Español
Gamereactor
análisis
Skull Island: Rise of Kong

Análisis de Skull Island: Rise of Kong

Ya está aquí el peor juego del año, que cuenta con muchos más bugs que Cyberpunk 2077 y con el simio más feo que has visto en tu vida.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

¿Cómo se convirtió Kong en un simio gigante y furioso? ¿Qué le pasó? ¿Cuál es su origen y su pasado? Sinceramente, no he escuchado a nadie en mi vida plantearse estas preguntas. Es un simio grande y ya. Lo capturaron y se enamoró de una mujer pequeñita a la que secuestró y llevó a lo alto de un edificio. Tener que explicar de dónde viene su "ira" me parece simplemente ridículo, pero sigue siendo lo mejor, o más bien lo menos malo de esta terrible perversión de licencia.

Skull Island: Rise of Kong

Los padres de King Kong fueron asesinados despiadadamente por un lagarto lila horripilante y particularmente violento. Abandonado y empapado, el joven e ingenuo primate se sentaba debajo de un arbusto mientras se preguntaba qué podría hacer con su insignificante vida. Antes de que el arbusto se volviera loco por la incompetencia e inutilidad del motor de juego lleno de bugs, Kong decidió que el único camino a seguir era vengar a su padre y a su madre. Los lagartos terroríficos tenían que morir. Todos y cada uno de ellos. ¿Cómo conseguirlo? Pues golpeándolos por encima de la cabeza al estilo de Hulk una y otra y otra y otra vez. No hay otra forma de hacerlo, este es el único futuro que le espera al aterrador pelador de plátanos de la historia del cine.

Skull Island: Rise of Kong es sin duda algo "digno" de contemplar. Este tipo de juegos con licencia, mediocres, flojos, mal desarrollados y plagados de errores y malas mecánicas de juego, inundaban las estanterías de hace 20 años. Sin embargo, el panorama actual es bastante diferente. Muchos recuerdan los juegos de Superman 64, Robocop, Rambo, El Club de la Lucha, Transformers, Iron Man e incluso el juego tan malo de Catwoman. Todos estos eran basura, una gran montaña de basura. De hecho, el nuevo juego de GameMill Entertainment de King Kong encaja mucho más con los que acabamos de mencionar, porque es verdaderamente horrible e increíblemente malo.

Publicidad:
Skull Island: Rise of Kong

Skull Island parece que es de la época de PlayStation 3. Un mundo insular plano, poco detallado y feo, con grandes problemas de textura y con la iluminación más fea que había visto desde King Kong: The Official Game Of The Movie de Peter Jackson. Tu personaje en el juego es Kong, cuyo único objetivo es ir de un punto a otro, recorriendo cinco niveles y matando a todo lagarto que ve por el camino. En cuanto a las mecánicas del juego, estas se basan en pulsar un mismo botón durante cuatro horas más o menos antes de poder ponerle fin a tu miseria, y el único reto que tiene es conseguir llegar al final sin borrar el archivo de guardado o sin caerte en un agujero de la textura, en el que te quedas atrapado (pero al menos queda autoguardado)

Skull Island: Rise of Kong

La gran cantidad de bugs que me encontré durante las cuatro horas en las que sufrí con este miserable juego no son nada de lo que reírse. Caerse en la textura del suelo o encontrarte con 1200 personas sin rostro en Cyberpunk 2077 no es nada comparado con este King Kong y el parpadeo de sus enemigos, que parece que se hayan quedado atrapados en un simulador de errores. En numerosas ocasiones, he tenido que reiniciar la consola, el archivo de guardado se había borrado y las "habilidades" que había mejorado en el excepcionalmente inútil árbol de habilidades habían desaparecido. Hay montañas en la Isla Calavera que están separadas a 30 cm del suelo, algunos arbustos están encima de otros arbustos y hay un montonazo de texturas que no cargan, además de todos los problemas que habitan en esta isla.

Publicidad:

Además, moverse con Kong es horrible, increíble y extremadamente aburrido. Sus ataques unilaterales son tan inútiles que realmente parece una tortura pasarte medio día con él. Los cinco niveles son largos y tienen jefes, lo que seguramente sería todo un desafío si no fuera por el hecho de que tres de ellos se quedaron atrapados en las texturas del juego y parpadeaban mientras jugaba, lo que le permitió al pequeño Kong rodearlos y darles una paliza al estilo de Hulk.

Skull Island: Rise of Kong

Los gráficos, como ya he mencionado, son horribles. No solo estoy hablando de la cantidad de errores y de una mala optimización, sino de que el diseño es incluso peor que todos los bugs. El estudio Iguana Bee ha optado por una especie de estilo de programa infantil sucio, que se ve súper raro y que no tiene nada que ver con King Kong o la película de la Isla Calavera, pero es que por encima de todo esto, King Kong y sus terribles enemigos, los lagartos, dan casi tanto miedo como un osito de peluche. Kong es pequeñito y la forma en la que se escala es muy desigual y mala, lo que hace que nunca lleguemos a sentir la emoción de ser gigantescos. Más bien, como jugador me siento como un pequeño monito.

Skull Island: Rise of Kong

Tampoco ayuda que la narrativa sea desastrosa, al igual que la música y la presentación. Es sencillamente imposible encontrar una sola cosa de Skull Island: Rise of Kong que no rompa con todos los récords negativos, y es por eso que me veo obligado a darles nuestra peor valoración. Sin lugar a dudas, es de lejos el peor juego del año.

01 Gamereactor España
1 / 10
+
Solo dura cuatro horas (menos mal).
-
Terriblemente feo, lleno de bugs ridículos, mecánicas de juego sin sentido, diseño muy malo, enemigos inútiles, combates ridículos, etc.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

0
Skull Island: Rise of KongScore

Skull Island: Rise of Kong

ANÁLISIS. Autor: Petter Hegevall

Ya está aquí el peor juego del año, que cuenta con muchos más bugs que Cyberpunk 2077 y con el simio más feo que has visto en tu vida.



Cargando más contenido