Español
Gamereactor
análisis de series

Star Wars: Visions (Disney+)

Esta serie de animación es todo un triunfo en lo creativo, pero no es algo que vaya a encajar con todo el mundo. La hemos visto al completo.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Hasta cierto punto, Star Wars: Visions es la antítesis de lo que Disney ha hecho con Star Wars hasta ahora. Un control cuidadoso para cada cosa que llevaba su nombre, solo dando luz verde a proyectos cuidadosamente curados e invirtiendo a lo grande en ideas para las masas. Algunas de ellas han dado sus frutos, como The Mandalorian, mientras que la trilogía de secuelas ha amargado a muchos fans en los últimos años.

Star Wars: Visions

Todo ha sido cuidadosamente controlado, perfeccionado si lo preferís. Star Wars: Visions es todo lo contrario al control, es francamente caótica, una antología de diferentes estudios contando diferentes historias cortas y repletas de acción, y ninguna de ellas encaja con el molde narrativo de Star Wars. Es la experimentación en estado puro, quizá simbolizando una total renuncia a esa narrativa tan ajustada.

Pero, como suele ocurrir cuando experimentas tanto, el resultado final es algo dispar y, como por ejemplo, Love, Death & Robots antes de ella, al final se reduce a cuál de los episodios de unos 15 minutos te gusta, en lugar de si te gusta o no la totalidad de Visions como serie o como concepto.

Lo digo porque varían significativamente en su forma de expresión, en su estilo narrativo y en su interpretación de lo que es Star Wars. Solo los dos primeros episodios ya lo demuestran: el primero es una historia en blanco y negro estilo Ronin sobre un enfrentamiento en un pequeño pueblo entre un Sith y un... bueno, una especie de Ronin. El segundo episodio es la historia de un grupo de rock de Tatooine que tiene que actuar para Jabba el Hutt para evitar que ejecuten a uno de los suyos. Sí, has leído bien. Al igual que con el anime japonés, Visions varía en cuanto a su estilo visual, lo caprichoso que es, o que no es, o cómo está construido temáticamente. Es incluso difícil juzgar el conjunto como un todo, ya que esto es lo más antológico que puede haber incluso si todo es, hasta cierto punto, Star Wars.

Star Wars: Visions

Sin embargo, detrás de todos y cada uno de estos cortos hay una ejecución técnica bastante buena. Aconsejaría cambiar de inmediato a la pista de voces japonesa, que ayuda a reforzar la extravagante naturaleza de este concepto, pero, incluso si optas por las voces en español, el trabajo de doblaje es bastante bueno y, en su mayor parte, tiene un trabajo visual impecable. Como es obvio, algunos deslumbran más que otros, pero, en general, si tenemos que juzgar Visions como una colección de relatos, es una bien hecha.

La cuestión es que se trata de la mayor locura de Star Wars, y de la mayor despreocupación que Disney ha tenido con ella desde que adquirió los derechos de George Lucas y acabó con el universo extendido. Solo por eso, su mera existencia ya es interesante.

Tiene pequeños defectos, por supuesto, como que algunos episodios se quedan cortos, lo que los convierte casi en viñetas más que en capítulos completos, y las historias que tienen podrían haber sido algo más fuertes si se les hubiera dado un poco más de tiempo. ¿Quizá en un umbral en torno a los 25 minutos se habría creado el espacio necesario para que pudieran respirar?

Aun así, Star Wars: Visions es un triunfo creativo y, aunque ciertamente no es para todo el mundo, sobre todo para aquellos que se burlan de los tropos clásicos de la narrativa anime, es un paso importante en la dirección correcta, representando la renuncia al control creativo para aquellos que han querido trabajar en la IP desde hace años.

Star Wars: Visions
08 Gamereactor España
8 / 10
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.