Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
Shakedown Hawaii

Análisis de Shakedown Hawaii

Problemas en el paraíso, porque Vblank vuelve a montar una parodia de GTA a lo retro.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

No es fácil envejecer. Esta es la realidad que el CEO (que es como se le conoce) y protagonista de este juego de acción de Vblank Entertainment titulado Shakedown: Hawaii tiene que asimilar desde el mismo momento en el que arranca la partida. Sus efectivas tácticas de ventas del pasado y sus negocios se van al garete: nadie alquila sus VHS, las ventas en formato físico caen y se lía con las tecnologías modernas que salen a cada paso. El CEO, sin embargo, no se piensa quemar más; en su lugar, ha encomendado a su desastroso hijo (que además tiene delirios de gangster) y a su mano derecha, Al, a levantar el imperio más fuerte, potente y exitoso que jamás haya habido sobre la Tierra.

Así empieza Shakedown: Hawaii, metiéndote de lleno en la faena. Desde el primer momento te deja claro que es una parodia de Grand Theft Auto y que no viene a ser el juego más serio del mundo. Su manejo de la sátira es sensacional, y al mismo tiempo sirve como homenaje a los videojuegos de otros tiempos.

Es la forma más sencilla de explicar en qué consiste esta propuesta a alguien que no conozca la obra de VBlank. Es suficientemente complejo y avanzado como para mantenerte entretenido y un poco apurado, a pesar de que el gameplay mezcla mecánicas de Metal Slug con la perspectiva visual 2D cenital de los primeros GTA. Elementos que casan muy bien, casi a la perfección, con algunas pequeñas excepciones que tenemos que mencionar. Como toda la economía interna del juego, aunque no lo vamos a masacrar porque el conjunto pasa por encima de las partes.

Shakedown Hawaii

Gran parte del tiempo te la pasas pegando tiros, pero el objetivo no es matar y robar a la gente, o al menos no el objetivo general. Tienes que dedicar muchos esfuerzos a levantar ese imperio, así que como líder mafioso en ciernes, hay que conseguir pasta y saber manejarla eficientemente. Por ejemplo, en propiedades y en empresas reales. Hay un ecosistema amplio al que este estudio formado casi siempre por una sola persona le ha dedicado mucho tiempo.

Hay cientos de infraestructuras y multitud de negocios en ventas. Empresas que generan beneficios, dinero para invertir y expandirse. Al principio, lo más importante son los "shakedowns", que básicamente consiste en amenazar a los propietarios de locales para que te paguen una mordida por ofrecerles tu protección. Pura mafia. La grandeza de este juego es que hay variedad para que las dinámicas repetitivas no lo sean, y así puedes hacerlo con técnicas más sutiles como llenar de papel higiénico el WC de un restaurante y tirar de la cadena para inundarlo como irrumpir en una tienda de moda con un lanzallamas. Son crueles, pero son graciosas.

Y una vez que ya tienes suficiente capital, es hora de poner en marcha toda esa infraestructura financiera, es decir, de gastar. Puede que comprar un despampanante traje turquesa en la zona de Miami Vice te despierte el gusanillo, pero lo más lógico es buscar cosas que vayan a producir un rendimiento. Cuando te aproximas al final de Shakedown: Hawaii todo este sistema pierde interés porque ya tienes tantas riquezas que puedes comprar elementos nuevos o mejorar los que ya están en propiedad sin pensar en lo que valen. Sin embargo, llegados a este punto ya tenemos esa sensación de satisfacción del que ha logrado su meta en la vida.

Shakedown HawaiiShakedown Hawaii

Para llegar hasta aquí también hay que sudar. Las escenas de acción también son fantásticas. Hay mogollón de armas y están muy bien hechas para un título de esta perspectiva y estas dimensiones, y los entornos destructibles consigues que no haya dos batallas iguales. VBlank ha construido un mundo enorme que nos lleva más allá del asfalto. Hay ciudades, bosques, selvas, océanos y todo lo demás. La isla nunca se queda corta ni se hace grande gracias a los vehículos que hay a nuestra disposición.

También nos ha encantado el aspecto visual de Shakedown: Hawaii, unos gráficos retro 16 bits simulados, pero mucho más complejos, repletos de ese color y esa fuerza con la que nos imaginamos esta zona del mundo. Es una parte fundamental para entender el tono y el humor general, al igual que todos los efectos de sonido y la música.

Desde la presentación hasta los disparos, pasando por toda la trama y los personajes; excepto la ligereza de la economía ingame, todo lo que hay aquí es fantástico. VBlank ya demostró de lo que es capaz con Retro City Rampage y ahora sube su apuesta con este Shakedown: Hawaii que es sorprendente, impactante, fresco y variado. Nos ha encantado.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Shakedown HawaiiShakedown Hawaii
09 Gamereactor España
9 / 10
+
Muy estético, con gusto, con clase, divertido, viciante y variado.
-
La economía se expande demasiado y deja de importar.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

loading next content