Español
avances
Rainbow Six: Siege

Rainbow 6: Patriots

Hoy no es una jornada habitual en las oficinas de Ubisoft Montreal...

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

El equipo ofrece poco más que frases educadas y se nota cierta seriedad en el ambiente. No es tensión exactamente, sino más bien alerta aumentada. El trabajo intensivo y complejo emana desde los distintos escritorios y a lo largo de varios pisos.

El tema sigue en boca de todos durante una presentación que abrió con una pompa y esplendor poco habitual en estos tours por los estudios desarrolladores. Una sensación de que estamos presenciando algo realmente importante. Aparecen en la pantalla noticias del mundo real dedicadas a actos terroristas auténticos.

Rainbow Six: Siege

"Hoy en día, la amenaza viene desde dentro. Y cuando el terrorismo evoluciona, nosotros evolucionamos con él".

Rainbow 6: Patriots presentará un guión mucho más fuerte que títulos anteriores de la serie donde, si somos sinceros, los personajes y el diálogo quedaban en un segundo plano, pues la jugabilidad tomaba todo el protagonismo.

Es evidente tras contemplar la demo, donde se plantean cierto número de cuestiones éticas. O cualquier frase que se tenga que acuñar sobre el desorden moral que sigue a un acto en el que los extremistas secuestran a un tipo normal y a su mujer, obligando al marido a ejecutar ataques terroristas mientras su media naranja está en la línea. Rainbow debe detenerle, pero ¿cuál es el mejor recurso? ¿Cómo resuelves un problema cuando el diálogo y la reafirmación no son suficientes? ¿Dispararías a un hombre inocente para prevenir un ataque terrorista de mayor escala?

Por un momento casi esperamos entablar un debate psicológico y social con palabras clave como ultilitarismo o diversidad multicultural. Pero en lugar de eso, la discusión aborda las nuevas mecánicas que estrena este juego en las partes narrativas. La demo comienza: perspectiva en primera persona. Un hombre sentado en casa, viendo las noticias, su mujer al lado. Entonces, alguien llama a la puerta.

Rainbow Six: SiegeRainbow Six: Siege

En un momento, eventos dramáticos se suceden, dejando a la pareja llorando, gritando. Los patriotas dejan bien claro que, para salvar la vida de ella, el hombre debe convertirse en un terrorista suicida, con una bomba. En la siguiente secuencia, el hombre aparece en lo alto del Puente de Brooklyn neoyorkino, agarrando fuertemente el detonador, tieso por el miedo. Al fondo, civiles inocentes reciben disparos: el caos creciente es claramente visible y audible.

Cuando este peón poco dispuesto alcanza cierto punto del puente, un vistazo deja ver a un escuadrón de hombres vestidos de negro, y con esa visión la cámara cambia a la perspectiva del equipo Rainbow. Los pasos torpes y los tropiezos dejan paso a los movimientos ágiles y silenciosos.

La esperanza batalla con el pánico. Una mira telescópica apunta a un terrorista, una bomba andante que busca la muerte y la destrucción. Rainbow no sabe nada de la vida de este hombre, de su apuro personal. No están al tanto de su miedo, de sus temores. La perspectiva dual del conflicto deja una sensación de inquietud sobre la situación.

Rainbow Six: SiegeRainbow Six: Siege

Si escoges aproximarte al hombre en lugar de disparar, por la simple razón de que la explosión consiguiente causaría muertes civiles, el juego pasa a otro dilema moral. El hombre bomba suplica por su vida, mientras tú recibes órdenes para lanzarle sobre la valla, al agua. Mientras te decides, el reloj cuenta hacia atrás. La elección es tuya. Aunque la discusión no es tan drástica como se suele esperar en la interpretación de roles moderna, es ciertamente innovadora para este género.

La presentación concluye y preguntamos a Ubisoft qué planes hay para las funciones tácticas de la franquicia si la parte de gestión del equipo puede saltarse tan fácilmente con presionar un botón (el "piloto automático" decide cuál es la más apropiada en una situación particular). Una pregunta apropiada, teniendo en cuenta que la siguiente media hora la pasamos en una demostración de la enorme cantidad de elecciones que se ofrecen en cada situación de combate.

Como en una sala separada, en la que esperaban ocho terroristas y un solo rehén. Los objetivos ideales vienen dados según quién va armado y luego, en un giro intrigante, aquellos cuyo lenguaje corporal indica temor en lugar de agresividad. Entonces, a considerar cuál es la mejor entrada, dónde posicionar a los tiradores y, finalmente, designar los objetivos para cada uno y decidir cuándo disparar.

Cada movimiento, posición, elección está detallada a fondo. Todo hace las veces de un puzle desafiante donde la ingenuidad, el dedo en el gatillo y la estrategia se mezclan de forma fluida, como debe pasar en un juego de Rainbow. Quedando tanto hasta el lanzamiento en 2013, el estudio tiene tiempo de sobra para completar su avance de la serie, quizás no con un renacimiento, pero sí con una visión notablemente diferente sobre sus formas habituales.

Rainbow Six: Siege

Contenido relacionado

Rainbow Six: SiegeScore

Rainbow Six: Siege

ANÁLISIS. Autor: Anders Mai

El shooter de Ubisoft vuelve tras un largo descanso y tiene que volver a ganarse nuestras confianza.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.