Español
Gamereactor
avances
Rocket League

Rocket League - impresiones

Según Psyonix, el futuro del deporte son coches jugando al fútbol. Hemos tenido ocasión de hablar con el estudio y probar su nuevo juego.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Ya hace tiempo que no acabáis con un amigo desde vuestro escondite en una caja de cartón. No en vano, los servidores de Metal Gear Online se cerraron hace ya casi tres años. Lo mismo pasa con casi todos los juegos lanzados en 2008, ya sea Super Smash Bros. Brawl, Race Driver: Grid o Resistance 2: los servidores de todos ellos han sido cerrados.

Pero los de Supersonic Acrobatic Rocket-Powered Battle-Cars sobrevivieron.

¿Quién hubiese imaginado que un modesto juego de PlayStation Network sobre coches que juegan al fútbol iba a ser (casi) el único superviviente de uno de los años más grandes de la historia de los videojuegos?

HQ
Publicidad:

Con su título absurdamente largo y alocado, y con unas leyes físicas de la pelota nada intuitivas, la pronunciada curva de aprendizaje de Supersonic Acrobatic Rocket-Powered Battle-Cars lo convertía en un juego difícil para los nuevos usuarios. Lo cual es una pena, ya que los que consiguieron ir más allá acabaron encontrando algo maravilloso bajo el capó.

Y aquí es donde entra Rocket League. Tras años de rumores sobre una continuación de Battle-Cars, el año pasado por fin pudimos echar un vistazo al nuevo juego ambientado en el mundo del fútbol automovilístico. Ahora hemos podido probar la beta, que ha recibido muchas alabanzas y atenciones durante las últimas semanas. El equipo de Psyonix está intentando que esta entrega sea más accesible para los nuevos jugadores, a la par que intentan mantener ese atractivo que conseguía que los veteranos volviesen constantemente a Battle Cars. Un equilibrio difícil de alcanzar.

Lo primero que nos llamó la atención sobre Rocket League fue que resultaba mucho más pesado que predecesor. Mientras que en Battle-Cars los balones rebotaban entre paredes y era fácil que un disparo recorriese todo el campo, ahora es necesario generar bastante velocidad para conseguir mandar la pelota a las nubes. Al principio esto resulta un poco arduo y no tardamos en percatarnos de que nuestros viejos trucos y técnicas ya no funcionan como antes. No vamos a negar que hemos tenido un pequeño impulso de encender la PS3 y volver al viejo juego.

Pero tras un par de partidos se nos quitaron las ganas de volver al antiguo. Puede que Rocket League tenga un ritmo un tanto lento y, sí, el balón parece más pesado, pero no tardamos mucho en empezar a ver los beneficios de las nuevas leyes físicas. Tan solo hacía falta añadir un poco más de peso detrás del balón. La pelota se comporta de forma más real. Los saltos de conejo y las patadas de bicicleta (es decir, hacer un salto invertido con el coche) no mandan la pelota por las nubes como antaño, ni tampoco sale disparada con el más ligero toque.

Publicidad:
Rocket League

Las físicas más realistas de la pelota no son un accidente. Según nos cuenta Jeremy Dunham, de Psyonix, los desarrolladores no querían que el jugador tuviese que aprender a usar físicas especiales en su juego, sino que querían que pudiesen hacer lo que esperaban hacer con una pelota. AL mismo tiempo, han ralentizado el ritmo del juego para potenciar el juego en equipo y que los jugadores puedan tener más oportunidades de pasar la pelota y de preparar los disparos.

Es fácil percatarse de ello mientras juegas. Para la mayoría, pasar la pelota en Battle-Cars suponía mandarla a la pared y directa al área, con la esperanza de que tu compañero de equipo pueda saltar más que los demás y llegar antes al balón. En Rocket League es más fácil conseguir realizar un pase directo y hacer que el ritmo general del juego sea menos parecido al voleibol y que recuerde más al hockey o al fútbol.

Incluso en los contraataques, que en Battle-Cars suponían disparar desde tu propio campo, ahora es recomendable preparar una buena sucesión de pases. La probabilidad de que la pelota llegue de una portería a la otra es mucho más pequeña que antes.

Rocket League

En Rocket League es mucho más fácil añadir derrapes a tus tiros y regates. Si calculas bien los tiempos, podrás pisar el freno y girar justo antes de golpear la pelota para impactar al límite y hacer que sea posible marcar desde ángulos aparentemente imposibles. Dominar esta técnica resulta extremadamente satisfactorio y suponemos que acabaremos invirtiendo muchas horas en perfeccionar la técnica.

También habrá muchas novedades fuera de los campos de fútbol. Uno de los problemas del primer juego era que el modo online tenía mucho retraso de lanzamiento y que el juego acabase dependiendo completamente de los servidores de los jugadores. Esta vez, Psyonix va a ofrecer sus propios servidores dedicados en Europa y Norteamérica. Y, pese a contar lo que podría haber sido una cantidad récord de coches futbolistas compitiendo, parece que están a la altura de las necesidades.

Jeremy también nos habló un poco sobre el nuevo modo Temporada para los jugadores que estén menos interesados en los servidores y en el juego online y prefieran jugar contra la máquina. Este modo será parecido al modo Temporada de otros juegos como FIFA o Madden, en los que se puede competir en campeonatos, eliminatorias e incluso personalizar al equipo. También será posible que nuestros amigos se unan a la partida o la abandonen cuando quieran, para disfrutar así del clásico modo cooperativo con todos sentados en el mismo sofá.

Será interesante ver si la IA puede ser un rival digno de los jugadores humanos. Tuvimos un par de oportunidades de formar equipo con jugadores de la inteligencia artificial e incluso de enfrentarnos a ella y, por ahora, parece desenvolverse mucho mejor que en el juego anterior. ¡Incluso marcó un par de goles! Posiblemente, los porteros de la IA tienen mucho que mejorar... aunque lo justo es reconocer que los nuestros también.

Rocket LeagueRocket LeagueRocket League

En general, Rocket League parece estar repleto de contenido. Cuando se lance para PC y PS4 este verano, jugará en una liga diferente a la de su predecesor a nivel de gráficos, comportamiento de la IA y rendimiento. De cualquier otra compañía, como por ejemplo Electronic Arts, hubiese bastado con eso para sacar una secuela. Pero Psyonix no quiere dejarlo ahí.

Han añadido un nuevo modo Temporada, personalización de los coches, nuevos tutoriales y un sistema de emparejamientos más inteligente que te enfrenta a jugadores con un nivel de habilidad similar. Según Jeremy, Psyonix incluso ha llegado a hablar con Sony para implementar la posibilidad de jugar entre varias plataformas.

Pese a todo esto, lo que más satisfará a los viejos aficionados de Battle-Cars será saber que la jugabilidad básica sigue inalterada: coches jugando al fútbol, sin reglas, sin jugadores fingiendo lesiones y sin Blatter por ahí incordiando. En vez de eso, aquí nos esperan estrategia, regates y grandes explosiones cada vez que marquemos un gol. Tal y como estaba pensado el fútbol en sus orígenes. Tan solo nos queda por saber si los servidores seguirán activos en el año 2022. Tenemos el presentimiento de que sí.

HQ
Rocket League
Rocket League
Rocket League
Rocket League
Rocket League
Rocket League

Contenido relacionado

0
Rocket League para Nintendo SwitchScore

Rocket League para Nintendo Switch

ANÁLISIS. Autor: Sam Bishop

¿Creías que Rocket League había alcanzado la cima de su éxito? Pues he aquí otra versión, esta vez para la consola de moda y con opción portátil.

0
Rocket LeagueScore

Rocket League

ANÁLISIS. Autor: Mike Holmes

Le hemos estado dando al balón con nuestro parachoques en el híbrido de fútbol y carreras de Psyonix.



Cargando más contenido