Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
avances
Table Manners

Table Manners - impresiones

Las citas son más complicadas sin Carlos Sobera delante.

Table Manners

Tener una cita y salir airoso de ella no siempre es tarea fácil, sobre todo si no hay confianza o química suficiente con la persona que está delante y te asaltan las inseguridades. Pero la cosa puede ser aún peor. ¡Imagina que tu mano no te hace ni caso y se mueve por libre!

Esa es la premisa que sigue Table Manners, un juego que no es de realidad virtual aunque lo parezca, creado por Echo Chamber Games y distribuido por Curve Digital, que sigue la estela de otros simuladores graciosos como Surgeon Simulator. En esencia, consisten en demostrar lo mal que puede salir todo si no tienes control total de tus extremidades en los momentos más importantes.

Vale que aquí no hay tanto en juego como en una operación a corazón abierto, pero eso no significa que sea menos intenso intentar encontrar el amor dependiendo de esos cinco indisciplinados dedos. Hemos tenido la ocasión de probarlo brevemente para entenderlo mejor. Con dos teclas subes y bajas el brazo, mientras que con el movimiento del ratón y sus dos botones principal desplazas, rotas y haces gesto prensil con la mano. Aprenderse la configuración básica es fácil, ponerla en práctica, no tanto.

Para empezar, en cada cita tienes que completar una serie de tareas en un tiempo concreto si quieres ir sumando puntos. Lo que empieza siendo algo tranquilo, como encender una vela o servir una copa de vino, se va complicando con el paso de los minutos hasta que el agobio provoca que te hagas un lío con los botones y tu pareja potencial te mande a paseo. Como en otros juegos intensos a lo Overcooked, saltarse encargos es un mal asunto, así que más vale estar ágil y rápido si no quieres que desaparezca la chispa.

Table Manners

Puede que lo menos comprensible de todo el planteamiento en esta versión previa es que te penalizan por no cumplir a tiempo pero no hay ningún castigo por montar un caos en la mesa. Vaya, que hemos hecho líos de todo tipo, desde manchar a la otra persona de ketchup hasta verterle una botella de vino en la falda, y como si no pasara nada. Lo único importante es que las patatas tengan la sal cuando toca.

Que el resultado sea torpe es porque tiene que ser así, porque mecánicamente está bien diseñado. El estudio tiene que seguir mejorando algunas colisiones entre las manos y los objetos que tienen que coger, pero es que a Table Manners aún le queda algo de tiempo por delante. También da mucha tranquilidad el hecho de que los ítems vuelvan a aparecer sobre la mesa si los tiros al suelo, que pasa mucho.

Como ya hemos visto con otros juegos que se centran en la destreza manual, no hay nivel sencillo. Las primeras citas empiezan como tantas otras, sentados a la mesa. Pero enseguida van llegando otros elementos móviles, como una silla o una bandeja, y eso se convierte en un circo en cuestión de segundos. Lo bueno es que así no te puedes relajar y sientes que pueden pasar cosas nuevas a medida que avanza la partida. Eso sí, también te dice que hará mucha, muchísima práctica para que alguna relación fructifere si esta es la vara de medir.

El estreno de Table Manners está fijado para el 14 de febrero, Día de San Valentín, pero que nadie se piense que esto es una aventura romántica para vivirla en pareja. Aunque, si podemos dar un consejo, qué mejor forma de fomentar el amor que con las risas, y con un juego como este están aseguradas. Es una prueba de destreza, paciencia y atención. Toda una definición de relación.

Table MannersTable Manners

Contenido relacionado

Table MannersScore

Table Manners

ANÁLISIS. Autor: Kieran Harris

Una primera cita bastante divertida, pero ¿Table Manners acabará siendo un buen partido o un pesado?



Cargando más contenido