Español
Gamereactor
análisis
Risen 3: Titan Lords

Análisis de Risen 3: Titan Lords

Piranha Bytes se ha enfrentado a uno de los retos más complicados en el mundo del videojuego.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

No decepcionar a la audiencia atraída por tu anterior franquicia en tu nuevo proyecto.

Y es que Gothic puso el listón alto. Su libertad y el concepto RPG de la vieja escuela gustaron y son una fórmula que ha ido perdiendo el norte en la última década, aunque parece que ahora vuelve a remontar bebiendo de sus orígenes. Eso es lo que hace precisamente Risen, no sin proponer algo distinto a la vez.

La mezcla entre piratas y bestias del inframundo no es algo habitual como recurso narrativo. Muchos pueden recurrir al Holandés errante, el mítico navío devorador de almas condenado a surcar los mares eternamente, pero lo cierto es que es difícil encontrarnos con un mundo que aúne a bestias fantásticas y bucaneros. Esto es por lo que apostó Piranha Bytes con su nueva trilogía y parecía que su nueva historia iba a estar menos plagada de hechizos. Pero en su tercera parte Risen muestra su vertiente más similar a Gothic.

En esta ocasión disponemos de tres facciones principales con sus respectivas características, sus vicios y sus virtudes. Hablamos del punto fuerte de Risen, la personalización mezclada con una interfaz intuitiva. Sin duda una de las mayores exigencias que hay que pedirle a un juego de rol es que no se vaya por las ramas con los árboles de desarrollo. Aquí se apuesta por la mecánica clásica, donde las habilidades son mejorables desde el primer momento del juego (después del corto tutorial de media hora). Esto permite elegir cómo queremos luchar justo en la línea de salida. Teniendo en cuenta la cantidad de opciones que hay, se pueden dar lugar a tipos muy distintos de héroe, donde incluso el que más apueste por el cuerpo a cuerpo tendrá también su dosis de magia.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Risen 3: Titan LordsRisen 3: Titan Lords

Otro aspecto clave es la libertad. Prácticamente después del tutorial, Risen 3 ya nos ofrece varios caminos, lugares y objetivos por los que empezar. Siempre con la opción de volver atrás en cualquier momento y decidir ir a explorar otro sitio. A pesar de la mencionada libertad, este juego 'peca' de los viajes rápidos en los desplazamientos, por lo que no podemos hablar de un mundo abierto en sí. Al menos, no del todo. Si bien las zonas que visitamos son verdaderamente amplias, nunca será un buen juego de piratas si en él no surcas los mares. Risen proviene de un modesto estudio consciente de sus limitaciones -no todos pueden permitirse el presupuesto de la conocida saga de asesinos- y sabe cómo compensar eso. Por ello cada lugar, cada pequeña aldea que visitamos, está rica de historias que esperan ser conocidas y misiones que esperan el héroe que las afronte.

Conocido el qué, falta saber el cómo. Una de las bazas que la franquicia no ha sabido resolver en sus tres títulos. Por muy enriquecido que pueda estar tu universo, de nada sirve si no apetece explorarlo. En primer lugar nos encontramos con una historia que no acaba de arrancar. Quizás sea porque, a partir de un buen principio, carece del gancho y el suspense como para centrarse en ella. Puede que las cuatro o cinco misiones secundarias disponibles desde el principio tengan algo que ver. Son más atractivas, y una vez elegidas, es casi seguro que acabes enrolado en tres o cuatro más por el camino. El caso es que la importancia del objetivo principal se diluye con facilidad.

Además Risen 3 abusa de un único tipo de narración. Sólo interactuando con los personajes conoceremos su mundo, su universo. Nos encontramos en un mundo que no vendrá a nosotros. No le pedimos 'scripts' en un aluvión de escenas bajo guión, pero le exigimos que esté menos muerto. Los personajes se mantienen estáticos, prácticamente inanimados exceptuando algunos que se relacionan mediante conversaciones que rápidamente pasan a entrar en bucle. Echamos de menos algo más de vida en los parajes que visitamos.

Risen 3: Titan LordsRisen 3: Titan LordsRisen 3: Titan Lords

El otro elemento que hace cojear al tercer Risen es el sistema de combate. Recuerda al propuesto por las sagas Witcher o Fable, pero con peor ejecución. Especialmente en el arranque del juego, queda demostrado que las batallas cuerpo a cuerpo serán decepcionantes. Planteadas a través de un único comando de ataque y otro de defensa, a excepción del eventual QTE (combinación sincronizada de botones), las peleas quedan relegadas al tedio de esperar, atacar o esquivar y defender. Una y otra vez con cada enemigo. Además el sistema de detección de impactos tiende a errar y la IA es casi inexistente, poniéndonos en situaciones de combate con inferioridad numérica en las que el enemigo ataca de uno en uno, sin aprovechar su ventaja. Frustrante.

Las físicas, en especial al movernos por cada zona, son bastante simples teniendo en cuenta lo que estamos acostumbrados a ver hoy en día, llegando a tener la sensación de que Risen 3 pertenece a una generación que ya hemos dejado atrás. No hablamos de un juego que se enorgullezca de su poderío gráfico, en especial para las versiones consoleras. El título de PC, la mejor versión, por lo menos ofrece un buen optimizado y un correcto grado de personalización, y deseábamos que tras tropezar en lo mismo en las primeras entregas, a la tercera fuera la vencida. Con todo, no es que el heredero espiritual de Gothic tenga muchas carencias, más bien son pocas, pero se hacen notar.

Llegados a este punto resulta difícil ofrecer una única valoración. Risen 3 tiene puntos fuertes, bebe del RPG europeo clásico sin dejar de perder su esencia en sus anteriores entregas y no te lleva de la mano. Hay mucho que explorar, mundos e historias por conocer. Nuestro héroe puede ser de muchas maneras, versátil en cada una de ellas. Por otro lado, el sistema de combate está ahí, no se pueden obviar sus defectos. Los tiempos de carga también entorpecen la aventura dejándonos, inevitablemente, a medio camino entre lo bueno y lo malo. Aún así, si perdonáis esos dos puntos y disfrutasteis con los anteriores proyectos de Piranha Bytes, encontraréis muchas horas de entretenimiento perdiéndoos en el mundo de Risen 3: Titan Lords

Risen 3: Titan LordsRisen 3: Titan Lords
Risen 3: Titan LordsRisen 3: Titan LordsRisen 3: Titan LordsRisen 3: Titan Lords
06 Gamereactor España
6 / 10
+
Libertad para explorar, casi desde el principio, un mundo lleno de historias y sitios llenos de fantasía. Un concepto RPG clásico sin rarezas, claro y con mucha variedad.
-
El sistema de combate es mecánico, básico y con tendencia a los fallos. La inteligencia enemiga es nula. Pese a su riqueza, el mundo no es nada orgánico. Los tiempos de carga, junto con los modelos algo anticuados, dejan al juego algo desactualizado.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Risen 3: Titan LordsScore

Risen 3: Titan Lords

ANÁLISIS. Autor: Julián Plaza

Piranha Bytes se ha enfrentado a uno de los retos más complicados en el mundo del videojuego.

Risen 3: Titan Lords

Risen 3: Titan Lords

AVANCE. Autor: Martin Eiser

Piranha Bytes vuelve a las raíces de fantasía medieval de su serie RPG tras el desvío pirata de la segunda entrega.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.