Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor
noticias
The Elder Scrolls V: Skyrim

Skyrim y la abeja que puso patas arriba la intro de videojuego más famosa

Nate Purkeypile, artista de mundo e iluminación de The Elder Scrolls V: Skyrim, revela un curioso secreto sobre la secuencia del carro.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

El desarrollo de videojuegos está repleto de triquiñuelas y de anécdotas. Cada juego que llega a las tiendas tiene detrás un sinfín de historias, y desde luego Skyrim tiene una de las más curiosas. El celebérrimo juego de mundo abierto de Bethesda es conocido, entre muchas cosas, por su icónica secuencia de introducción, una que trajo de cabeza a sus desarrolladores.

Nate Purkeypile, artista de mundo e iluminación de Skyrim, ha revelado en Twitter la historia de ese carro en el que el jugador monta durante la intro del juego, y de cómo una abeja hizo que volara por el espacio.

A diferencia de lo que cabría esperar en una rutina totalmente guionizada, el equipo diseñó todo un sistema de físicas para hacer que el carro se comportara de forma realista al seguir su camino. ¿Por qué? Es algo que ni siquiera Purkeypile llega a entender.

"El problema con la sección del carro es que no va sobre raíles. Ese carruaje goza de físicas simuladas", debido a esto, "toda clase de cosas provocarían que el carro empezara a hacer cosas raras y volar por los aires", explica el antiguo miembro de Bethesda.

Posibles bugs en las físicas, demasiados baches en el camino, una piedra mal colocada... El carro quería seguir su camino, aunque no siempre podía hacerlo, y eso provocaba estos problemas. Aunque el más curioso era uno completamente aleatorio que hacía que el carruaje empezara a temblar y, de repente, saliera disparado como un cohete.

Algo que sucedía de vez en cuando y traía al equipo de cabeza, y que resultó ser culpa de una abeja. Los desarrolladores descubrieron que había un problema con la abeja que impedían que se pudiera coger, y que también colisionara.

"Esa abeja era una fuerza de la naturaleza inamovible, en caso de que se cruzara en el camino del carruaje. El carro quería avanzar. La abeja no quería moverse. Así que, ¡carro al cielo!"

Un insecto que puso patas arriba la que acabaría siendo una de las secuencias más conocidas de los videojuegos.

The Elder Scrolls V: Skyrim

Contenido relacionado



Cargando más contenido