Español
Gamereactor
análisis
Rocket League

Rocket League

Le hemos estado dando al balón con nuestro parachoques en el híbrido de fútbol y carreras de Psyonix.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ
HQ

Hay dos cosas que siempre me han gustado y en las que quería ser mejor: el fútbol y conducir. Juego a fútbol desde que era joven, pero nunca se me dio tan bien como me gustaría. Y respecto a conducir, no aprobé el examen hasta los treinta; tampoco tengo un talento innato. En el ámbito digital-virtual se me da un poco mejor, pero tampoco soy un experto en ninguna de las dos cosas. Así que cuando llega un juego que combina ambas y me invita a quedar a la altura del betún en las dos a la vez, siento interés y aprensión a partes iguales.

Por suerte para mí, no tendría que haber sentido ninguna aprensión. Tras un par de partidas mediocres que, la verdad, no me convencieron mucho, Rocket League me enganchó para no soltarme.

Lo mejor del juego es su simplicidad. Hay coches de aspecto parecido a los de control remoto, una pelota gigante y una portería. El coche mete la pelota en la portería. Muy simple. Bueno, lo sería, si no fuera porque el hecho de que haya un montón de coches propulsados por cohetes que van disparados por el estadio suele causar bastante caos, y muy a menudo los partidos acaban consistiendo en violentas embestidas contra los demás coches y robos de goles a la mínima oportunidad. Pero no importa, es todo diversión y juegos.

Publicidad:

Hay varios modos de juego, y empezamos por las actividades en solitario porque son un buen calentamiento para el modo multijugador principal. En primer lugar, cuando te quitas de en medio los modos de entrenamiento, está el modo de exhibición estándar, en el que puedes practicar con partidos desde 1 vs 1 hasta 4 vs 4. Cuantos menos jugadores haya, más simple será el partido, así que un 1 vs 1 es bastante más tranquilo comparado con el caos de un 4 vs 4. El primero se centra más en las habilidades individuales, mientras que el segundo consiste en beneficiarse de la carnicería que se desarrolla en pantalla y aprovechar el momento de marcar gol en cuanto se presente.

También hay un modo de temporadas, en el que formas un equipo para jugar en miniligas y los ganadores juegan partidos eliminatorios hasta que se anuncia el campeón. Ambos modos son para un solo jugador, y son buenos como distracción para pasar un par de horas, pero lo que realmente destaca en Rocket League es el modo multijugador.

Usar los puntos que obtienes por competir en partidos, incluir acciones en cada partido como paradas, asistencias y, desde luego, goles, te permitirá subir de nivel y desbloquear opciones de personalización con las que podrás modificar tus coches. Hay una variedad bastante decente, desde diferentes chasis hasta varios tipos de pintura y opciones decorativas para diferenciarte aún más de los demás; pero al fin y al cabo el campo de juego es igual para todos, y de lo que dependes es de tu habilidad al jugar.

HQ
Publicidad:
Rocket LeagueRocket League

Cuando dominas tu coche y los controles, llega el momento de aventurarte en el mundo online e intentar enfrentarte a oponentes humanos. Puedes jugar con amigos en partidas propias, o contra cualquiera que esté dispuesto en listas de juego aleatorias y por clasificación. Por lo que hemos podido ver, Rocket League ofrece una formación de equipos bastante sólida, y no parece costar mucho entrar en una partida. Si hay vacantes en un equipo, habrá 'bots' para llenar el hueco.

Esto da lugar a buenas partidas que tienden a ser muy equilibradas. Aunque en una partida jugué con dos 'bots' en mi equipo contra un 'bot' y dos jugadores humanos, y les hicimos morder el polvo. Mis dos 'bots' superaban claramente a sus contrarios, y cada uno de nosotros marcó un 'hat-trick'. Aun así, en general los equipos y sus oponentes suelen estar al mismo nivel, y no hay muchas victorias por goleada.

Los partidos son tensos, pero se disfrutan mucho, incluso si pierdes. Sobre todo si usas la pantalla dividida. Durante las frenéticas batallas por la posesión del balón, la simplicidad de las mecánicas deja paso a la estrategia con más matices que pueden emplear los jugadores más preparados, y los rebotes, pases entre los compañeros de equipo y tiros con ángulo son esenciales en el repertorio de trucos de todos los jugadores.

También hay disputas en el aire por la pelota. Los jugadores pueden subir y bajar por las paredes, e incluso engancharse al techo por un momento. Hay coches que dan saltos, oportunidades para hacer paradas de último minuto y heroicos goles en la prórroga que te hacen ganar el partido. Marcar un tanto libera una onda de energía que derriba a todos los jugadores y los aleja de la portería, y es súper satisfactorio ver explotar la pelota al cruzar la línea.

El juego tiene un aspecto genial, con un montón de efectos visuales, como la pelota explosiva que ya hemos mencionado, o las llamas/burbujas/chispas que saltan de la parte trasera de tu coche cuando activas el propulsor (se recarga al conducir por el campo recogiendo combustible). El lenguaje visual es simple y sin adornos, mantiene la sencillez del resto del juego; y gracias a la cámara inteligente (puedes acercarla a la pelota con pulsar un botón) es fácil mantenerse al tanto de lo que ocurre en todo momento.

Me lo he pasado muy bien con el juego hasta ahora, incluso en las partidas que he jugado yo solo, cuando los servidores no funcionaban. Mi única (y pequeña) preocupación tiene que ver con la longevidad del juego: aún está por ver si tiene el gancho necesario para hacer que juegues regularmente, pasadas las primeras semanas.

Sea a corto o largo plazo, Rocket League ofrece una diversión multijugador fantástica, tanto es así que resulta muy fácil recomendarlo. Jugamos la versión para PlayStation 4 que se regaló a los suscriptores de PS Plus este mes, pero incluso valiendo 19,99 € para PC, no hay que pensárselo mucho. Es un juego muy bueno, que encaja a la perfección con el viejo cliché de que aprender es fácil, pero ser un experto es más complicado. Aun así, querrás ser un experto, tal es la calidad de esta mezcla aparentemente simple de fútbol y coches.

HQ
Rocket LeagueRocket League
Rocket LeagueRocket LeagueRocket LeagueRocket League
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Genial multijugador, considerable abanico de opciones de personalización, fácil de aprender pero difícil de dominar.
-
La IA es algo irregular en ocasiones, algunas caídas de los servidores, jugar sólo no es tan divertido como online.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Rocket League para Nintendo SwitchScore

Rocket League para Nintendo Switch

ANÁLISIS. Autor: Sam Bishop

¿Creías que Rocket League había alcanzado la cima de su éxito? Pues he aquí otra versión, esta vez para la consola de moda y con opción portátil.

Rocket LeagueScore

Rocket League

ANÁLISIS. Autor: Mike Holmes

Le hemos estado dando al balón con nuestro parachoques en el híbrido de fútbol y carreras de Psyonix.



Cargando más contenido