Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

HaloLife is Strange 2Bioshock 4Guía Pokémon Espada y EscudoLuigi's Mansion 3Jurassic World EvolutionFinal Fantasy VIIFIFA 20
Español
Portada
análisis
Shenmue 3

Análisis de Shenmue 3

Tras dieciocho eternos años, Shenmue está de vuelta y parece que todo sigue en el mismo sitio.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Como sabrán los fans acérrimos de Shenmue, la versión traducida del título original se lanzó el 1 de diciembre del año 2000 tras una larga espera. No era sólo un juego nuevo, sino que todo un género vería la luz con él. Utilizaba muchos elementos ya vistos, como las peleas o el movimiento point-and-click, pero Shenmue fue el primer título en apostar por combinar todo en un simulador de vida o «FREE» -Full Reactive Eyes Entertainment en inglés-, como lo definió Yu Suzuki en su momento. Por desgracia, poco después de salir al mercado, Dreamcast empezó a flojear como formato, y dos meses después Sega anunció que centraría sus esfuerzos en el desarrollo de videojuegos para otras consolas.

A pesar de todos estos contratiempos y de que la Dreamcast se dejó de fabricar en 2001, Shenmue 2 se lanzó en dicha consola al final de ese mismo año, al menos en Europa. Y ahí quedó la cosa.

Yu Suzuki se quedó en Sega unos años más y ayudó a crear Virtua Fighter 4 y Outrun 2, pero en 2011 dejó la compañía para centrarse en su propio estudio, Ys Net. Durante todos estos años intentó revivir Shenmue para contar lo mucho que quedaba, pero la franquicia estaba envuelta en un silencio que no auguraba nada bueno y los fans ya daban a Ryo por perdido para siempre.

Shenmue 3Shenmue 3

Cuando se estrenó, se vio como una serie de juegos algo exótica, y no logró mantener la Dreamcast a flote por sí mismo a pesar de ser la inversión más fuerte (la piratería aquí sí hizo mucho daños). Una vez superados los primeros momentos y apreciada la calidad gráfica inusual para la época, los jugadores se encontraban ante un juego que los llevaba de un lado para otro, realizando las mismas preguntas una y otra vez hasta que conseguían dar con una pista, y que así Ryo empezase el ciclo de nuevo.

El combate estaba muy bien presentado y se basaba en los principios de Virtua Fighter, quizá un problema añadido puesto que este no era un título superventas en sí. A pesar de -o quizás gracias a- que los jugadores tenían que acompañar a Ryo mientras hacía todo, ya fuesen tareas monótonas o momentos intensos, al final acababan enganchados a sus aventuras.

Shenmue 3

Por todo eso, por ese pasado, es toda una experiencia surrealista volver a esa cueva fría y húmeda con Ryo y Shenhua para que contemplen dos relieves crípticos que representan un dragón y un fénix, y después seguirlos hasta que salen de ella. El único momento en que pudimos ver un atisbo de la zona en la que se desarrolló todo fue al final de Shenmue 2. Pero nada más empezar Shenmue 3 nos desvelarán que la casa de Shenhua se encuentra en las afueras de un pequeño pueblecito llamado Bailu, situado en una zona rural de China. Sea como sea, lo mejor será irnos acostumbrando puesto que nos pasaremos mucho tiempo por aquí.

Shenmue 3 coge el testigo en el mismo lugar en el lo dejó su predecesor en 2001. Nuestro objetivo más inmediato será encontrar al padre de Shenhua, Yuan, que desapareció en circunstancias sospechosas. Pronto nos daremos cuenta de que han avistado a algunos tipejos foráneos cerca, y con ese dato como única pista, Ryo y Shenhua se disponen a esclarecerlo todo. Es las sección que os contamos con más detalle en nuestras impresiones. Ahora hemos llegado hasta el final.

Esa dinámica de juego a base de preguntas ha sido la parte más criticada -y hasta convertida en memes- pero a Suziki le ha dado igual y en esta nueva entrega se ha mantenido como antaño. Shenmue es simulador de vida repleto de diálogos, y no hay que ignorar a nadie, pues si no hablamos con todos los personajes puede que nos perdamos alguna pista. No obstante, las conversaciones son frases normales cosidas entre sí, por lo que no veremos una retórica loable.

Shenmue 3Shenmue 3

El esplendor de Shenmue reside en la vida diaria de Ryo. Yu Suzuki podría haber terminado dirigiendo telenovelas si esto de los videojuegos no le hubiese funcionado, y lo decimos con todos los respetos. No nos viene a la cabeza ningún otro juego en el que se represente igual a la gente PNJ. No hablamos de que tenga personajes más o menos desarrollados; hablamos de una cantidad ingente de personalidades. Pueden ser jóvenes o ancianos, inteligentes o más cortitos, introvertidos o extrovertidos, o una mezcla de todo lo anterior. O lo que es lo mismo; transmiten la sensación de ser gente normal y corriente. Técnicamente son el eslabón más débil porque este proyecto ha ido corto de presupuesto, pero cuando se lanzó el original, los personajes brillaban por su realismo.

Con Shenmue 3, YS Net ha decidido utilizar un estilo más simple y ha dejado de lado el fotorrealismo para centrarse en traer de vuelta los recuerdos de esta cautivadora franquicia, además de para reducir costes, obviamente. Esta vez no se podrá considerar como una obra maestra en el apartado visual si lo comparamos con los mejores de esta generación. Contará con una atmósfera casi caricaturesca, e incluso algunos personajes que nos encontremos, como el tipo gigantesco que practica taichi en el pueblo, parecerán sacados directamente de un cómic. Esto no impide que podamos establecer vínculos y empatizar con ellos, dicho sea.

También es digno de mención el detalle y el mimo puestos en las tareas rutinarias. Por ejemplo, podremos hacer que una persona pregunte a una joven que practica artes marciales si está interesada en tener una relación amorosa para ver si Ryo podría ligar, o comprar un montón de gashapon coleccionables para dárselos a un niño para que él pueda vender después el set completo y así poder pagar la medicina que necesita su abuelo.

Shenmue 3

Shenmue suple sus carencias de modelado facial y de animaciones con unos escenarios muy detallados. Bailu nos parece un lugar encantador a pesar de que se componga de viejos edificios en una zona rural, y si bien estaremos recluidos en una zona específica a lo largo de la historia, el mapa se irá agrandando según avancemos. Al principio nos tendremos que centrar en lo esencial y no nos agobiaremos por explorar todo. De esta forma descubriremos poco a poco más mercados, regiones y templos magníficos.

Aún así, Bailu no tiene nada que hacer contra Niaowu, el lugar que visitaremos en el segundo acto del juego. Shenmue 3 cuenta con un mundo semiabierto y en constante expansión, y en este caso Niaowu estará lleno de divertidos detalles. Obviamente no estamos analizando un Grand Theft Auto, pero nos encontraremos con que el juego ofrece mucho más de lo esperado, algo digno de halago ya que el juego se financió mediante crowdfunding. Y es que Shenmue 3 no solo no parece estar limitado por una cuestión de presupuesto, sino que además parece que su desarrollador ha querido mantener el listón tan alto como lo dejaron sus predecesores.

Shenmue 3Shenmue 3

Una de las cosas que sí que ha cambiado drásticamente es el combate, ya que ha pasado de ofrecer un sistema poco restrictivo basado en mecánicas heredadas de Virtua Fighter a un sistema algo extraño en el que se mezcla el combate en tiempo real con elementos más tácticos. Ryo contará con una amplia variedad de técnicas sacadas de las entregas anteriores y otras tantas más que aprenderá a lo largo de la tercera.

En lugar de pulsar una serie de botones a la vez o pulsar botones en una sucesión natural, ahora habrá que pulsar una secuencia específica de botones, y la técnica que hayamos escogido se realizará en pantalla un segundo después. No resulta tan intuitivo como debería, la verdad. Por ejemplo, si pulsamos «X, Triángulo, Triángulo» propinaremos un codazo de alcance moderado, pero «X, Triángulo» se convertirá en una patada alta. Tras ello nos tocará esquivar el ataque del oponente -si bloqueamos un ataque Ryo seguirá sufriendo daño, pero menos- en el momento adecuado. Nos parece bastante tosco y extraño, puesto que da lugar a combates que, en lugar de ser momentos álgidos en el juego, no son más que momentos aislados llenos de frustración. Tampoco es que haya muchas peleas, puesto que la mayoría del tiempo estaremos entrenando en los dojos o retando a nuestros amigos a un combate de entrenamiento, así que no tendremos muchas ocasiones de poner en práctica lo aprendido. Tampoco habrá tantos QTE -Quick Time Events- como antes, y esta vez no son tan inhumanos como los de antes.

Shenmue 3Shenmue 3

Aunque esté sumido en una atmósfera de película de kung-fu ochentera, Shenmue no es un título que se base en las peleas, sino más bien en Ryo y en su viaje, y ahora cuenta con compañía para resolver sus dudas y saciar su sed de venganza. Shenhua nunca tuvo la posibilidad de convertirse en un personaje hecho y derecho en Shenmue 2, pero en la tercera entrega tendrá un papel clave en la trama y será nuestra compañía constante. Hemos podido conocerla mejor; pero no en la trama principal, sino en las conversaciones que surgen cuando Ryo vuelve a casa por la noche tras un largo día de preguntas y recolección de chismes. El hecho de que el protagonista tenga que volver a casa cuando se ponga el sol puede sonar como algo repetitivo y cansino, pero en cierta manera es una forma de añadir un toque de realismo al conjunto.

Está claro que Shenmue 3 no es un título para todo el mundo, pero no creemos que nadie lo considerara como tal. Sus predecesores eran juegos raros pertenecientes a un género poco apreciado, a lo que se suma que compartió mercado con algunos gigantes como Goldeneye, Unreal y Halo. Esta entrega se financió mediante gracias a los fans y se creó por ellos, y está claro que a cambio recibirán justo lo que querían. Y no solo ellos, también todos los que han esperado más de una década para poder experimentar un pedazo de historia de los videojuegos por primera vez.

Podríamos compararlo con Death Stranding, la última producción de Kojima, ya que es un título muy poco convencional y único. Sin embargo, estamos seguros de que para muchos será más fácil sumergirse en la creación de Suzuki, ya que la apuesta de Kojima puede ser demasiado extravagante para el resto de los mortales. Esperamos que Suzuki sea capaz de darle un final a la franquicia en el futuro, pues la trama no ha concluido aún. En resumidas cuentas, Shenmue 3 es un juego que se ha hecho a sí mismo y que ha sabido abrirse su propio camino en la industria. Quizás este camino sea un poco angosto y los controles tengan aún margen de mejora, pero es una gozada disfrutar de este título.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Una trama que engancha,, personajes interesantes, mucha diversidad, música fantástica.
-
Combates toscos, a veces puede resultar monótono.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Shenmue 3Score

Shenmue 3

ANÁLISIS. Autor: Mikael Sundberg

Tras dieciocho eternos años, Shenmue está de vuelta y parece que todo sigue en el mismo sitio.



Cargando más contenido