Gamereactor follow Gamereactor / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands / 中國 / Indonesia / Polski
Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Starlink: Battle for Atlas

Starlink: Battle for Atlas - impresiones

Los jueguetes integrados en videojuego tienen otra oportunidad de triunfar, ahora en naves de combate.

Facebook
TwitterRedditGoogle-Plus

La historia de los juguetes integrados en videojuegos, juguetes NFC o toys-to-life, como lo llaman en inglés, es la de una estrella fugaz. Todo el entusiasmo y el éxito que tuvo en sus primeros años se apagó de repente poco más tarde, llevándose por delante los tres grandes proyectos nacidos por y para ellos, Disney Infinity, Lego Dimensions y, el más poderoso, Skylanders. Solo han sobrevivido los amiibo de Nintendo, ligados más al coleccionismo que al software. Y es que es costoso: para el fabricante por tener que producir algo físico, para el vendedor porque requiere espacio de almacenamiento y para el jugador, que se ve envuelto de repente en una colección que nunca termina.

Ubisoft quiere volver a intentarlo con Starlink: Battle for Atlas, un juego de naves y ciencia ficción que llega en unas semanas a las tres consolas. Toma el modelo anterior, pero trata de ofrecerlo de forma mejorada y esperando haber aprendido de los errores cometidos por los demás. Comenzando por una propuesta más profunda. "Crea, explora y descubre" es el mantra en el que se basan sus ideólogos para distinguirse del resto y para reescribir la historia de los juguetes para videojuegos.

El proyecto está en desarrollo en las oficinas de Ubi Toronto desde 2013. Entonces la idea era ofrecer a los niños un software combinado con un hardware que permitiera inventar y diseñar tu propia nave espacial con piezas como el motor, las armas, las alas o el piloto. Este juguete físico sería representado después digitalmente y utilizado para explorar el mundo de juego con él. Tras varios prototipos y descartes, los diseñadores dieron con el formato que les convencía, porque cumplía con sus premisas y permitía el quita de forma rápida, al vuelo. Es una presentación clara y además pudimos comprobar en esta toma de contacto que tiene influencia real en el gameplay porque los componentes aportan el elemento táctico a la experiencia.

Y un aviso importante. Starlink es completamente jugable sin ningún juguete, aunque lo que recomiendan es tenerlos y usarlos.

Starlink: Battle for AtlasStarlink: Battle for Atlas
Starlink: Battle for AtlasStarlink: Battle for AtlasStarlink: Battle for AtlasStarlink: Battle for Atlas

Si la esencia del funcionamiento NFC no diferencia mucho a Starlink de los que conocimos en el pasado, la escala del mundo a explorar y la libertad que ofrece sí lo hacen. Para empezar, los jugadores pueden viajar por todo el sistema Atlas libremente y sin seguir un guión que, al final, es el que liga toda la experiencia. La base de la historia es muy simple y empuja a los exploradores a descubrir los planetas, a aprender sobre su naturaleza, fauna, flora y su entorno. El centro de todo es Equinox, la estación espacial de los personajes, que ha sido arrastrada a un planeta por una organización llamada Forgotten Legion y su líder, Grax, ha secuestrado a nuestro capitán. Es solo una parte de su malvado plan, que consiste en encontrar a una raza antigua, los Warden o Guardianes, poseedores de una tecnología que desea.

El jugador no está solo, sino que debe recurrir a la ayuda de otras razas alienígenas. El sistema de alianzas es una parte muy importante del juego porque a medida que más especies se van sumando va cambiando la estructura del mundo de juego y, por tanto, la experiencia. De nuevo volvemos al plano físico (o no), porque al meter las figuras de los distintos personajes en la nave de juguete vamos cambiando la perspectiva: de la historia, porque cada uno tiene su pasado y sus motivaciones, y de futuro, porque gozan de habilidades propias. Ubi nos ha demostrado que los jugadores van a tener mucha libertad a la hora de decidir cómo afrontan cada misión.

La libertad de movimiento y de exploración existen gracias a este mundo sin límites que el equipo ha construido siguiendo el mismo estilo que en Assassin's Creed o Watch Dogs. Jesse Knapp, responsable de diseño de Starlink, dijo que este escenario y la forma de estar en él es la diferencia más importante entre su juego y los que han llegado antes. A pesar de que hay una historia que hilvana todos los acontecimientos, es el usuario el que decide cuándo y cómo explorar cada planeta del sistema Atlas. Y además no tiene por qué hacerlo solo, ya que ofrece un multijugador cooperativo para dos personas con entrada y salida automática compartiendo la pantalla.

Starlink: Battle for AtlasStarlink: Battle for AtlasStarlink: Battle for AtlasStarlink: Battle for Atlas

Nintendo Switch fue la consola provista para esta demostración, y no nos sorprende porque se ha colocado como la versión principal gracias al acuerdo de colaboración alcanzado entre compañías. Como se anunció en el E3, Fox McCloud y su Arwing no solo están en el juego, también son juguetes compatibles. El director creativo, Laurent Malville, contó que este cameo debe servir para dar a conocer a un personaje tan veterano entre audiencias más jóvenes. Desde luego, lo que pudimos comprobar es que el mundo y el personaje encajan como anillo al dedo. Pensando en ese público infantil, el control es muy simple e intuitivo, así que pinta a que será una buena propuesta también para involucrar a una franja de edad en un género que habitualmente es complejo. También es atractiva la presentación, porque literalmente se mete en el mando, como podéis ver en las imágenes. Sorprende porque es muy, muy ligero, pero sí es algo engorroso por el tamaño.

Gran protagonista de la situación y elemento clave por encima de todo, la personalización de elementos antes citada. En el poco rato que estuvimos a los mandos dimos cuenta de lo divertido que es pararse a quitar unas piezas y poner otras, y no se nos iba de la cabeza lo útil que debe resultar para que los chavales se paren a probar y a investigar, en vez de ser meros sujetos pasivos. En cuanto al aspecto visual, Starlink convence por la diversidad de sus entornos, aunque en Switch notamos algunas caídas de tasa de refresco en secciones de batalla. Por cierto, es un tipo de combate sencillo pero que tiene buen ritmo. Es algo que necesitamos evaluar después para comprobar que no se vuelve repetitivo, y precisamente aquí es donde la configuración de naves debe hacer efecto. Lo que probamos nos pareció bien.

Starlink: Battle for Atlas mete al jugador de lleno en la escena, y no solo como protagonista, sino también como una especie de ser creador que debe ir dando forma a su aventura. Tras asistir a la demostración y probarlo, Ubisoft Toronto nos ha convencido con su idea y con los argumentos con los cuáles confía en que su proyecto tenga más vida que el resto de juguetes para videojuegos o Toys-to-life. Sobre todo, con ese mundo de juego amplio y libre, propio del género de naves y ciencia ficción, siempre abierto a la libertad creativa. Lo difícil en estos casos no es convencer para que empiecen, sino para que queden, y eso lo tendremos que comprobar más tarde. el estreno, el 16 de octubre el Nintendo Switch, PS4 y Xbox One.

Starlink: Battle for AtlasStarlink: Battle for AtlasStarlink: Battle for AtlasStarlink: Battle for Atlas
Starlink: Battle for AtlasStarlink: Battle for AtlasStarlink: Battle for Atlas