Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
avances
ShockRods

ShockRods - impresiones de la beta

El estudio que sacó de boxes Carmageddon tiene ahora en el taller un nuevo modelo de matanza a cuatro ruedas.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Hace poco, durante el último día de un evento con sus creadores, acudimos a una sesión de locura motorizada para echar un vistazo a la beta de ShockRods. Ahora que todavía la tenemos muy reciente, queremos compartir nuestras primeras impresiones sobre este shooter sobre ruedas. Sin embargo, antes de entrar en materia, conviene empezar por lo básico y recordar que ShockRods es un arena shooter a cuatro ruedas. Cada jugador se pone al volante de un vehículo blindado hasta los topes para tratar de desenvolverse en unas batallas explosivas que cobran forma en unos cuantos escenarios futuristas.

A pesar de estar trabajando con un género muy trillado, desde Stainless Games (Carmageddon) han intentado que su juego nos parezca original y único. Los vehículos que dirigimos no son coches de aspecto realista con armas acopladas en plan Crossout o Mad Max, ni parecen sacados de algún nuevo deporte en potencia. En cierto modo, se acercan más a lo visto en Rocket League, pero tampoco es que tengan pinta de coches teledirigidos. Quizás lo más acertado sería compararlos con los cachivaches que aparecen en los programas de lucha entre robots, aunque no sirvan solo para pelear. Esta especie de 'monster trucks' cuentan con unos neumáticos algo peculiares, y da la impresión de que han sido encogidos, algo así como los Micro Machines.

Todo eso no son más que meras comparaciones, pero el hecho de que las características de este producto se asemejen tanto a otros y al mismo tiempo a ninguno en concreto implica que Stainless Games ha hecho un buen trabajo en lo que al diseño general se refiere. Más allá de los títulos que hemos mencionado antes, creemos que el símil más acertado para describir ShockRods sería 'un Descent sobre ruedas' o quizás 'el Quake del motor', ya que lo que realmente define la mecánica de este juego son el trepidante fragor de la batalla, la variedad de potenciadores y las armas intercambiables.

ShockRods

Es por eso que no exageramos al decir que los coches se mueven a toda velocidad, y que antes de que te des cuenta estarás quemando rueda por las esquinas y metiéndote en problemas (o sorteándolos) a base de doble saltos. Aunque el escenario está diseñado para conducir por tierra firme, tampoco es que se traten de meras pistas de carreras, ya que hay salas y zonas ocultas más allá del camino "oficial", saltos entre plataformas y peligros del entorno para pillarte por sorpresa a no ser que lo des todo al volante. Los diferentes sectores que componen cada una de estas localizaciones nos recuerdan con creces a otras que ya hemos visitado en títulos similares, y que tan bien funcionan aquí.

Podremos escoger entre unos pocos modos para 12 jugadores tales como atrapa la bandera y varios tipos de duelo a muerte. En nuestro caso, aunque pasamos un buen rato con aquellos que probamos, el que el cupo de jugadores se llenara con bots controlados por la IA nos hace pensar que el resultado no habría sido el mismo de habernos enfrentado a todo un batallón de valientes de carne y hueso. El duelo a muerte nos pareció especialmente entretenido, y no tardamos en ponernos a buscar maneras de sacar partido del entorno, conduciendo con cabeza para encontrar lugares poco transitados con buenas líneas de tiro, y recurriendo al doble salto para llegar a las zonas de acceso más difícil.

ShockRods

El arsenal a nuestra disposición es variado, y tal y como sucedería en un shooter de la vieja escuela, basta con desplazarnos por un colorido holograma para escoger arma (o bien un potenciador de blindaje, velocidad o salud). El poder cambiar de arma le da al juego un componente estratégico en función de la situación en la que nos encontremos. Nosotros, por ejemplo, nos dimos el gusto de combinar un rifle de tirador con una ametralladora para las distancias cortas. Lo cierto es que fue una grata sorpresa ver cómo la táctica no tardaba en aflorar, lo que sin duda se debe a los muchos recursos con los que contamos para poder reaccionar de varias maneras venga lo que venga.

Esto no quiere decir que no tengamos ocasión de sembrar el caos por el lugar y fundir a nuestros oponentes a balazos. No nos cortamos en ese sentido, aunque tampoco apartábamos la vista del resto de jugadores, intentando dispararles desde una distancia media mientras estaban a lo suyo. Sea como sea, aunque este toque de estrategia venga muy bien para agenciarnos un par de 'kills' más, no podemos confiarnos, ya que el peligro nos acechará por un lado o por otro, sobre todo si te plantas como un pasmarote tratando de alinear tus disparos. Necesitas mantenerte ojo (o foco) avizor y usar el entorno en tu beneficio (por ejemplo, fíjate en dónde aparecen los packs de salud) para intentar mantenerte fuera del alcance del enemigo siempre que te sea posible.

Tras varias partidas llenas de brincos y vueltas, tuvimos que darnos un respiro para quitarnos el mareo del cuerpo, pero llegados a ese punto ya le íbamos cogiendo el tranquillo y disfrutábamos como niños. Quizás la mayor sorpresa fuera el control de los vehículos, que resulta ciertamente intuitivo aun a pesar de contar con más opciones de manejo de lo habitual. Por eso, que no te engañe su apariencia propia de los dibujos animados, porque aquí se nos ofrece una experiencia con más matices y profundidad táctica de la que cabría esperar a priori. Si logra rodarse de un público fiel, ShockRods tiene todos los ingredientes para ser un éxito.

ShockRodsShockRodsShockRods

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad