Español
Gamereactor
críticas de cine
Unfrosted

Sin edulcorar (Netflix)

El debut como director de Seinfeld es una historia ficticia sobre cómo Kellogg's tuvo la idea del postre en el desayuno, y Hegevall está tan horriblemente aburrido que se ha vuelto a la cama.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

El viejo gigante de las comedias de situación, Seinfeld, se ha disparado al final en el pie con la mayoría de declaraciones que llaman la atención sobre los cómicos de hoy en día, así como sobre el mundo del cine y su espantosa decadencia. Ya nadie es gracioso, todo el mundo es 'progre' y políticamente correcta y Hollywood ha matado efectivamente toda el alma, todo el encanto y todo el cerebro de lo que una vez fue su forma favorita de entretenimiento. Parte de lo que ha dicho durante el trabajo de marketing para el debut como director de Sin edulcorar ha tenido sentido. Por supuesto, hay algo de verdad en el hecho de que Hollywood hoy en día ve casi exclusivamente el cine como una forma de comercializar productos como Marvel, Transformers, la nueva Guerra de las Galaxias y todo lo demás, mientras que me resulta difícil ver la afirmación sobre el declive de los cómicos de stand-up como algo distinto a la pura búsqueda de efectos.

Unfrosted
Unfrosted
El subgénero de los "biopics corporativos" es tan descaradamente extraño, sobre todo porque la mayoría de las veces sólo cuenta tonterías inventadas.

También sería completamente distinto que Seinfeld dijera primero que la comedia actual es roma, inhibida, cobarde y políticamente correcta, y que el mundo del cine está muerto en cuanto a creatividad y corazón, si luego respaldara estas opiniones con una comedia de siete infiernos según la vieja escuela, empapada de referencias agudas, guion afilado, personajes bien escritos y humor que realmente se sintiera fresco y sin miedo. Con la película de Netflix Sin edulcorar, por desgracia, no hace nada de eso. Cae en viejas trampas, una y otra vez. Ofrece lo que me gustaría llamar comedia rumiada, cansada, letárgica y floja, sin justificación real para existir. En Sin edulcorar, Jerry Seinfeld se convierte en parte de su propio problema.

Ambientada en los años 60, Sin edulcorar es una historia de ficción sobre cómo Kellog's inventó las Pop Tarts, ese icónico postre americano para el desayuno que se mete en la tostadora. La película se comercializa como un supuesto "biopic corporativo", pero en realidad no tiene nada que ver con la verdad. Claro que en esa época, según los libros de historia, existía una dura competencia entre gigantes de los cereales para el desayuno como Post, Quaker State y Kellog's, pero toda la premisa, los personajes, la historia en sí y todos los decorados construidos como una especie de mundo onírico deformado a lo Eduardo Manostijeras, empapado del funky de los 60 y con la saturación de color al máximo, no tiene absolutamente nada que ver con la realidad, con lo que realmente ocurrió, algo que me parece extraño.

Publicidad:
Unfrosted
Puede que Seinfeld sea un cómico fantástico, pero como actor es un inútil.

Al igual que en el caso de la película 'Tetris' y, sobre todo, la película sobre Blackberry, Sin edulcorar carece absolutamente de sentido por la sencilla razón de que los realizadores (en este caso el propio Jerry Seinfeld) no están muy interesados en contar realmente una historia festiva sobre lo que ocurrió en realidad, sino que en su lugar se limitan a urdir una especie de cadena inventada de extraños incidentes de cuento de hadas disfrazados de "basados en la realidad" que confunden y engañan. ¿Por qué querría ver una película sobre las guerras del desayuno de los años 60, centrada en Kellog's como empresa y en su cultura corporativa interna, que es inventada en un 99% y tan tonta que a menudo parece casi absurda? Seinfeld se mueve entre los departamentos de Kellogg's, insulta a sus colegas, amenaza a las mascotas de Rice Krispies con darles una paliza e intenta por todos los medios animar a un hosco Tony el Tigre (Hugh Grant) cuyas ambiciones 'shakesperianas' complican su aparentemente sencilla tarea de gruñir en varios anuncios de televisión en blanco y negro. Para mí, esto no tiene ningún valor, sobre todo cuando la alargada historia inventada es una especie de despliegue de surrealismo sin imaginación.

Unfrosted
Hugh Grant sobreactúa tan mal que su ambiciosa y gruñona estrella de teatro bajo la icónica máscara de Tony el Tigre nunca tiene gracia.

También resulta dolorosamente obvio ya en la introducción que la mayor debilidad de Jerry Seinfeld como cómico ha sido siempre su casi deplorable capacidad como actor. Porque por mucho que me riera con Seinfeld, nunca lo hacía con el personaje de Jerry ni con las cosas que decía. Porque él no era ni natural ni creíble, ni bueno ni gracioso en esa serie. Eran George y Kramer los que se creaban las risas y aquí, en Sin edulcorar, ni por un segundo parece que Jerry realmente quiera decir lo que dice. Tampoco mejora que el político y cómico Jim Gaffigan sea aún peor en su papel de Edsel, el gerente de Kellogs, o que la ya improbablemente cansada Melissa McCarthy solo haga de sí misma por centésima vez en el papel de la corpulenta secretaria Donna. Lo único que salva a Sin edulcorar de nuestra calificación de basura más baja es el hecho de que Don Draper y Roger Sterling de Mad Men aparecen para lanzar la campaña publicitaria de las Pop Tarts y son tan odiosos que me partí de risa. Pero eso, una sola risa, en 93 minutos. El resto fueron suspiros y resoplidos irritados, porque esto es pura basura.

Publicidad:
Unfrosted
Hay docenas de cómicos de renombre y la escenografía es brutalmente bella, pero no importa cuando la película carece por completo de sentido, valor o humor.
02 Gamereactor España
2 / 10
+
Jerry Seinfeld está fresco y animado (obviamente), pero su esperado debut como director debería haberse producido hace 30 años y sobre la base de un guion mucho mejor.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

0
Sin edulcorar (Netflix)

Sin edulcorar (Netflix)

CRÍTICA DE PELÍCULA. Autor: Petter Hegevall

El debut como director de Seinfeld es una historia ficticia sobre cómo Kellogg's tuvo la idea del postre en el desayuno, y Hegevall está tan horriblemente aburrido que se ha vuelto a la cama.



Cargando más contenido