Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Entrevista Hideo Kojima Guía completa Sekiro eFootball PES 2020 ventas Análisis FIFA 20
Español
Portada
avances
Super Kirby Clash

Super Kirby Clash - impresiones

Hay un free-to-play de combates en Nintendo Switch al que no da nada de pereza echar unas partidas.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Nos estamos acostumbrando a que cada Nintendo Direct deje algo para paladear al instante. Las de septiembre suelen ser de las más cargadas y la de 2019 no ha fallado, con 40 minutos de anuncios potentes (Overwatch, Deadly Premonition 2 y Divinity: Original Sin II como platos fuertes) y más de una descarga habilitada al instante. Una de ellas es Super Kirby Clash, un free-to-play de combate muy sencillo que viene de Nintendo 3DS.

Esta vez no toca recorrer niveles de plataformas ni transformarse en todo tipo de profesiones utilizando a la bola rosa. Los Kirby Clash van de pelear contra los jefes y otros enemigos poderosos de este universo uno a uno en un escenario fijo. Es como un modo Boss Rush, pero sin el encadenamiento uno tras otro. Eso hace que todo sea más digerible y, como es habitual en esta franquicia, accesible para todos los públicos. Para absolutamente todos.

Super Kirby Clash es una reconstrucción en Switch de esto que comenzó como un minijuego de 3DS y que después se independizó en la eShop de la portátil. Si has jugado al anterior, no esperes grandes cambios, o al menos no en la primera hora larga de partida, que es hasta donde hemos llegado nosotros. Es todo igual, pero con gráficos muy mejorados y una reordenación de los enemigos para contar una historia distinta. Pero el resto, muy similar en todo lo que no tenga que ver con lo visual: desde el mundo central y los diálogos a los ataques y animaciones de buenos y malos.

Super Kirby Clash
Super Kirby ClashSuper Kirby Clash

En cada pantalla, hasta cuatro kirbys de colores pelean en un escenario bidimensional contra un enemigo, o contra varios que van sucediéndose uno al otro. Hay que pegar, pegar y pegar hasta acabar con él, sin saber exactamente cuánta vida le queda porque no lo marca. Sin transformaciones a su alcance, Kirby tiene cuatro sets de armas y cascos a su disposición (espadas, mazas, matraces químicos y báculos de magia). Después, en cada categoría hay muchos más que se van desbloqueando con el paso de los niveles y que hay que comprar con dinero. Aportan ciertos ataques diferentes, pero no afectan a la forma de jugar en sí, dentro de su categoría.

Los primeros combates son bastante fáciles, demasiado para un jugador de nivel, aunque ajustados para un público menos entrenado. Los enemigos tienen patrones fáciles de reconocer y de esquivar, pero no se quedan quietos y son constantes para animar un poco la partida. Basta con machacar el botón de ataque y cubrirse de vez en cuando para salir con vida y pasar al siguiente nivel. Además, si le golpea por detrás suelta unos fragmentos que, recolectados entre todo el equipo, desatan un golpe especial. Con estas condiciones, al final el reto es más bien conseguir todos los logros y desafíos activados, que son cientos, más que pasarse el propio nivel.

Como free-to-play, jugar infinitamente está limitado a quienes pagan con dinero, pero tampoco es un juego que te esté preguntando constantemente por el monedero. Hay dos tipos de gastos, el ímpetu y las gemas manzana; la primera se recarga automáticamente con cada victoria o con el tiempo, y la segunda se consigue como premio por casi cualquier cosa y se cosecha en el árbol con el paso del tiempo. Ambas, además, se pueden comprar con dinero real. Pero hasta el momento no hemos tenido ninguna necesidad y aún así hemos llevado una progresión lógica en la partida, sin grandes saltos adelante pero sin necesidad de grindear para poder avanzar. Solo quienes quieran todas las armas y armaduras, además de las pegatinas, van a tener que repetir mucho los enfrentamientos.

Super Kirby Clash

Es cierto que hay que pagar doble para desbloquear algunas pantallas, primero en gemas manzana para abrir el nivel y luego en energía para poder acceder a él cada vez que lo repitas. Pero generalmente la recompensa total contando los desafíos supera al número de gemas manzana que hay que pagar y la energía solo se pierde con la derrota.
Super Kirby Clash está hecho para el multijugador sí o sí e incluso permite compartir los mandos Joy-Con para lograr formar un grupo de cuatro e irse de misiones. La parte online está estructurada en el modo fiesta y consume menos energía impetu, así que es un buen sitio en el que ir en busca de grindeo. Además de todo lo que permite organizar por tu cuenta, hay muchas partidas abiertas a las que sumarse, pero hemos sufrido ralentizaciones feas aún con una buena conexión en casa.

Las primeras partidas se pasan rápido, quizá demasiado, y no llenan mucho. Con Kirby Star Allies tenemos un título para compartir con los más pequeños de la casa y enseñar a jugar acción y plataformas, pero aquí no hemos tenido esa sensación. Al menos, como free-to-play no es un sacacuartos, así que siempre podéis descargarlo y probarlo en vuestra Nintendo Switch.

Super Kirby Clash
Super Kirby ClashSuper Kirby Clash

Contenido relacionado

Cargando más contenido