Gamereactor / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands / 中國 / Indonesia / Polski
Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
Shadow of the Tomb Raider

Análisis de Shadow of the Tomb Raider

¿Está el "momento definitivo" de Lara Croft a la altura de las expectativas?

  • Texto: Sam Bishop
Facebook
TwitterReddit

La intrépida Lara Croft lleva pegando tiros y saqueando tumbas más de 20 años, pero en 2013 Crystal Dynamics y Square Enix decidieron llevarnos a los orígenes de su historia, a su primera aventura, para asistir al nacimiento de la Tomb Raider, un relato sobre esas raíces que continuó en 2015 con el más amplio y ambicioso Rise of the Tomb Raider. Ahora la tercera y última pieza de esta trilogía cierra esa historia con Shadow of the Tomb Raider, que su nuevo estudio desarrollador, Eidos Montreal, lleva meses definiendo como "el momento definitivo" de Lara Croft. En otras palabras, es el punto en el que la señorita Croft finalmente se convierte en lo que la han llamado todos sus juegos, una asaltadora de tumbas. Por algún motivo, nunca contaron para esa denominación todas las que asaltó en los dos juegos anteriores...

De hecho, toda la mercadotecnia de esta entrega parece venir sugiriendo que aquí hay mucho más en juego y que será un auténtico final épico para la trilogía, cuando se cumple un lustro de la presentación de esta Lara más joven, sufrida y creíble. Y al principio de la partida todo indica que van por el buen camino en esa dirección, pues durante la primera hora y pico Lara recupera una daga antigua solo para descubrir que con las prisas ha provocado un evento apocalíptico capaz de devastar todo a su paso.

Por si fuera poco, como era de esperar los malos de Trinity tampoco van a dejar a nuestra Lara saquear en paz, y Dr. Pedro Domínguez se presenta con sus matones armados para amenazar su vida a cada paso y quedarse con el puñal sagrado. El problema es que esa daga tiene el poder de cambiar el mundo a la voluntad de su poseedor si se combina con otro artefacto, de modo que la aventura se convierte en una carrera contrarreloj para encontrar al señor Domínguez antes de que sea demasiado tarde. Y es ahí donde verdaderamente empieza el juego, con un aterrizaje forzoso en Perú tras los pasos de Trinity.

Shadow of the Tomb Raider
Shadow of the Tomb RaiderShadow of the Tomb RaiderShadow of the Tomb Raider

Sin querer hacer demasiado spoiler de la historia, tenemos que subrayar que, por mucho que esa campaña de marketing hablara muchas veces de hacerte sentir que tus actos tienen consecuencias, la verdad es que no nos ha quedado esta impresión tras acabarnos el juego. Vale, está el tema no baladí del apocalipsis, pero no lo vuelven a mencionar, e incluso cuando nos hacen la pregunta cliché de "¿a cuántas personas has matado?" como para intentar cuestionar nuestra moral, lo cierto es que la cosa no ha cambiado demasiado en líneas generales. Seguimos en busca de artefactos místicos, disparando a todo el que se pone en nuestro camino y mostrando una temeraria indiferencia respecto a las ruinas y antigüedades.

Lo que sí nos ha gustado es que esta vez Jonah se apunta a la aventura de una forma más prominente y significativa, en lugar de terminar perdido durante medio juego como le pasó en Rise. De esta manera ofrece un buen contrapunto a la visión obcecada de Lara y le ayuda en situaciones sociales en las que ella se encuentra más incómoda. Es un personaje más desarrollado en importante en esta ocasión, y tiene un rol integral en el guion de principio a fin.

Jonah va con nosotros durante toda la incursión en Perú, donde también conocemos a los serviciales habitantes de Kuwaq Yaku y a los de Paititi, el mundo que hace de hub distribuidor y que ya habíamos visto al detalle en tráilers y vídeos anteriores. Se trata del mundo conector más grande jamás visto en la serie, y aunque la ciudad está gobernada por una secta asesina, toca quedarse por sus calles para intentar encontrar el misterioso segundo artefacto y al tiempo evitar que Trinity le eche el guante.

Shadow of the Tomb Raider
Shadow of the Tomb RaiderShadow of the Tomb RaiderShadow of the Tomb Raider

El territorio de Paititi sirve al juego para abrirse literalmente, pues te separa de las secciones más lineales que se suelen ver en otros exponentes del género. Hay misiones secundarias por completar, mercaderes con los que interactuar y cuevas repletas de interesante loot por descubrir y saquear. Y aunque suena tentador, el problema es que ninguno de estos elementos engancha de veras. Pese al gran tamaño de Paititi, nunca sentimos el atractivo necesario como para quedarnos demasiado tiempo, y sus misiones secundarias tampoco ofrecen demasiada emoción si las comparas con los grandes momentos de la historia principal. Van desde recuperar el dado de un chaval hasta liberar a los rebeldes, y casi siempre van acompañadas de un diálogo bastante pobre entre Lara y los PNJ. No hay que menospreciar la utilidad de los vendedores para mejorar el equipamiento de Lara, y tampoco hay que olvidar que merece la pena explorar las zonas secretas por sus recompensas, pero quitando esas paradas rápidas, la ciudad no terminó de generar un gran interés.

Más allá de Paititi, la trama principal resulta bastante lineal, como ocurrió con las entregas anteriores. De hecho, mucho de lo que encontrarás en Shadow deja sensaciones muy similares a los otros títulos (sobre todo Rise), en tanto que vuelven los elementos de supervivencia, el combate hace el mismo énfasis en el sigilo y te tiras todo el rato trepando y escalando por las paredes. Lo que pasa es que se pierde la sensación de novedad y parece que estás jugando a lo mismo si hablamos de los pilares centrales de la dinámica de juego, quitando un par de detalles y trucos para aderezar las cosas.

Lo que sí cambia bastante son los lugares y entornos, con la jungla proporcionando nuevas posibilidades para el ataque que se basan en la oscuridad, el camuflaje o meter miedo a los enemigos. Esto es lo más satisfactorio de Shadow of the Tomb Raider, y las herramientas que pone a tu disposición lo hacen aún mejor. Usando el barro puedes pasar inadvertida en las paredes cubiertas de follaje o en los arbustos, y hay armas nuevas como una flecha que provoca un ataque histérico a los soldados, lo que te hará sentir como Batman en Arkham, viendo cómo tus enemigos pierden la cabeza conforme vas eliminándolos uno a uno.

Por lo tanto, y en progresión adecuada respecto a sus predecesores, el combate puede que sea el fuerte de Shadow of the Tomb Raider, ya que sabe construir sobre los cimientos de las dos entregas previas. Conseguir ganarle la partida a los oponentes y atacar en secreto sigue siendo muy divertido, si bien nos habría gustado encontrar más ocasiones en las que hicieras de depredadora en la selva oscura, porque es en esos momentos cuando esos elementos brillan de verdad. Y si no consigues permanecer en la oscuridad siempre puedes usar escopetas, rifles de asalto o pistolas, lo que tampoco funciona nada mal.

Shadow of the Tomb Raider
Shadow of the Tomb RaiderShadow of the Tomb RaiderShadow of the Tomb Raider

Una novedad no tan bienvenida en el sistema de juego es el mayor hincapié en la exploración subacuática. Nadar nunca ha sido lo mejor de los juegos de Tomb Raider, y por mucho que quieran destacar el miedo y la tensión metiendo a Lara debajo del agua, la atmósfera termina superada por el hecho de que la mecánica de natación no es precisamente divertida, y a la vez tienes que intentar camuflarte entre las plantas porque anguilas y pirañas te quieren merendar. Además, los escenarios en los pasajes subacuáticos son muy sosos y poco elaborados, así que terminan haciendo de pasillos para ir de un lado a otro.

Fuera del agua vuelve a ser el Tomb Raider clásico, con sus movimientos de exploración. Vas a tener más 'casis' que Nathan Drake, y por supuesto una buena ración de muertes horripilantes cuando fales. Escalar y reptar a través de la naturaleza salvaje y de los templos en ruinas sigue estando a la orden del día, y ahora puedes aprovechar las copas de los árboles para superar a los enemigos que te sorprendan por detrás. Pero, de nuevo, si ya has jugado a Rise, te sabrá a más de lo mismo.

Con todo, quizá nuestra mayor pega respecto a Shadow of the Tomb Raider es que los momentos más importantes de la historia parecen mal acabados. Ya hemos dicho que el tema catastrófico desaparece durante casi todo el juego, y aunque no queremos destripar lo que pasa más adelante, hay otros aspectos -como los enlaces con el pasado de Lara- que se tocan de puntillas. Esto ocurre hasta el punto de que uno de los elementos más interesantes del juego, una escena de flashback, ocurre de forma casi aislada respecto al resto de la historia, mientras que los lazos con la familia de Lara y el estudio de su padre quedan muy flojos y poco convincentes. Había potencial, pero nunca sentimos que hubiera significado en el guion más allá del bucle de matar a los malos y encontrar artefactos.

Shadow of the Tomb Raider
Shadow of the Tomb RaiderShadow of the Tomb RaiderShadow of the Tomb Raider

Durante el transcurso de la partida recoges puntos de habilidad con buen ritmo, sobre todo si te tomas tu tiempo para explorar el contenido extra, y como ocurría en los juegos predecesores puedes usar esos puntos en los campamentos y fogatas para desbloquear habilidades. El árbol de las mismas es bastante grande, y ya seas más de combate, exploración o supervivencia, tendrás que pensar con cuidado antes de invertir en una de las muchas opciones.

Los elementos de supervivencia y crafteo también siguen siendo prácticamente idénticos a Rise; puedes cosechar y recolectar de todo, desde árboles y plantas hasta las pieles de los animales muertos, para luego fabricar objetos de salud, flechas, mejoras o nuevo equipamiento. No es demasiado profundo, pero el sistema funciona bastante bien y te obliga a estar alerta, sobre todo en las dificultades más altas. Los vendedores también te ayudan a recolectar ingredientes, mientras que mejorar tus habilidades de supervivencia en los árboles correspondientes ayuda para que la búsqueda sea más sencilla y eficiente.

Hablando de desafío, se pueden ajustar tres niveles de dificultad para una experiencia a gusto del usuario: combate, exploración y puzles. Es una buena idea puesto que se pueden alinear los tres si lo prefieres, pero también puedes poner por ejemplo rompecabezas duros que te hagan echar humo el cerebro, pero combates facilones. Viceversa, puedes hacer que Lara vaya soltando las soluciones de todos los puzles.

Ten esto en cuenta porque quizá lo necesites dentro de las nuevas tumbas, que son otro de los destacados del juego. Los escenarios vuelven a apostar por la oscuridad, el miedo y las apreturas. En la mayoría descenderás el abismo hasta casi tocar el infierno, pero nuestra favorita fue un barco pirata abandonado en el que nos tuvimos que colar. Los jugadores más curiosos encontrarán recompensa en Shadow, ya sea nuevas habilidades o equipo del bueno.

Shadow of the Tomb Raider
Shadow of the Tomb RaiderShadow of the Tomb RaiderShadow of the Tomb Raider

Mucho ganó Rise of the Tomb Raider a nivel gráfico para convertirse en un espectáculo visual, algo que se mantiene en esta entrega, con el verdor de la selva y las pirámides olvidadas de Perú y México recibiendo el tratamiento que cabe esperar de la serie hoy en día. Es una delicia para el ojo visitar y explorar estas enormes localizaciones y observar el entorno cuando el juego te deja un respiro. Lo bueno además es que el juego va suave y fluido incluso dentro de las batallas más explosivas. Lo malo es que los tiempos de carga son larguísimos, así que ve preparándote para ser paciente antes de deleitarte con esos gráficos.

En conclusión, hemos terminado Shadow of the Tomb Raider sintiendo que es simplemente otro juego de Tomb Raider, en lugar de ese momento definitivo de la trilogía que quería ser. Lo hemos comparado constantemente con sus predecesores casi siempre en el buen sentido, porque vuelve a caminar sobre terreno conocido mientras añade unas cuantas modificaciones menores a la fórmula probada. En otras palabras, los fans de Tomb Raider lo disfrutarán, pero como los momentos clave no alcanzan el clímax que podían alcanzar, tampoco nos queda la sensación de haber jugado un hito en la serie.

Shadow of the Tomb Raider
Shadow of the Tomb RaiderShadow of the Tomb RaiderShadow of the Tomb Raider
Shadow of the Tomb RaiderShadow of the Tomb Raider
¿Es este juego la sombra de lo que podía ser?
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Jonah tiene peso, las Tumbas vuelven a ser divertidas e interesantes, la fórmula sigue funcionando (incluso en el combate), las partes de sigilo selvático son geniales.
-
No parece que las consecuencias tengan la repercusión que se espera, Paititi no es tan interesante, el juego no sabe a nuevo, la apuesta por nadar no sale bien, hay momentazos de la historia a medio hacer.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países