardware

PlayStation Classic

A primera vista las gafas de nostalgia funcionan a la perfección. O al menos con nosotros, porque todas estas consolas mini nos parecen una monada. Es una versión reducida al tamaño de la mano de la original, respetando colores, formas y proporciones. Llega con dos mandos que también imitan al primer DualShock, aunque se conectan mediante USB camuflado. Su cable se nos antoja corto, dos metros, pero hoy en día no se juega como con las teles de antes.

Los mandos son una gozada. La evolución del DualShock, con el BananaShock y Move entre medias, han dado como resultado un mando muy atractivo como el que trae PS4, pero el primero marcó un momento y es bueno revivirlo para entenderlo con perspectiva. Viene con dos para el multijugador cooperativo de una decena de títulos. En la mano se siente cómodo, aunque se haga algo pequeño, pero cuesta un poco volver a acostumbrarse a controlar juegos en primera persona con el D-pad en esta época previa a los sticks.

PS Classic nos recuerda al conectarse a la televisión con su cable HDMI que estamos en la era previa a las pantallas panorámicas y la alta definición, así que recurre a unas gruesas bandas negras para reconstruir la imagen a cuatro tercios sin deformarla. Era de esperar, no supone ningún drama y lo importante es que escala bien a la tele 4K en la que hemos estado jugando. La emulación es consistente y al mismo tiempo fiel a los orígenes, aunque también notaremos diferencias porque la mitad de juegos son versiones PAL y la otra NTSC, y no todos corren igual. Sony debería habernos traído las americanas para que, esta vez sí, los europeos estuviéramos en igualdad de condiciones.

Es una emulación lineal y sin extras. Con esto queremos decir que no hay filtros CTR o similares como los que aplica Sega en sus clásicos. De hecho, la interfaz de usuario es bastante plana, con los 20 juegos plantados ahí en una rueda flotante para girarlos en busca del deseado y accesos a los títulos y las partidas guardadas. El detallito es la memory card virtual que simula los archivos de guardado; 15 por juego y un autoguardado por el punto que lo dejamos al salir de la partida, que es lo más interesante de todo.

PlayStation ClassicPlayStation Classic

Lo que echamos en falta es un esfuerzo por hacerlo más bonito para los fans y más llamativo para los curiosos o los jóvenes que se acercan por primera vez. Que se supone que están celebrando un hito (500 millones de consolas PlayStation vendidas en la historia) y no es un mero recopilatorio. Tan solo hay una imagen, ni un vídeo o una intro chula como las de siempre con un poco de cada. Ni tampoco hay un mínimo retoque en la presentación de juegos, aunque ahí la vena clásica acierta.

PlayStation Classic es lo que es, una versión mini de imitación que no trata de rebelarse contra su pasado, solo pretende recordarlo. La facilidad para enchufarla con sus dos conectores nada más sacarla de la caja y ponerse a jugar con sus dos mandos son bienvenidas. Y solo echamos en falta algo más de comodidad con los cables.

Los juegos de PlayStation Classic

Cada vieja consola que ha vuelto revisada vive, al final, de lo bien que quede en el mueble de presentación y de los juegos que trae en su interior, porque en principio no hay forma de ampliar catálogo. Sony ha escogido 20 en este caso que representan buena parte del formidable catálogo que tuvo la máquina, pero no toda. Hay ausencias muy notables que hace que para muy poca gente este sea el recopilatorio soñado o esperado.

PlayStation Classic

Por supuesto que están algunos de los clásicos que han trascendido al tiempo, entre los que hay que nombrar especialmente a tres: Final Fantasy VII, Resident Evil (que llega en formato Director's Cut) y Metal Gear Solid. Por primera vez, las third parties superaban al propio fabricante y eso a la larga se convirtió en un signo de salud.

No estamos tan satisfechos con los representantes del género de conducción, que además está sobrerrepresenado. Porque teniendo Gran Turismo y Wipeout en la casa, han tirado por un arcade como Ridge Racer 4 (muy bueno, pero muy simple), una propuesta bruta y que ha envejecido mal como Twisted Metal y por Destruction Derby. Para la lucha han optado por un Tekken 3 que se sigue jugando muy bien y es muy accesible a todos los públicos y un Battle Arena Toshinden que parece más bien pensado para el público nipón.

En esta época de transición visual no iban a faltar los plataformas 2D y ahí han escogido como representantes a dos títulos que han madurado como buenos vinos, Rayman y Oddworld: Abe's Odyssey. Por supuesto que nos gustan, pero sacrificaríamos cualquiera de los tres de conducción de antes por la presencia de Crash Bandicoot o de Spyro, y más ahora que están otra vez de moda.

Estaban muy bien representadas las aventuras en tercera persona por los títulos antes mencionados y a ellos hay que sumar un Syphon Filter que es marca de la casa. ¿Hubiera sido mejor Tomb Raider? Lara Croft hizo mucho por PlayStation y especialmente al segunda entrega hubiera ido genial. Nos ha sorprendido la presencia de Grand Theft Auto porque ni mucho menos es lo mejor de la serie ni de la consola, aunque nos vale para ver cuánto ha evolucionado. También hay otros dos RPG junto a FFVII, como son el bello Wild Arms y Revelations: Persona. La gran decepción de este bloque ha sido Tom Clancy's Rainbow Six porque se juega fatal.

PlayStation Classic

¿Qué otro género de la época que lo petaba no hemos mencionado? Los deportes extremos. Horas y horas haciendo trucos con cualquiera de las entregas de Tony Hawk's Pro Skater, pero el escogido ha sido Cool Boarders 2 y nos ha dejado bastante vacíos. Y cerramos la rueda de reconocimiento con los puzles, que son varios. Mr. Driller y Super Puzzle Fighter II Turbo están ahí para sacarle partido a los dos mandos a la vez e Intelligent Qube sobre lo mires por donde lo mires. Y nos ha sorprendido que metiera el arcade Jumping Flash, pero hay que reconocer que se conserva muy bien, de gráficos y de gameplay.

Como podéis ver, hay grandes juegos incluidos en PlayStation Classic, pero también hay otros de relleno que dejan peor sabor de boca al pensar en las grandes ausencias que tanto estamos echando de menos. No es esa selección grandiosa de un catálogo amplio, pero al menos recoge su variedad y demuestra que algunos siguen siendo tan jugables como siempre.

Tener acceso a todo este repertorio de juegos en una presentación tan chula y tan fácil de conectar y desconectar de la televisión es toda una gozada. También es un capricho, pues son unos 100 euros los que hay que desembolsar por ella, un precio bastante más elevado que el de otras consolas mini que han ido saliendo estos años. PlayStation es una marca relativamente joven, pero con millones de seguidores, y con este detalle más una PS4 a pleno rendimiento se cierra el círculo a 24 años de historia viva de los videojuegos.

PlayStation Classic
07 Gamereactor España
7 / 10
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

¿Quieres saber más?

PlayStation Classic - Análisis

PlayStation Classic - Análisis

RESEÑA DE GADGET. Autor: Mike Holmes

La nueva consola mini de Sony llega justo a tiempo para celebrar los 24 años de la marca, y para los regalos de Navidad.