Español
Gamereactor
análisis
Remember Me

Análisis de Remember Me

Dentro de 71 años, París lucha por tenerse en pie mientras las mega-corporaciones controlan (aún más) a las personas. ¿Alguien se acordará entonces de Remember Me?

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Remember Me sucede en Neo-París, en 2084. La ciudad ha sufrido una gran reconstrucción tras los efectos del radical cambio climático y la devastación originada por la Guerra Civil Europea. Impactos suficientes como para intensificar la desigualdad social en sus calles, quedando los barrios pobres prácticamente ignorados y abandonados como terribles e inundados suburbios. Una de las facciones que lucha por la justicia social son los Errorists, aunque el centro de su odio se sitúa en la Memorize Corporation y en su Sensation Engine (o Sensen), tecnología que permite a las personas compartir sus memorias a través de la Web. Los Errorists consideran esta práctica una tremenda violación de la privacidad e intimidad, además de una forma insidiosa de controlar la propia sociedad.

La errorista número uno es Nilin. Es una Memhunter (cazadora de mentes), capaz de aprovecharse de Sensen para usurpar los secretos de la gente, extrayéndolos directamente de sus cráneos. Pero hay una cosa que diferencia a Nilin de los demás cazadores: su habilidad especial para remezclar recuerdos existentes. Esta es la seña de identidad del juego, pero a la vez está construida dentro del marco de una aventura de acción en tercera persona y como parte de un todo que incluye además mecánicas completas de plataformas y de combate.

Remember MeRemember Me

El diseño gráfico es bastante distintivo, con una apuesta fuerte por un colorido cyberpunk que consigue esquivar la mayoría de los clichés asociados con el género. Una ciudad futurista como esta pide a gritos la exploración del jugador, pero por desgracia Remember Me es una experiencia enormemente lineal.

Sensen le va diciendo al jugador constantemente dónde saltar o escalar, mientras que los intentos por salirse de la ruta marcada caerán casi siempre en saco roto. No obstante, Nilin es una chica atlética y llena de vida, que recuerda mucho a la serie Assassin's Creed con su plataformeo elegante y suave. Aun así, el jugador tiene que estar siempre al loro, pues es fastidiosamente fácil fallar algunos saltos aparentemente sencillos.

Nilin también se convierte en una luchadora bastante capaz cuando toca llegar a las manos, y en Remember Me hay muchos momentos así. Las peleas suelen quedar contenidas en arenas cerradas en las que estás atrapado hasta que noqueas a todos los enemigos. El combate está ligeramente desequilibrado, introduciendo en demasiadas ocasiones una oleada de rivales de más e inclinando las luchas hacia el 'grindeo'.

Al menos las peleas en sí son bastante divertidas. Según va progresando el juego, Nilin va siendo capaz de encadenar combos más largos, que a su vez se pueden personalizar en el Combolab (puñetazos y patadas de cuatro categorías), y de intercalar ataques que recuperan salud. Pero tampoco es un sistema tan libre como cabría pensar, porque solo puedes definir los efectos de los ataques con los golpeos ejecutados con unas cuantas pulsaciones. Cierto es que ahorra el peligro de hacer combos con un solo botón, pero al menos podrían haber incluido más combos y más variedad en la combinación de botones requerida.

Remember Me

Pero, como decíamos, la baza real del juego es la capacidad de Nilin de hacer un remix con las memorias de los demás. La cazadora de mentes se sumerge en una escena del pasado del objetivo y fuerza los acontecimientos hacia una resolución traumática para su propio beneficio. La escena, reproducida como una secuencia de corte por la que puedes 'panear' libremente, se puede rebobinar y pasar en busca de 'glitches' que permitan cambiar algo que tendrá consecuencias. Cambia, reproduce de nuevo, contempla el resultado. Encontrar la combinación adecuada lleva su tiempo, pero el sistema es ingenioso y juguetear con él es divertido. Una vez más, algo más de variedad no habría venido mal.

El jugador debe tomar la decisión sí/no correcta sobre una media docena de veces en cada recuerdo, de modo que tampoco es una remezcla con gran libertad creativa, precisamente. Sólo un desenlace preestablecido funcionará, y hay muy pocas escenas de remix durante todo el juego. Pese a todo, resultan visualmente interesantes y garantizan algunos momentos escalofriantes.

La historia es decente, sorprendentemente más cruda de lo que cabría esperar, combinando problemas sociales de peso con experiencias y dilemas más personales.

La actuación vocal que suena en Remember Me nunca recibiría una nominación al Oscar, mientras que el acento de Nilin parece tan aislado que todavía no sé dónde colocarlo. Respecto a la música, fuera de los combates funciona bien como ambiente, pero durante las peleas se va montando con los combos de Nilin, algo que sale bien cuando las tortas se reparten fluidas, pero que molesta muy pronto cuando no estás fino en las peleas.

Remember MeRemember MeRemember MeRemember Me

Nos quedamos con muchas ganas de que Dontnod siga haciendo juegos ambientados en este intrigante y emocionante universo, pero que abran el concepto desde lo que tienen ahora mismo y que dejen a los jugadores más capacidad de elección en casi todas las áreas. Más exploración, más decisiones en las remezclas de recuerdos y más combos en el combate. Conforme está, Remember Me proporciona unas buenas partidas pero con un enorme potencial desaprovechado que deseamos que florezca en el futuro. Uno de esos juegos que deberían recibir el tiempo y el presupuesto necesarios para una gran continuación 'next-gen'.

07 Gamereactor España
7 / 10
+
Interesante forma de cyberpunk, gran implementación de las remezclas de memorias, buenas expansiones de combo.
-
Diálogos y actuación vocal mediocres, enormemente lineal, todo el rato parece que podría haber sido mucho más.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Remember MeScore

Remember Me

ANÁLISIS. Autor: Mika Sorvari

Dentro de 71 años, París lucha por tenerse en pie mientras las mega-corporaciones controlan (aún más) a las personas. ¿Alguien se acordará entonces de Remember Me?



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.