Español
Gamereactor
análisis
Splatterhouse

Análisis de Splatterhouse

El juego más sangriento que existe recibe un remake aún más sangriento. Bienvenido a Splatterhouse, donde hay mucha más violencia que diversión.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Splatterhouse es el título más violento y sangriento del mundo. Que quede claro desde el principio, su calificación +18 es uno de sus ganchos en el mercado y hace que juegos como Mad World o Mortal Kombat parezcan pacíficos a su lado. En este juego todos los seres, desde el gusano hasta el troll, contienen miles de litros de sangre. Un juego donde se anima al sadismo, donde puedes desgarrar las mandíbulas de tus enemigos y arrancarles la lengua. Splatterhouse va tan lejos como para dejarte usar tu propio brazo desmembrado a modo de arma.

Toda esta violencia está respaldada mediante una historia que no hay por dónde coger. Juegas en el papel del perdedor Rick Taylor, que se ve envuelto en una sanguinaria trama de serie B cuando un científico malvado huye tras raptar a su novia Jennifer. Una máscara de hockey parlante, que parecen haber robado a Jason Voorhees, te pide que la uses, momento en el que Rick se convierte en un monstruo de esteroides listo para el baño de sangre.

Splatterhouse

A lo God of War, deberás dar buena cuenta de todo lo que se cruce en tu camino. A veces surgirán puzles facilones que suelen resolverse con algo más de virulencia. Por ejemplo, empalar a un enemigo para utilizarlo de pesa. La máscara misteriosa te habla constantemente y suelta frases hechas para machotes según acumulas sangre para adquirir mejoras. Jennifer también se ha acordado de ir dejando pedacitos de sus fotos en topless para que las recojas como miguitas de pan para seguir su rastro. ¡Qué oportuna!

Publicidad:

Splatterhouse va cambiando entre dos y tres dimensiones para conseguir más variedad. De un beat ‘em up donde vas repartiendo sala tras sala a un plataformas tipo Super Mario Bros. donde tienes que esquivar trampas, saltar por encima de agujeros y deshacerte de los enemigos a la vez. Es como Super Mario Bros. sin Mario. Y sin el Bros. La verdad es que también sin el Super. Estas secciones del juego son mis preferidas, pero aún así presentan sus problemas. Si Namco se hubiera esforzado algo más en este aspecto y hubiera lanzado Splatterhouse como juego descargable, creo que podría haber sido un éxito.

Splatterhouse

Hay algunas cosas buenas en Splatterhouse, pero en cuanto rascas un poco la superficie queda en evidencia que la mayoría son malas. La mecánica del juego es arcaica y no encuentras ninguna sofisticación entre la enorme colección de técnicas. Splatterhouse se convierte muy pronto en un aporreo del botón X y las peleas se hacen repetitivas igual de rápido. Después de 15 minutos ya te has hecho a todo el chorreo de sangre y te preguntas cuándo contemplarás algo de variedad en las ejecuciones. Los enemigos cambian poco durante todo el juego y no hay desafío ni en los niveles más altos de dificultad.

Peores aún son las triquiñuelas que Namco ha empleado para disimular el reto y durabilidad del juego. Existen muchas situaciones en las que puedes morir de repente, y cuando las atraviesas por primera vez sin saber de qué van, es muy probable que mueras. Tendrás que repetirlo, que ya es irritante, y cuando los inútiles checkpoints te obligan a jugar una sección larga que ya habías terminado se hace realmente frustrante. Las batallas con los jefes tampoco merecen la pena: no son muy difíciles, pero sí desequilibradas, demasiado largas y confusas en muchas ocasiones pues no sabes qué hay que hacer.

Publicidad:
Splatterhouse

El Splatterhouse original llegó a las recreativas en 1988, cuando triunfaban las películas a lo Viernes 13. Se consideró un juego increíblemente violento y se llegó a prohibir en muchos lugares. El original y sus dos continuaciones se incluyen en este disco, un extra bienvenido. Junto con las secuencias en 2D, el humor y las frases de la máscara, son las mejores facetas del juego.

Aparte de eso, Splatterhouse parece un proyecto con pocos recursos. Los gráficos están anticuados, el movimiento de la cámara es torpe a veces, los controles no son tan precisos como debieran en el género y la presentación general es bastante precaria. Sobre el papel es un buen concepto, pero en la práctica no resulta tan divertido.

Splatterhouse
Splatterhouse
Splatterhouse
Splatterhouse
Splatterhouse
Splatterhouse
Splatterhouse
Splatterhouse
Splatterhouse
Splatterhouse
HQ
04 Gamereactor España
4 / 10
+
El humor, los niveles laterales.
-
Repetitivo, controles imprecisos, gráficos arcaicos.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido