Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
análisis
Skelattack

Análisis de Skelattack - al muerto le da igual morir otra vez

Un juego más de plataformas que de acción que supone un reto de habilidad bien medida.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Skully ya está muerto, pero eso no ha evitado que lo hayamos matado otras 73 veces más. Lo sentimos pequeño, así es la vida del antihéroe en los juegos de acción y plataformas 2D en lo que los pinchos matan de un toque. A nosotros nos parece divertido verte en el alambre.

Sin avisar al común de los mortales, Konami estrenó el pasado martes este Skelattack en Xbox One PS4, Nintendo Switch y PC. Es sorprendente ver a la compañía japonesa en esta tarea de publicar juegos de otros, en este caso de Uzuka Games. Y aunque el título sí había sido presentado y existía ficha en Steam, ha sido la intervención de los de Silent Hill y Metal Gear Solid lo que le ha dado visibilidad, así que bienvenido sea.

Hemos pasado un ratito divertido con Skully y con su compañero de hazañas, el murciélago Imber. Un dúo que se compenetra bien en los ratos de charleta y también en los momentos más complicados del mapa. Retratábamos en el avance del pasado martes que Skelattack es un juego muy simple pero muy divertido, porque se quita de encima cualquier adorno para quedarse solo con un estilo visual plano pero llamativo, una jugabilidad endiablada y un guion breve pero incisivo.

SkelattackSkelattack

Seguir jugando durante un par de días más nos ha servido para comprobar hasta dónde han sido capaces de llegar con este planteamiento. Porque hay títulos indie que no necesitan nada más para ser geniales y otros que se quedan en un intento insulso. Uzuka ha logrado llevar su proyecto más cerca de la primera categoría que de la segunda, aunque sin alcanzar las cotas de calidad de muchos otros.

De los tres pilares básicos, al final con el que mejor lo hemos pasado ha sido con el gameplay. En realidad no ha ofrecido la evolución que esperábamos tras ver la primera hora de partida, pues parecía que tanto el combate como el plataforma iban a ir más allá. Todo se queda casi en el mismo punto en el que empieza, pues Skully e Imber apenas aprenden un par de movimientos extra que den variedad a las circunstancias. Triple salto por aquí, secciones de vuelo por allí y combates con una decena de enemigos distintos usando siempre la misma espada. La batalla da muy poco de sí, y lo más decepcionante del título son los facilísimos duelos contra los minibosses y el jefe final. Pero como las plataformas son tan amenas y te empujan siempre hacia adelante, no te da tiempo a fijarte en ello.

El diseño de los mapas de Skelattack también es muy básico, nada que ver con unos complejos entornos metroidvania o a lo Monster Boy como nos hubiera gustado tener. Son sucesiones de pasillos con saltos, trampas y enemigos, más alguna palanca o alguna puerta cerrada con llave que hay que buscar unos pasos más allá. ¿Entonces por qué decimos que nos ha gustado? Pues porque engancha con una sucesión muy rápida de secciones algo más fáciles con otras algo más complicas y algún pico de dificultad muy bien medido, de esos en los que te dejan seis o siete muertes hasta que sales de él. El movimiento tan rápido del personaje, la buena respuesta de unos controles aflojados a propósito y que haya cero tiempos de carga o reinicio son esenciales para que funcione.

También hay que hacer aprecio a la sencilla trama que cuenta a lo largo de las aproximadamente cinco horas de partida y, sobre todo, a cómo lo cuenta. En este tipo de juegos no solemos prestar mucha atención a relato, pero esta vez han conseguido hilvanar una curiosa historia sobre los héroes y sus víctimas con un giro de guion más o menos esperado, pero no por ello menos bien traído, y una voz en el texto que pega a la perfección. Habría que plantearse alguna vez si a todos eso que matan los héroes han hecho algo para merecer morir.

Esa trama te va llevando por sus seis escenarios temáticos distintos, en los que nos hemos encontrado con un par de personajes PNJ que nos han hecho bastante gracia. Ir subiendo desde los abismos a la superficie da para conocer sitios y lugares pintorescos, construidos con un estilo artístico llamativo y unas animaciones resultonas. Pero ni es encantador ni siempre es bonito. Lo que sí está es muy bien rematado, como el resto de un juego al que le hemos encontrado solo un fallito minúsculo en un escalón.

SkelattackSkelattack

A mitad de partida, una vez descartado del todo que vaya a tener ningún elemento metroidvania, Skelattack pega un pequeño cambio de ritmo hacia la infiltración que le sienta muy bien. Como todo lo demás, es muy simple y sin complicarse, pero da el soplo de energía que hace falta para reenganchar con la historia, exprimir un poco más las poquitas habilidades de cada personaje y empatizar con los protagonistas.

No se merece una mala nota Skelattack porque es un juego divertido que cumple con soltura en todo lo que se propone, pero tampoco se puede valorar como los proyectos, grandes o pequeños, que consiguen sorprender y despuntar. En un título que van a disfrutar especialmente quienes se sientan más hábiles con el mando en la mano y puede dar pie a unos duelos a speedrun geniales.

06 Gamereactor España
6 / 10
+
Divertido de jugar. Ritmo muy vivo. Una trama corta que aporta más que de costumbre. A veces parece bonito.
-
Todo se queda en lo correcto y bien, sin ambición. Los jefes son terribles.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido