Español
Gamereactor
análisis
Spelunky

Análisis de Spelunky

Existe un affair de amor odio con el personaje a lo Indiana Jones con narizota roja. Morimos una y otra vez, así que el mando está a punto de terminar reventado contra la pared más cercana...

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Pero resistimos: la impaciencia, nos repetimos a nosotros mismos, no es una virtud aquí. Tampoco lo son la avaricia o la curiosidad. Y aun así, estas dos últimas actitudes reservan una buena recompensa en las oscuras cavernas de Spelunky.

Spelunky es la última y pulida versión Xbox Live Arcade del juego del mismo título que lleva un tiempo disponible para PC. Es un plataformas en 2D, una loca aventura en la que los escenarios se generan de forma aleatoria. De esta manera, nuevas localizaciones para los tesoros, damiselas, objetos y salidas aparecen en cada partida. Y resulta que el concepto funciona increíblemente bien.

Nuestro imitador de Harrison Ford debe abrirse camino a través de cinco mundos, cada uno con cinco niveles, cada uno con una salida. Una salida puñeteramente escondida en la profundidad de esas oscuras cavernas. Solo tienes que dar con ella.

Como Indy, nuestro héroe cuenta con un látigo, pero también aprovecha cualquier cosa que le venga bien: bombas, cuerdas, jetpacks, botas con pinchos, una brújula o incluso una pedazo de escopeta. Todo se puede comprar en la tienda del juego, pagando con tesoros encontrados durante la exploración, y conservando los objetos de un nivel para el siguiente.

Publicidad:
Spelunky

En algún lugar de este sistema de cuevas también esperan las damiselas en peligro, gritando para que alguien las socorra. En realidad, estas doncellas también son misiones completamente secundarias y opcionales que, considerando tus limitados suministros, podrían significar la diferencia entre la supervivencia y la muerte si te quieres poner en plan Super Mario. Pero también es verdad que el fontanero nunca mató a nadie a latigazos, y ese podría ser el final de tu princesa futurible (y una buena pérdida de puntos al final del nivel) a causa de la mezcla entre situaciones frenéticas y controles que a veces van a golpes.

Porque a diferencia del Dr. Jones, nuestro explorador morirá. Un montón. Cuentas con una cantidad infinita de intentos para procurar pasarte todos los mundos, pero en cada partida contarás solo con cuatro corazones... unos corazones muy jugosos para los habitantes de las cavernas, para las trampas o para las bombas que usas mal (nota: sé generoso con el radio de acción esperado). La tasa de suicidios nunca estuvo tan alta en un videojuego.

Spelunky es difícil, incluso para los que llevan entrenando su habilidad con los dedos durante años. No hay descanso. La única forma de ganar es jugar bien, centrarse pero manteniendo un estilo libre. También tendrás que asumir que de vez en cuando terminarás en una cueva oscura, con una antorcha como única fuente de luz, con una luz que solo alcanza unos metros. Las escaleras pueden terminar en el vacío y la muerte. Los saltos son pura lotería. ¿Si te toca con un solo corazón dices? Muerte segura.

Publicidad:

El juego es mucho más fácil cuando viajas con hasta tres compañeros exploradores en co-op. Podéis reviviros entre vosotros, y eso es una pasada. Pero también os podéis herir o incluso matar por error (o adrede). Los que no presten atención perderán a los amigos rápidamente, al tiempo que se originan disputas amargas sobre quién metió la pata primero.

Spelunky

Los gráficos se basan en ese estilo 'pixel art' por el que no pasa el tiempo, combinados con un sonido de sintetizador retro hipnótico. El estilo da gusto y consigue paliar el odio que desarrollas irremediablemente tras unos minutos con el juego. El pinball entre esos dos extremos de amor y odio recuerda al que experimentamos en Super Meat Boy, otro plataformas con el que liarse a bocados con el mando.

El multijugador al estilo duelo a muerte tiene un contador de tiempo, una idea opuesta a la locura de exploración cooperativa. Más rápido y más rápido que el Bomberman original, las partidas a cuatro jugadores en local son épicas. Puedes dar latigazos, disparar, acuchillar o tirar bombas a tus amigos. Las partidas se convierten tan rápido en un caos letal que casi parece injusto.

Aunque por desgracia no está disponible en online, este multijugador al menos calma algo del estrés derivado no solo de tus intentos frustrados de llegar al final de las cuevas, sino también de tu incredulidad ante algunas marcas de los rankings online que ponen los tiempos de otros jugadores por debajo de los ocho minutos. ¡Venga ya!

Si la dureza de esta crítica parece chocar con la valoración final, es por culpa de esa dinámica de amor/odio, de la misma yuxtaposición que conseguía Super Meat Boy. La irritación por repetitivo queda olvidada por el generador de niveles aleatorios, mientras que los puntos de convergencia de la jugabilidad, el time attack y el plataformeo de reflejos conforman una prueba de la vieja escuela que no podemos dejar de jugar una y otra vez. Aunque ya nos hayamos cargado varios mandos.

HQ
Spelunky
Spelunky
Spelunky
Spelunky
Spelunky
Spelunky
Spelunky
Spelunky
Spelunky
Spelunky
Spelunky
Spelunky
Spelunky
Spelunky
Spelunky
Spelunky
Spelunky
Spelunky
Spelunky
Spelunky
09 Gamereactor España
9 / 10
+
Desafío de locos, siempre niveles nuevos por la generación aleatoria, geniales ideas para jugar.
-
El control a veces va a golpes.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

0
SpelunkyScore

Spelunky

ANÁLISIS. Autor: Christian Gaca

Porque a diferencia del Dr. Jones, nuestro explorador morirá. Un montón. La tasa de suicidios nunca estuvo tan alta en un juego.



Cargando más contenido