Español
Gamereactor
análisis
Stellaris

Análisis de Stellaris

Paradox emprende un viaje estelar y deja atrás el pasado.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ
HQ

El pan de cada día de Paradox es la historia. El estudio interno de esta empresa desarrolla los mejores juegos de estrategia de este tipo (Europa Universalis, Crusader Kings...) y se caracterizan por la riqueza de detalles y por la habilidad de facilitar la creación de anécdotas generadas por el jugador. Stellaris recoge la fórmula de la estrategia en tiempo real tan característica del desarrollador y la trasplanta a una ambientación de ciencia ficción. Los resultados son casi extraordinarios.

Antes de pasar a contaros más sobre los entresijos de este gran juego de estrategia galáctica, vamos a cuantificar ese "casi". Stellaris es, sin duda alguna, un juego muy bueno. Ofrece un montón de cosas y la acción se desarrolla a un ritmo constante, hay bastantes decisiones interesantes que tomar y representa una desviación con respecto a los anteriores títulos del estudio, por lo que parece bastante fresco a pesar de algunas sorprendentes similitudes. Sin embargo, lo que sí que nos ha parecido significativo es que a veces parece un poco vacío y sobre todo este vacío se manifiesta en varios momentos de calma que se nos antojan un tanto innecesarios.

Paradox apoya a sus juegos de estrategia maravillosamente. Prueba de ello es su larga cola de expansiones, que demuestra que sus títulos se pulen constantemente e, incluso, se redefinen con nuevas mecánicas y elementos que se añaden a través de DLC gratuitos o descargables y que mejoran la experiencia conforme pasa el tiempo. No hay duda de que Stellaris se va a convertir en todo un clásico, pero lo cierto es que, en el momento del lanzamiento, algunos de los sistemas no son tan profundos como deberían.

Publicidad:
HQ

Seguimos pensando que tenéis que haceros con vuestra copia porque lo que hay en ella es muy bueno pero, al mismo tiempo, ya estamos con la cabeza puesta en cómo será el juego una vez que haya cogido más cuerpo con el inevitable torrente de expansiones que sin duda se encuentran ya en fase de desarrollo en el estudio. Como no queremos parecer demasiado negativos, vamos a echarle un vistazo a lo que nos ofrece Stellaris actualmente y a ver por qué es merecedor de nuestro tiempo.

En primer lugar, cabe decir que este quizás sea el juego de estrategia más accesible de Paradox hasta la fecha, así como uno de los más divertidos. La interfaz de usuario no siempre es todo lo intuitiva que debería pero, con todo, sigue siendo a la que resulta más sencillo adaptarse de todos sus juegos, sin duda alguna. Si conoces otros títulos del estudio, puedes tener una ventaja increíble en lo que al manejo de las cosas básicas se refiere, pero la diferencia principal aquí es que no tienes que saber nada sobre nodos comerciales o la sucesión por 'gavelkind' para poder navegar la parte abierta del juego. También cuentas con un asistente que es de bastante ayuda para cubrir los puntos básicos a medida que juegas, con globos de ayuda que recogen detalles de gran utilidad y tienes un link a la wiki que entra en más detalles en caso de que los necesites. Aunque no cubre todo, sí que constituye una introducción relativamente cómoda.

StellarisStellarisStellaris
Publicidad:

El principio del juego nos ha parecido intrigante por múltiples razones. Por un lado, las diferentes especies son totalmente distintas y tienen características que hacen que parezcan únicas al jugar. Para sacarle el máximo partido a cada una de las facciones tienes que hacer juego de roles y trabajar sus puntos fuertes individuales. Por ejemplo, una de las facciones humanas a las que hemos jugado era xenófoba, encerrada en sí misma y no interactuaba bien con los demás, lo que hacía que escaseasen los cumplidos. Además, con esta raza existen penalizaciones si te haces amigo de sus vecinos alienígenas. Sin embargo, otras facciones pueden ser más gregarias, agresivas, o intelectuales, por lo que elegir con quién vas a jugar va a determinar en mayor medida el tipo de juego que tengas que la geografía que te rodea. Stellaris está más centrado que Crusader Kings o Europa Universales y cuenta con elecciones iniciales que no solo dictan las tácticas de juego, sino que repercuten en toda la campaña. Si lo prefieres, también tienes la opción de construir tu propia facción desde cero, de modificar el tamaño de la galaxia o el número de oponentes a los que te enfrentarás.

Durante tus primeros pasos tienes que explorar el área que te rodea e instalar tu sistema local. Las naves científicas van de un lado a otro y escanean sistemas en busca de planetas habitables o recursos que explotar, mientras las naves de construcción las siguen para construir estaciones de distintos tipos que puedan convertirse en una fuente de ingresos. Además, tienes a científicos trabajando para ti en varios proyectos de investigación. En lugar de un árbol de habilidades, al completar un proyecto te ofrecen tres más de manera aleatoria (al principio, pero puedes desbloquear más opciones). Esto da lugar a algunas decisiones interesantes, aunque limita en cierto modo la habilidad al principio del juego de encaminar tu civilización en la dirección que tú prefieras. Al menos, esto hace que las partidas repetidas sean interesantes porque nunca sabes qué podrás investigar y cuándo.

La gestión de recursos es sencilla. Hay tres recursos principales por los que preocuparse y tener controlados (Energía, Minerales e Influencia, aunque también puedes potenciar tus resultados científicos en cuanto a Física, Sociedad e Ingeniería). Identificas el recurso en un planeta y preparas la estación correspondiente para extraerlo. La otra vía hacia las riquezas viene de la mano de tus planetas. Tu planeta natal, o algunos de los que hayas colonizado, está hecho de un número concreto de casillas, o Pops, que se hacen más pobladas con el paso del tiempo y allí puedes dejar edificios para que se aprovechen de los recursos que se encuentran en ese lugar. No hay que transportar los bienes de un lado a otro o interconectar las cosas, simplemente funciona. Es un sistema simple y eficaz y mejorar tus mundos es una sutil y divertida tarea.

Stellaris

Una vez que hayas colonizado un número concreto de planetas, tienes que empezar a dividirlos en sectores, momento en el que empiezan a tener un gobierno propio aunque tú puedas asignar gobernadores que dirijan con cuidado todo su desarrollo. Además, puedes emitir también edictos para cada planeta específico que contribuyan a su desarrollo de diferentes formas. La principal diferencia es que ya no diriges los Pops individuales, sino que está todo automatizado y esto hace más eficientes las cosas a medida que tu imperio va creciendo en el mapa.

Las distintas facciones tienen diferentes opciones de viaje FTL (a velocidad de la luz) y los múltiples métodos para viajar influirán en la forma en la que exploras lo que te rodea. Igual que en todos los títulos similares, tu misión consiste en expandir tu influencia para conseguir que tu color domine la mayor parte del mapa posible. Sin embargo, en este juego el mapa es una galaxia entera llena de estrellas y de sistemas que hay que explorar y explotar. Nos esperan sorpresas mortales que tendremos que exterminar y vecinos de muy diversos tipos y tamaños con los que interactuar. Con todo, esperamos que se añadan muchos más detalles con el paso del tiempo a medida que Paradox continúe afinando este universo con nuevo contenido.

Por otra parte, puedes tomar un montón de decisiones importantes. Por ejemplo, ¿qué harías si te encuentras con especies previas a FTL? En nuestro caso, hemos recorrido todo Xcom en una raza de aves alienígenas de la era de la máquina, pero hay diferentes formas de jugar en ese escenario. También están, por otro lado, los Imperios Caídos (Fallen Empires) que se ocultan en el mapa como serpientes al acecho esperando el momento de poder hincarte su diente mortal si tus fronteras se acercan demasiado. Más tarde, hay una crisis de eventos que dan lugar a escenarios que cambian el juego. En nuestro caso, nos invadió una poderosa especie procedente de otra galaxia. Como podemos ver, se desarrollan ya una multitud de acontecimientos y no nos cabe duda de que se añadirán más a lo largo del tiempo con las mejoras que se vayan aplicando al juego.

HQ

Una zona que nos costó más penetrar con respecto a otras fue el edificio de las naves. Pues construir naves de entre las preestablecidas y construir una flota o puedes diseñarlas a tu gusto con la tecnología que desbloquees mediante la investigación. Nos llevó un tiempo averiguar cómo funcionaba todo, pero para aquellos que os guste juguetear hay multitud de opciones disponibles. Una vez que hayas empezado a mejorar tu estación espacial, puedes construir naves más poderosas y, por supuesto, llevarlas contigo a las batallas contra flotas enemigas (o contra los extravagantes calamares espaciales que van armados).

El combate es también bastante sencillo: tienes modificadores obtenidos a través de armas mejoradas y la investigación afecta a la fortaleza del escudo, a la potencia de las armas y a la frecuencia de disparos. Pero lo demás está automatizado y la fortaleza de tu cohorte será la que decida si ganas o pierdes la batalla. Todo esto se desarrolla en tiempo real, lo cual supone una desviación con respecto a los anteriores juegos de Paradox en los que tenías que ver el vaivén de los números. En este título ver el combate resulta más divertido. Si ganas una batalla y bajas hasta el mundo del enemigo, tienes que ir reduciendo sus defensas planetarias antes de enviar a un ejército para que los remate. Igual que sucedía con sus compañeros CKII y EUIV, hay un marcador de guerra que tienes que completar antes de que se cumplan tus órdenes.

También nos ofrece modo multijugador que le da a los jugadores la oportunidad de fundar un mapa galáctico a su gusto y luchar por su completa dominación. Los juegos de Paradox son conocidos por el tiempo que suele llevar completarlos, por lo que puedes jugar a la partida durante un par de horas o mejor encontrar un grupo de almas que piensen como tú y quedar para jugar durante sesiones programadas en las que el anfitrión guarde el progreso del juego. Nos ha parecido que tiene un muy bien planteamiento, pero no hemos tenido tiempo de sacar conclusiones sobre su potencial a largo plazo. Esperemos que tenga éxito, pero eso ya depende más bien de la comunidad.

La principal crítica que podemos hacer de Stellaris es que está claro que van a llegar más cosas. Hay que matizar más las negociaciones y el comercio, no hay ninguna religión ni espionaje y, además, nos esperamos más escenarios y eventos dentro del juego que le den más sabor a futuras partidas. Tal y como está, diríamos que existe un ligero desequilibrio entre la ilusión y la rutina, además de un par de innecesarios momentos de calma. Esto puede sonar más negativo de lo que es en realidad, porque lo cierto es que Stellaris constituye un buen juego con un gran encanto. Si te gustan los juegos de Paradox, este es un título que no deberías dejar pasar. Si te gustan los juegos del género 4X basados en el espacio, tampoco deberías perdértelo porque el estilo particular de este estudio hace una gran transición hacia una ambientación de ciencia ficción y aporta algunas ideas nuevas.

Estamos impacientes por ver en qué deriva este título en los próximos meses y años, porque por los antecedentes de este estudio sabemos que reforzarán este título, iterarán sobre él y redefinirán el concepto durante un largo periodo de tiempo. Actualmente podemos decir que es un gran juego y esperamos que el año que viene a estas alturas sea brillante. Quizás no sea el clásico inmediato que todos estábamos esperando, pero Stellaris es una base firme sobre la que Paradox puede seguir construyendo.

StellarisStellaris
StellarisStellarisStellarisStellaris
08 Gamereactor España
8 / 10
+
El estilo marca registrada de la casa se transmite muy bien a la nueva ambientación. Es accesible y placentero. Bucle de juego adictivo. Gran personalidad en las distintas facciones.
-
Necesita algo más de chicha y trabajo antes de ser recordado como todo un clásico. Algunos bajones de ritmo.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

StellarisScore

Stellaris

ANÁLISIS. Autor: Mike Holmes

Paradox emprende un viaje estelar y deja atrás el pasado.

Hoy en GR Live: Stellaris

Hoy en GR Live: Stellaris

NOTICIA. Autor: Bengt Lemne

Para escapar un poco del calor nos vamos más allá de la atmósfera terrestre, hacia los confines del universo.



Cargando más contenido