Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Mario & Sonic TokioFIFA 19MediEvilPokemon GoLuigi's Mansion 3Vídeo guía Death StrandingThe Withcher 3FIFA 20
Español
Portada
avances
Star Wars Jedi: Fallen Order

Star Wars Jedi: Fallen Order - impresión final

Respawn rompe su silencio para dejarnos ser Cal durante unas horas en el nuevo videojuego de Star Wars. La Fuerza es intensa en él...

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Vivimos una época en el sector del videojuego en la que los grandes lanzamientos se obcecan en dejar todo un reguero de migas de hype antes de su lanzamiento. Tráileres, entrevistas, vídeos mostrando cómo se juega y toneladas de detalles van construyendo esa montaña rusa de emociones que termina cuando por fin logras meter el disco en tu consola (o descargar el archivo) y ponerte a los mandos con ese juego.

Pero Star Wars Jedi: Fallen Order no ha querido hacerlo así. Como un Jedi que guarda todos los secretos que le han hecho ser lo que es, lo nuevo de Respawn Entertainment apareció un 4 de mayo (el Día de la Fuerza) para confirmarnos su existencia y decidió enseñar un poco más en el pasado E3 de 2019; pero, desde entonces, ha caído en un mutismo casi absoluto.

EA y Respawn han roto esa "regla del hype" con su nuevo juego, y eso ha provocado que apenas sepamos de él a poco más de un mes de su lanzamiento el próximo 15 de noviembre (para PS4, Xbox One y PC). Motivo suficiente para tener algo de miedo, para pensar que algo no iba bien. No obstante, "el miedo es el camino hacia el lado oscuro", y dejarnos llevar por ese sentimiento habría sido un grave error, porque hemos podido jugarlo durante varias horas en Los Ángeles y hemos descubierto que lo que están preparando los padres de Titanfall es una auténtica caja de sorpresas.

Cuatro horas de juego en la piel del padawan Cal Kestis para conocer un poco más sobre él, sobre los personajes que le acompañan y sobre un universo víctima del Imperio que comenzó su tiranía con un estruendoso aplauso. Los eventos de Fallen Order transcurren entre el episodio III y el IV, de hecho, podemos incluso perfilar un poco más y asegurar que todo esto sucede antes que Rogue One, en una época en la que las tropas de Palpatine han desplegado unas fuerzas de élite conocidas como la Inquisición, que van en busca de cualquier atisbo de Jedi para darle caza y acabar con él.

Star Wars Jedi: Fallen Order
Cal todavía no domina ni la Fuerza ni su sable láser.

Exploración y variedad en el planeta Zaffo

Nuestro protagonista no pudo terminar su preparación debido a la Orden 66 que aniquiló a la mayoría de los suyos, y eso es algo que se nota desde el primer momento que comienzas a manejarlo. Es joven, es muy inexperto y tiene que ir aprendiendo a dominar la Fuerza mientras explora planetas huyendo o plantando cara a los Inquisidores. Tras un pequeño tutorial, nuestra auténtica toma de contacto con él tuvo lugar en un viaje hacia el planeta Zaffo, un mundo que nos ha llevado desde un exterior escarpado y nevado hasta el interior de unas ruinas al más puro estilo Tomb Raider.

Y es que exploración y sensación de auténtica aventura son las palabras que mejor encajan con la experiencia de juego general en esta toma de contacto. Secciones de plataformeo, superación de puzles y mucha visita al Holomapa para ver hacia dónde ir son lo que más ha definido nuestras primeras horas de juego con Jedi Fallen Order. Cal lucha, corre, salta, trepa, usa su sable para iluminar el camino cuando lo necesita (una mecánica, por cierto, de lo más intuitiva), recurre a su compañero BD-1 cuando es necesario y también emplea la Fuerza para resolver cualquier rompecabezas o sentir "ecos" de lo que sucedió antes en el lugar en el que se encuentra. Tiene un arsenal de herramientas para que este título sea mucho más que una ristra de combates con sables láser.

Optamos por Zaffo para empezar, aunque podíamos haber elegido cualquier otro planeta disponible. La libertad para escoger a dónde quieres ir es lo primero que nos ha llamado la atención. JFO es un juego orientado al jugador en solitario, pero no persigue la linealidad absoluta. Da cierta flexibilidad para que el jugador escoja, incluso en los diálogos, generando una libertad que, en el fondo, nos resulta incluso necesaria para un título que quiere traernos una experiencia Metroidvania absorbente.

Y, al menos por ahora, ha conseguido captar toda nuestra atención en ese sentido. Cuanto más nos adentramos en Zaffo, más bifurcaciones encontramos. Caminos alternativos, zonas a las que sabes que podrás acceder cuando consigas una nueva mejora para Cal y el constante pensamiento de "tengo que volver más adelante" se convirtieron en algo de lo más habitual, al igual que sucedió con la variedad de los paisajes, bastante sorprendente para un solo planeta.

Afortunadamente, mientras avanzamos, nuestro futuro Maestro Jedi aprendió a usar el Empujón de Fuerza, y eso nos permitió no solo interactuar con más elementos o ser más peligrosos al combatir, sino también romper algunas paredes que cortaban algunos caminos. La progresión del personaje y de BD-1, el simpático droide que lo acompaña, van ligadas a las posibilidades de exploración, por lo que el "backtracking" no solo se intuye, sino que se manifiesta como algo totalmente necesario.

Star Wars Jedi: Fallen Order
Bonito bastón láser doble, Novena Hermana, dowutin inquisidora, ex de la Orden Jedi, anteriormente conocida como Masana Tide.

No sabemos cómo logrará resolver Respawn este elemento de diseño y exploración en el juego completo, pero la cantidad de situaciones diferentes que vivimos durante estas pocas horas de juego nos dan a entender que han buscado la forma de mantener una frescura constante. Nos deslizamos por toboganes de hielo, jugamos con unas esferas metálicas, combatimos saltando entre corrientes de viento y desviando cohetes e incluso saltamos de pared en pared mientras trepábamos al más puro estilo Prince of Persia. Los nuevos elementos se vuelven una constante, y eso consigue que la experiencia de juego se mantenga fresca, que no te sientas parte de algo monótono.

El diseño de niveles, al menos por ahora, ha sido una sorpresa de lo más grata por lo bien que juega con la variedad y el planteamiento de cada escenario. Al menos en Zaffo, todo está interconectado de una forma o de otra, hay muchos secretos por encontrar (con recompensas como modificaciones de aspecto, del sable o incluso de la Mantis, tu nave principal) y muchos caminos alternativos. Teniendo en cuenta también el enorme abanico de situaciones diferentes que experimentamos, desde luego es algo que nos hace esperar a ver el conjunto del juego con mucha ilusión.

Combate como un auténtico Jedi

Y ahora sí, del sistema de combate vamos a hablar. Star Wars Jedi: Fallen Order juega en su propia liga. Sus mecánicas no se pueden comparar con las de títulos pasados de la franquicia, como los más que célebres Jedi Knight. El equipo ha querido trasladar la sensación de manejar a un joven aprendiz que todavía tiene que llegar a ser un maestro, por lo que su forma de pelear poco tiene que ver con las acrobacias que se podían ver en las precuelas cinematográficas. Es ágil, pero también algo más tosco y sucio cuando es necesario.

Cada combate requiere concentración y agilidad. El sistema planteado es muy visceral y, en cierto modo, recuerda a las ideas de títulos como Sekiro. Peleamos con la fauna hostil de Zaffo, con unos peligrosos guardianes y, por supuesto, con centenares de soldados imperiales, cada uno con armas a distancia o cuerpo a cuerpo y patrones de comportamiento completamente diferentes. Gracias a esta diversidad de enfrentamientos, y a un boss en forma de AT-AT, aprendimos que ser Jedi implica meditar bien sobre cada situación en lugar de lanzarse a repartir mandoblazos como un loco. Qué claro lo dejó Luke en el episodio VIII y cuánto lo hemos recordado aquí...

Star Wars Jedi: Fallen OrderStar Wars Jedi: Fallen Order
Esta es la carta estelar holográfica de SWJFO. Nosotros escogimos Zaffo en lugar de Dathomir.

Hasta dos Storm Troopers del montón pueden suponer un serio problema si no piensas bien lo que haces. Evidentemente, y como buen Jedi, puedes rebotar los disparos de sus blasters para acabar con ellos, pero conseguirlo requiere medir bien el momento para pulsar el botón de protección y ejecutar una especie de "parry" que lleve el proyectil a la dirección adecuada. Lo mismo podemos decir del combate cuerpo a cuerpo, porque los enemigos son de todo menos algo indefenso.

Se defienden, contraatacan y esperan al momento adecuado para pillarte con las defensas bajas. No es algo excesivamente difícil (de hecho, nos recomendaron subir el nivel de dificultad porque vieron nuestra maestría con el sable, son muchos años teniendo a Yoda como referente), pero sí que requiere mantener una atención constante, sobre todo cuando peleas contra grupos numerosos. Una combinación de enemigos a larga y a corta distancia puede ser un auténtico quebradero de cabeza.

Pero Cal es un joven de recursos. Hacer esquivas, ataques ligeros o fuertes o incluso usar la Fuerza para ralentizar a enemigos durante un corto periodo de tiempo (más tarde pudimos también arrojarlos lejos tras aprender el empujón de Fuerza) abren un abanico de posibilidades bastante amplio y hacen que las peleas no se limiten a golpear sin cesar. Es más, es lo peor que se puede hacer.

El cuerpo a cuerpo hace mucho hincapié en el dominio de la defensa y el parry, y resulta sorprendentemente técnico. Cada golpe que lanzamos al rival hace que su defensa disminuya (y viceversa) hasta que llegue el punto en el que no pueda parar nuestros ataques. Ahí es cuando podemos aprovechar para lanzarle varios demoledores sablazos o, si es posible, acabar con él con un buen "finisher". Respawn ha construido un sistema que te da mucho más control sobre lo que haces, que te permite afinar al máximo cada movimiento y golpe que realizas y que deja conjugar el uso de la Fuerza con el del sable, o incluso aprovechar el entorno a tu favor. Aunque también aumenta el castigo si no mides bien los tiempos o te desconcentras. Nuestro primer combate "serio" con un Soldado de Purga lo dejó bien claro.

Star Wars Jedi: Fallen Order
¿Un templo sacado de un Uncharted? Casi.

Al mismo tiempo, aunque no hemos podido explorarlo a fondo, el sistema de progresión de Cal deja intuir que nuestro protagonista irá ganando mucho en letalidad con el paso de las horas. A medida que se sube de nivel, combatiendo, se obtienen puntos de habilidad que se invierten en un árbol que se nos antojó algo corto, aunque pensamos que irá creciendo. Hacer estrangulamientos de Fuerza, lanzar el sable o incluso realizar un impuslo "dash" son solo algunas de las opciones que van llegando a medida que se avanza, y sabemos que se están guardando alguna que otra sorpresa en la manga para hacer que el combate siga ganando mucha más profundidad.

Estos puntos de habilidad, por cierto, solo se pueden utilizar para aprender nuevas destrezas en zonas de meditación que hay repartidas por el mapa. En ellas, siguiendo la escuela dejada por los Soulsborne, puedes recuperarte, recargar las unidades de curación que te puede suministrar BD-1 o guardar la partida automáticamente. No obstante, hacer todo eso implica que los enemigos vuelvan a aparecer (hacen 'respawn', teníamos que decirlo). Sí, jugar con el riesgo de resucitar a todos los caídos o seguir con poca vida es algo de lo más frecuente en este juego.

Si mueres, algo que, creednos, pasa en más de una ocasión, pierdes la experiencia acumulada y el nivel de Fuerza, y solo puedes recuperarlo todo si golpeas al menos una sola vez al enemigo que te mató (¿caíste por un precipicio? Revisita la zona y pasa por el haz de luz que aparecerá). Es un sistema de venganza en toda regla, y uno que puede ponerte incluso en algún que otro aprieto. Más de una vez estuvimos a punto de perderlo todo por lanzarnos a la desesperada a por ese enemigo que nos mató, lo que nos obligó a recordar que esto va de ser un Jedi, que siempre hay que actuar con cabeza y precisión.

Por el momento, la gran incógnita que nos queda con Star Wars Jedi: Fallen Order es por qué no se ha enseñado más de él. Esta sesión de juego nos ha demostrado que estamos ante un lanzamiento muy a tener en cuenta de cara a finales de año. Una aventura en solitario que mezcla el poder y la versatilidad de los Jedi con un combate preciso y exigente y un gran factor de exploración. Si Respawn ha hecho bien sus deberes, es posible que estemos ante uno de los mejores videojuegos de Star Wars.

Star Wars Jedi: Fallen Order
En Star Wars Jedi hay más plataformas y puzles de lo que te esperas.
Star Wars Jedi: Fallen Order
Sí, BD-1 se parece a WALL·E. Y el actor que encarna a Cal Kestis es Cameron Monaghan.

Contenido relacionado



Cargando más contenido