Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
avances
Snack World: De mazmorra en mazmorra

Snack World: De mazmorra en mazmorra - impresión final

Uno de los proyectos más ambiciosos de Level-5 llega por fin a España con más calidad y más modestia.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Tarde o temprano, todos los juegos de Level-5 acaban llegando a Europa. Si es una exclusiva para consolas Nintendo, lo suele hacer con el apoyo del fabricante, lo que garantiza una buena localización a los idiomas principales, como el castellano. Había más dudas sobre este Snack World: De mazmorra en mazmorra porque ni siquiera en Japón logró despertar el interés de los jugadores, pero la reedición Gold para Nintendo Switch ha sido la excusa perfecta para traerlo.

A solo unos días del lanzamiento, tenemos la oportunidad de contaros y enseñaros en estos vídeos de gameplay cómo son las primeras horas de juego con la versión final. No es mala idea separarlo del análisis, pues como títulos para todos los públicos de un género algo más enrevesado, comienza despacito y bastante encajonado. Así consigue que el jugador retenga todos los conceptos y sepa aplicarlos sin hacerse un lío con sus sistemas entrelazados.

Snack World es distinto a cualquier otra cosa hecha antes por esta compañía. Es un RPG de mazmorras enfocado al multijugador con muchos objetos y armas que ir coleccionando y combinado. A lo Diablo que suele decirse. Pero en vez tener una ambientación oscura y tenebrosa como es habitual en este género, es un mundo de color con personajes tontainas y nada de malicia. Un shonen, de hecho, que ha estado acompañado de una serie de animación y de un manga que ya han terminado. Ese estilo, y una línea de juguetes NFC para móviles y Nintendo 3DS que fue un fracaso, eran su gancho para atraer hasta este género a un público más joven del habitual. Puede que ese gran plan no haya funcionado, pero los efectos se ven en la partida.

Snack World: De mazmorra en mazmorra

Para empezar, hay que construir un personaje con un editor muy sencillito: masculino o femenino, tres tipos de cuerpo y altura, pelo y un puñado de facciones en la cara es todo lo que hay que escoger. Dale tu toque porque lo vas a tener todo el tiempo en pantalla, pero no hay clases ni nada por el estilo, no repercute en el gameplay. Aquí lo importante son las jaras que portas, que es el nombre que recibe cada uno de los ítems principales. Pueden ser armas o escudos, y dependiendo del tipo tu personaje va a tener un comportamiento y unas características u otras.

Con una temática de fantasía medieval de fondo, la historia arranca con la llegada de tu personaje al reino sin conocimiento y con un mano delante y otra detrás. De repente te ganas el favor real y, sobre todo, de la princesa, un dúo de niña caprichosa con acento pijo y padre que lo consiente todo. Hasta te ponen una comandante para entrenar en las artes de la guerra. El primer contacto con el mundo central, formado por el castillo y todas las tierras dentro de la muralla. Un pequeño laberinto que nos ha recordado a Fantasy Live en el que hay varios establecimientos y muchísimos personajes con los que hablar. No todos te proponen misiones a la vez, solo unos cuantos, mientras que el hilo principal de la historia va con los PNJ de relieve.

El primer detalle positivo de su diseño es que todo está pensado y organizado para ir a saco. Las misiones que aceptes quedan organizadas en un menú que sale con un clic, los personajes que te van a contar algo importante están marcados en el mapa, hay un acceso rápido a las tiendas para no tener que andar dando vueltas por ahí, etc. Incluso a la hora de empezar una misión, tienes varias opciones de autoequipar jaras, por si no quieres complicarte, pensar o si te lías un poco.

Snack World: De mazmorra en mazmorra

También tienes que equipar tus snacks, es decir, las criaturas enemigas que puedes capturar durante las misiones para usarlas en tu favor en el combate. El proceso es muy sencillo y aleatorio, pues solo algunas y de vez en cuando van a caer en el estado de capturables después de ser derrotadas. Si es así, hay que colocar el personaje sobre ella y hacerle una foto en el momento justo. Al menos a este nivel, no se resisten. En la misión, el snack de grupo está todo el tiempo a tu lado y tiene su barra de vida, hasta te puede rescatar si caes, mientras que los snacks de bolsillo son transformaciones temporales.

Y con toda esa planificación ya mencionada, ¡a mazmorrear! Da igual si es misión de historia o secundaria, que están bien separadas, la estructura es la misma. Muy clásica. Basiquísima. Los pocos escenarios a los que nos hemos teletransportado desde el centro del Reino Tutti Frutti son espacios finitos y laberínticos por los que moverse matando todo tipo de enemigos. Colecciones de pasillos enlazados por salas pequeñas que se retuercen sobre sí mismos. Si hay varias plantas, puede que sea necesario encontrar una llave o unos interruptores para desbloquear el acceso a las escaleras. Pero no puedes marear mucho la perdiz, hay que ir rápido o aparecerá la muerte pasado un tiempo, que te mata si te toca. Estos primeros escenarios de Snack World no nos están encantando precisamente, pues son muy planos y genéricos. A ver si mejora la cosa con el paso de las horas.

Snack World: De mazmorra en mazmorra

Del combate, lo primero que hay que decir es que es muy vivo y nada facilón. Llegamos pensando que ganaríamos machacando atacar y palmamos a la primera. Tienes que bloquear o esquivar, y no es tan complicado porque los enemigos marcan su zona de ataque y su timing es claro. Además, hay que usar y abusar de potenciadores, rellenavidas, bebidas energéticas, piruletas de estado y de todo. Porque hay muchísimas, así que no merece la pena racanear. Que su colorido no engañe, no es tan fácil y morir es una costumbre, mucho más que en Diablo III. Pero los tiempos de carga son muy rápidos y no da pereza volver a intentarlo.

Snack World: De mazmorra en mazmorra está pasando desapercibido, pero le viene como anillo al dedo a Nintendo Switch. Detrás de su cara simpaticona y ese coleccionismo rebajado hay un ARPG que puede suponer un reto mayor de lo esperado. Las conclusiones finales, a mediados de febrero, junto a su lanzamiento.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Snack World: De mazmorra en mazmorraSnack World: De mazmorra en mazmorra

Contenido relacionado

Contenido relacionado



Cargando más contenido