Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
Sakura Wars

Análisis de Sakura Wars

Sega ha lanzado su primer juego de Sakura Wars tras quince años, esta vez centrado un poco más en el público occidental.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

¿Alguna vez has deseado vivir en una versión steampunk de Japón de principios del siglo veinte, en el que todas las artistas de espectáculos teatrales fuesen mujeres que, además de actuar, manejasen robots de manera encubierta y defendiesen Tokio contra hordas de demonios malvados del inframundo? ¡Por supuesto que sí! Al menos, esa es la respuesta que Sega espera escuchar ahora que lleva la serie Sakura Wars a PlayStation 4.

Sakura Wars, puede ser una serie desconocida para la mayoría de jugadores fuera de Japón, a menos que se hayan topado con algunos de sus personajes en Project X Zone para 3DS, donde han aparecido como invitados. Sin embargo, en el mercado nipón los juegos han vendido 4,5 millones de copias y que no haya estrenos internacionales se debe más bien a la plataforma que se ha elegido para su lanzamiento. El primer juego se diseñó para Sega Saturn, la consola de Sega de 1995. Aunque esta no se vendió muy bien en occidente, superó en ventas a la poderosa Nintendo 64 en Japón. Después de un tiempo, Sakura Wars llegó al mercado para Dreamcast, justo antes del lanzamiento del quinto juego de la serie para PS2 y Wii, el primero en comercializarse internacionalmente.

El último juego cosechó menos ventas de lo esperado y Sega decidió cambiar su enfoque y se centró en una nueva serie similar a esta, Valkyria Chronicles (que ha causado mucho más interés a nivel internacional). Tras quince años de inactividad, Sega ha retomado Sakura Wars con una especie de reboot ligero, esperando que esto facilite la inmersión en la serie a los usuarios de otros países y que no tengan conocimientos previos sobre el juego.

Como hemos dicho anteriormente, la historia tiene lugar en un mundo alternativo de estilo steampunk, en el que existen los demonios y los mechas de combate. Sin embargo, ser una experta en el manejo de mechas no es suficiente. Estas chicas, cuando no están dirigiendo máquinas asesinas gigantes, tienen que cantar y bailar como parte de representaciones teatrales, que, en los juegos anteriores, ya servían de tapadera para poder llevar a cabo operaciones de combate. Diez años antes de la historia que se narra en el juego, todas las plantillas de espectáculos y combate del mundo en aquel momento (los héroes de los anteriores juegos) se reunieron para la última batalla contra los demonios, pero nadie ha oído hablar de todas estas personas desde entonces.

El relato hace un salto en el tiempo hasta el año 1940, en el que una nueva generación de artistas de espectáculos aparece sobre el escenario. Asumes el papel de Seijuro Kamiyama, al que acaban de nombrar capitán de la División de Combate Floral Imperial. El equipo de combate y el teatro han visto mejores tiempos y ahora son tan solo una sombra de su pasado tan grandioso. Kamiyama debe estar a la altura y asegurar la supervivencia del grupo en estos tiempos modernos.

La narración y la ambientación son un poco peculiares, pero te adaptarás pronto y verás que esta combinación de steampunk, kimonos y chicas que se hacen pasar por Power Rangers funciona mejor de lo que esperabas. El juego tiene muchas escenas encantadoras y muchas personalidades que ofrecer. Esta atmósfera alternativa es llamativa y consistente, así que, aunque el elenco es bastante caótico, funciona bastante bien. No estamos buscando innovaciones magníficas ni una historia revolucionaria (de hecho, el relato es bastante predecible), pero la trama tiene suficientes puntos a favor para que le dediques las algo más de veinte horas que se necesitan para jugarlo entero.

Sakura Wars

Uno de los factores definitorios del videojuego es su motor gráfico, que es una versión desarrollada del Hedgehog Engine 2 de Sega. El resultado es un juego que presenta la estética en anime de la serie de una forma bonita y refinada, que se ajusta a la generación de consola actual. Tanto los movimientos como las animaciones están más definidos de lo que se espera en este tipo de juego, así que esperamos que Sega siga mejorando y utilizando este motor gráfico en proyectos futuros.

El juego también ofrece música de calidad del mismísimo Kohei Tanaka, conocido por su trabajo en One Piece y en juegos como Gravity Rush. Como compositor original de la serie, Tanaka demuestra que no tiene problema en volver a proyectos pasados para darles vida de nuevo. Además, la actuación vocal es magnífica. Con todas estas características, el juego se presenta con muy buena pinta de primeras. Cabe mencionar que las voces solo están disponibles en japonés, lo que puede ser un factor decisivo para aquellos jugadores que no se sientan cómodos con esto.

Sakura Wars siempre ha sido una serie conocida por mezclar varios géneros y su primer juego combinaba novela visual, simulación de citas y estrategia por turnos, este último basado en la serie de Nintendo Fire Emblem (irónicamente, la última entrega de FE, Three Houses parece estar influenciada de forma similar por los elementos de simulación de citas de Sakura Wars). Este amasijo de géneros está presente también en este juego, pero con algunos cambios (hablaremos de esto más adelante).

Pasaréis la mayor parte del tiempo en el teatro y deambulando por Ginza, hablando con otros miembros de la plantilla, resolviendo tareas sencillas y otras más complejas y jugando a un juego de cartas tradicional japonés: Hanafuda (si habéis visto Summer Wars, la película ilustre de Mamoru Hosoda, puede que ya estéis familiariazados con este juego). Los diálogos cuentan con opciones múltiples que recuerdan a los juegos de Telltale Games, en los que tus elecciones afectan a tu relación con los diferentes personajes, tanto de manera profesional como romántica.

Estas situaciones en las que aparecen opciones dentro del diálogo son algunas de las partes más confusas del juego y muestran varios de sus puntos más débiles. La simulación de citas puede ser divertida para el jugador, por supuesto, pero si el guion flaquea puede dar lugar a situaciones embarazosas y retorcidas. Sakura Wars tiene un guion bastante aceptable, pero hay unas cuantas escenas que te dan la sensación de que el juego está intentando convencerte de hacer algo que no está bien. En muchas ocasiones te ofrece la posibilidad de "colarse en el baño" o "acariciarle la cabeza a la chica de manera condescendiente" y el hecho de estar jugando como capitán de un elenco de personajes femeninos no mejora la situación.

Hemos visto las mismas tendencias el año pasado en Fire Emblem: Three Houses con toda esa dinámica de poder profesor/estudiante, pero Sakura Wars ha ido todavía más lejos. Solo esperamos que los creadores de videojuegos japoneses se den cuenta algún día de lo que suponen las relaciones de poder asimétricas y de cómo crean, en general, malas intenciones en los simuladores de citas, algo que, si cambiase, podría tener como resultado juegos mejores.

Sakura Wars

Cuando no estáis deambulando alrededor del teatro o hablando con otros personajes, es hora de dirigirse al mecha y derrotar demonios o, mejor todavía, robots enemigos creados con magia demoníaca, como es tradición en la serie. Los juegos previos de Sakura Wars presentaban estrategia por turnos, pero esta vez los creadores han reemplazado esta característica por acción hack and slash en tiempo real. Llevarás a la batalla a dos subordinados para luchar contra decenas de enemigos que esperan a ser abatidos, lo que puedes conseguir mediante ataques normales, golpes menores y más fuertes o definitivos, cuando la barra de poder de esta última opción esté llena.

Es bastante evidente que este Sakura Wars se ha inspirado en los juegos Dynasty Warriors y en sus diversos spin-off, y el cambio le podría haber sentado bien. El problema está en la práctica, pues la dinámica del combate no es ni profunda, ni progresiva, ni plantea ningún desafío. No hay combos, tipos de ataques o armas para desbloquear y el sistema de combate se reduce a apretar los botones de manera monótona y sin sentido. El desbloqueo de objetivos ayuda a seguir adelante en medio del caos, pero se ha desperdiciado tanto potencial que al juego le sigue faltando diversión.

En resumen, Sakura Wars es un buen punto de partida para adentrarse en la serie tradicional y aquellos a los que les llame la atención la esencia del juego lo encontrarán divertido. La plantilla del teatro pasa mucho tiempo hablando y diciendo que no están a la altura de la fama y la grandeza de sus predecesores, una cuestión con la que los jugadores veteranos pueden estar más o menos de acuerdo, pero los jugadores a nivel internacional puede que no opinen lo mismo. De todas formas, Sakura Wars demuestra que esta mezcla de géneros funciona, aunque, por desgracia, el juego no siempre está a la altura. Se podrían evitar muchos momentos embarazosos si el guion fuese mejor y estuviese más refinado. Además, el sistema de combate no es nada profundo y el desafío es casi inexistente. Aun así, Sakura Wars presenta muchos aspectos positivos y varias escenas interesantes gracias a una presentación audiovisual magnífica y atractiva. Esperemos que el título rinda bastante bien y que haya pronto un pack remasterizado con los anteriores juegos.

Sakura Wars
06 Gamereactor España
6 / 10
+
Buen punto de partida para adentrarse en la serie, motor gráfico bien diseñado, buena banda sonora, bastantes momentos agradables y divertidos.
-
Historia predecible, sistema de combate aburrido y superficial, personajes irregulares, escenas embarazosas con una dinámica de poder retorcida, sin opciones de audio en otros idiomas.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Sakura WarsScore

Sakura Wars

ANÁLISIS. Autor: Ingar Takanobu Hauge

Sega ha lanzado su primer juego de Sakura Wars tras quince años, esta vez centrado un poco más en el público occidental.



Cargando más contenido