Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

The Curious Tales of the Stolen PetsPES 2020 Data Pack 3.0Google StadiaGuía Pokémon Espada y EscudoLuigi's Mansion 3Super Mario Maker 2Rune 2FIFA 20
Español
Portada
análisis
Rage 2

Análisis de Rage 2

La locura y el frenesí a los mandos vuelve con un mundo más grande y más variado.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Bastantes bienes y algún mal se llevó Rage cuando se estrenó hace ocho años tras haber generado bastantes expectativas durante los meses previos. En general gustó, sobre todo por que te hacía pasártelo bien apretando el gatillo y por su (marrón tierra) mundo de juego, aunque no estaba del todo cocinado, como recordaba la crítica. La noticia de la secuela no llegó sola, sino con Avalanche Studios a cargo del trabajo; tras un Mad Max entretenido y de temática semejante, parecía una buena idea. Ahora tenemos aquí Rage 2, ¿y qué ha cambiado de aquel resumen? Poco, excepto que la paleta de colores es mucho más amplia.

30 años después de aquella batalla, Walker, uno de los llamados Rangers, tiene que acabar con los desmanes genéticos de la Autoridad, liderada por el cybor General Cross, y su ambición por controlar lo que queda del mundo. Tras decidir el género del personaje, es hora de entrar en la partida en busca de armas, aliados y víctimas mutantes. Añade ahora unas cuantas batallas sobre vehículos y ya tienes un buen remix de Doom, Just Cause y Mad Max, acción total y variada. Suena de maravilla, ¿verdad?

Rage 2

En realidad, la trama de Rage 2 solo está ahí como soporte para repartir plomo a todo lo que se mueve. Cross es un malo aburridísimo y tonto, y aunque de vez en cuando nos hemos encontrado con otros personajes que parecía que iban a estar gracioso, al final se han quedado bastante planos. La gente con la que te vas encontrando en las ciudades te habla, pero no te cuenta nada interesante, así que a las dos o tres horas de partida ya dejamos de preguntar para no leer lo que no nos interesaba. Aunque es una pena, porque parece que se han esforzado un poco, en realidad se nota que no es lo a lo que más énfasis han puesto en el desarrollo. Sin embargo, hay que tenerlo en cuenta por la forma extraña en la que han estructurado la campaña.

Hay tres personajes principales que son nuestros clientes, Marshal, Loosum y Kasir, que van tirando de la historia para adelante. Solo hay un puñado de misiones a completar, y toda la parte media del juego son actividades secundarias que completar por el mundo para ir subiendo de nivel. Una ruta pensada para prolongar el tiempo de juego, y a pesar de que esta técnica es bastante habitual en los videojuegos, en Rage 2 se nota demasiado. Como que es relleno y no lo oculta. Pero, menos mal, las misiones son divertidas y te lo puedes pasar bien aunque sepas que todo está forzado. El problema es que, aún así, se hace corto.

Más allá de los objetivos propios de la propia campaña, hay muchísimos más dispersos por el mapa que van por libre. Todos esos que te puedes esperar en un juego de acción en mundo abierto: hacer limpiezas en campamentos, liberar rangers apresados, participar en carreras violentas y enfrentarse a mini bosses. Pronto se vuelve algo sosegado, e incluso la diversión del combate es poco para tenerte tan enganchado como para querer completar todos y cada uno de los retos que se van desbloqueando una vez que has visto los créditos. También da cierta rabia que no hayan exprimido más la parte de vehículos, porque por mucho que molen las persecuciones y enfrentamientos, con todo el armamento que le vas metiendo poco a poco, en cuando desbloqueas el girocóptero te olvidar de ir por tierra.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Rage 2Rage 2

Lo que se han trabajado más es toda la parte de armamento. Tienes que explorar el terreno para encontrar lo que te hace falta o lo que te gusta, pero no hay un orden concreto marcado por si algún tipo es más potente o más eficaz contra tal o cual enemigo. Es muy probable que te termines Rage 2 sin haber conseguido todas las armas y habilidades, y ahí está la mayor motivación para seguir jugando, porque son sin duda lo mejor del juego. Están escondidas en contenedores y vienen con un pequeño tutorial para entender mejor cómo sacar el máximo partido, ya que no son del todo "normales". Nuestra favorita es un revólver que lanza microbombas que se adhieren a los enemigos, esperando un clic para ser detonadas.

Hay cosas como doble salto, una barrera temporal temporal o un ataque lanzado para mandar a los enemigos por los aires. También vuelve el boomerang mortal que tan buen recuerdo dejó entre los primeros jugadores. El diseño de equipamiento es tan bueno que logra por sí solo convertir toda la experiencia en un sandbox divertido. Además, se pueden mejorar a niveles absurdos, tanto que al final el propio juego se le queda corto a todo el sistema de combate, no le hace justicia. Porque tras esas seis horas que te pasas en la campaña, pensar en seguir y seguir solo por aumentar niveles no motiva.

Rage 2

Visualmente, Rage 2 es una delicia. El trabajo de color, iluminación y detalle en los escenarios se funde a la perfección. Esta vez sí hay zonas marcadas en el mapa con sabor propio, pero que al mismo tiempo tienen una coherencia colocadas una junto a la otra. El paisaje desértico no podía faltar, pero ahora hay espacios verdes, zonas industriales y localizaciones interiores que aportan variedad, al ojo y de diseño para fomentar otros tipos de gameplay. Han sido muy gamberros con los efectos, invitando a comportarnos de forma irresponsable con las muertes de los enemigos. Tiene mucha clase, de esa que es fácil que guste. Lo malo es que la versión de PC, la de este análisis, ha dado bastantes fallos y algún cuelgue. Especialmente en conversaciones, tanto problemas de sonido como de texto. Una pena, porque sí hemos podido que está muy bien optimizado para jugar en ultra.

Es fácil empezar a jugar esta secuela de Rage, ponerse con las primeras misiones, explorar por libre y dejarlo pensando que es un juegazo. La fluidez de los movimientos, la precisión del combate, la gracias de las armas, los paseos en coche y la belleza de los entornos conquistan muy rápido al jugador. Pero cuanto más tiempo juegas más te vas dando cuenta de que le falta sustancia. La campaña es muy corta y no te cuenta nada interesante, amén de que la estructura a favor del relleno es demasiado evidente. Eso provoca que hasta las misiones, que son divertidas de ejecutar gracias a todo lo anterior, pierdan el interés. Cómo un juego tan divertido puede no serlo al mismo tiempo.

Rage 2 es ese regalo grande con un envoltorio exuberante que hay bajo el árbol de navidad, que cuando lo abres tiene un paquete de diez pares de calcetines. Muy útil, está claro, pero no ilusiona. Echar unas partidas sirve para descubrir unas mecánicas fantásticas y muy divertidas, jugarlo entero es descubrir todos sus defectos, y eso que acaba pronto.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Rage 2Rage 2
06 Gamereactor España
6 / 10
+
Armas muy bien diseñadas y divertidas de usar, gameplay creativo, buen control, buenos gráficos.
-
Narrativa genérica y personajes planos, misiones repetitivas y mal estructuradas, desaprovechamiento de los vehículos, demasiados problemas técnicos.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Rage 2Score

Rage 2

ANÁLISIS. Autor: Kim Orremark

La locura y el frenesí a los mandos vuelve con un mundo más grande y más variado.



Cargando más contenido