Español
Gamereactor
artículos
The Division

The Division: Guía para principiantes

13 consejos esenciales para sobrevivir (y triunfar) en la dura Nueva York en línea de Ubisoft y Massive.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

En Gamereactor nos declaramos enamorados de The Division (échale un ojo a nuestro análisis para saber por qué). Ubisoft y Massive han hecho un gran trabajo con su juego de rol online, ya que han logrado crear un mundo inmenso y lleno de detalles. No obstante, es precisamente el tamaño lo que puede llegar a abrumarnos y es por eso que hemos recogido trece mandamientos (sin ningún orden en particular) para que puedas conseguir tu propio y dulce botín sin gastar demasiado.

1. Usa distintos tipos de balas

The Division tiene un montón de submenús y sistemas diferentes para llevar un seguimiento, por lo que es fácil perderse entre todas las posibilidades que ofrece la rueda de selección de balas. Sin embargo, el uso de diferentes tipos de munición te puede sacar de más de un aprieto, especialmente si todas tus granadas y habilidades están en uso o en recuperación. Los tipos de munición se pueden encontrar apretando la flecha derecha de la cruceta y hay dos tipos: munición explosiva e incendiaria. Aunque su uso es bien claro, el daño es lo que marca la diferencia, especialmente en lo que respecta a los jefes. Al prender fuego a los enemigos o al provocar una explosión cercana se aturdirá al enemigo, así que bastará con usar la munición especial durante un par de segundos para obtener grandes resultados (sobre todo si te ves en apuros).

Si te decides a usar munición especial, ten en cuenta que dispones de una cantidad limitada y que se gasta muy rápido, así que ve acostumbrándote a echarle un ojo a todas las bolsas y cofres que te encuentres.

Y ahora que hablamos sobre el submenú al que se accede pulsando la flecha derecha de la cruceta, es aquí donde también puedes encontrar diversos objetos consumibles con los que recargar tu barra de vida. Si te quedas sin consumibles, en la Zona Oscura, podrás beberte un par de latas para seguir en liza.

2. Las misiones principales son la vía más rápida para subir de nivel

Esto puede sonar obvio, pero hay un montón de actividades con las que ocupar tu tiempo y todas ellas te recompensarán de diferentes formas. Las misiones principales, sin embargo, deberían ser tu centro de atención durante las primeras horas, ya que cada una de ellas te aporta fácilmente el 60-70 % de un nivel. Una vez completes cinco o seis de ellas, los requisitos de nivel se ampliarán considerablemente, pero hasta entonces deben ser tu máxima prioridad. No solo aportan el contexto narrativo necesario para guiarte en tu aventura, sino que también te permiten familiarizarte con las diferentes combinaciones de enemigos y el desafío que suponen. Aprenderás mucho más sobre cómo luchar de forma eficaz si te pasas las primeras misiones principales que simplemente dando vueltas por ahí. Ya habrá tiempo para eso, haznos caso.

3. No olvides mejorar tu base de operaciones

Sí, The Division te muestra brevemente cómo mejorar tu base, pero a pesar de que esta parte del juego puede parecer puramente contextual o casi de relleno, es la forma principal para que tu personaje suba de nivel, y a medida que mejores las distintas secciones de la base (que está dividida en Salud, Seguridad y Tecnología), desbloquearás nuevas habilidades y talentos.

Completar las misiones principales y los encuentros te dará recursos para una de las tres secciones anteriormente mencionadas. Dichos recursos pueden usarse para adquirir mejoras específicas para tu base. Presta mucha atención a estas mejoras y podrás ver cómo se desbloquean nuevas habilidades activas para tu personaje. La granada rastreadora se desbloquea cuando has construido una sala de comunicaciones en el ala tecnológica. También se desbloquearán modificaciones para cada habilidad. Si quieres que la torreta escupa fuego en vez de disparar balas, tómate tu tiempo antes de gastar esos recursos ganados con el sudor de tu frente.

4. Fabrica

La fabricación es otro de esos sistemas que con tanta facilidad quedan sepultados bajo las toneladas de información que recibirás al empezar. Sin embargo, es tan simple como saber que completar misiones secundarias te dará algunos planos que pueden usarse para fabricar armas y armaduras en la estación de fabricación de tu base. Si estás atascado con el equipamiento poco frecuente, los planos son una forma rápida de tomar la delantera al principio. Necesitarás la versión especializada (la azul) de las herramientas, tela y piezas de armas, pero recuerda que incluso si solo encuentras las versiones normales (verdes) de estos materiales, puedes combinar tres de ellos para obtener uno mejor. Así que encontrar suficientes versiones normales debería garantizarte un equipamiento bastante bueno para tus primeras horas de juego.

5. No temas a la zona oscura

Es cierto, la zona oscura puede ser un verdadero caos. Hay PNJ poderosos y jugadores que se te tirarán al cuello al segundo de verte, pero también es donde encontrarás más fácilmente el mejor equipo para tu nivel y, por lo general, con un mínimo esfuerzo por tu parte. La zona oscura es una mina de oro, pero también puede llegar a ser el área más frustrante del juego. Si decides adentrarte en ella, es mejor hacerlo en grupo, preferiblemente de cuatro, ya que es bastante probable que el resto de jugadores hayan tenido la misma idea y anden por ahí en grupo robándoles a jugadores solitarios e incautos su dulce, dulce botín.

Los enemigos son considerablemente más difíciles en la Zona Oscura que fuera de ella, pero simplemente seleccionando algunas habilidades de tácticas sonoras, así como manteniéndote a cubierto y siendo cuidadoso a la hora de gastar tus balas, no te será difícil rapiñar un par de objetos especializados en una hora o dos y eso te asegurará una buena posición en los desafíos desde el principio. Además, eliminando enemigos PNJ, así como cazando agentes renegados, conseguirás dinero de la zona oscura, con el que podrás comprar equipo de lo más útil.

6. Conoce tus características

Ya sabemos que quieres aumentar las tres áreas de especialidad todo lo que puedas, pero cada una tiene su propio papel. Como no podía ser de otro modo, el atributo Armas incrementa el daño de todas tus armas. El Aguante, por su parte, eleva tu salud. Y tu tercer parámetro, Electrónica, mejora la potencia de todas tus habilidades, lo que significa que se amplifica el daño por torreta, la capacidad de curación de la primera habilidad de ayuda, aumenta la efectividad del pulso, etcétera. Al principio es poco probable que encuentres equipamiento que incremente las tres habilidades, lo cual te obligará a aprender a jugar con tus puntos fuertes.

7. Recoge toda pieza de armamento que encuentres

Las piezas que no te sirvan son una fuente estupenda de materiales de creación. Esto puede parecer una tontería, pero recoger más y más equipamiento significa que, aunque esas piezas no sean mejores que las que ya llevas equipadas, puedes desmontarlas para crear un equipamiento mejor que el que lleves puesto. Como diría tu madre: aquí no se tira nada.

8. Los niveles de rareza del equipo

Los objetos verdes son las piezas estándar y no te darán bonificaciones más allá de la subida de parámetros. Los objetos azules son aquellos que te otorgan bonificaciones por equipamiento como un mayor índice de críticos o una menor recuperación de las habilidades después de una muerte. Después tenemos los objetos purpura, que se consideran de un grado superior: tienen bonificaciones como los objetos azules pero sus estadísticas son casi siempre mejores. Por último, tenemos las armas amarillas o dorados, que son las piezas definitivas de tu colección, los premios gordos del juego. Son las más caras y difíciles de conseguir, pero también las más potentes.

9. Modificar el equipo puede darte un plus

Puedes modificar tus armas principales y secundarias Puedes modificar tus armas principales secundarias, así como las partes superiores de tu traje, máscaras y rodilleras. Estas no te darán talentos como las armas base, pero añadirán beneficios a tu equipo. Por ejemplo, los cargadores de más capacidad te otorgarán más disparos, mientras que un supresor reducirá la probabilidad de que los enemigos te ataquen antes que a tus aliados. Si juegas en grupo, modificar tu equipo te servirá para complementarte mejor con tus camaradas y mejorará mucho tu eficiencia.

10. Los enemigos tienen diferentes niveles de dificultad

Y no necesariamente nos referimos a su nivel numérico. La dificultad de un enemigo también depende del color de su barra de salud. Los enemigos normales tiene una única barra de salud roja y por lo general no suponen una gran amenaza (a menos que tengan un nivel muy por encima del tuyo).

Los enemigos veteranos tienen una barra de armadura sobre su barra de salud amarilla, así que primero tendrás que destruir su armadura antes de poder hacerles daño de verdad. Las modificaciones para perforar armaduras son muy efectivas contra estos enemigos.

Y por último tenemos los enemigos élite o con nombre propio. Como los veteranos, los enemigos élite tienen una fuerte armadura, pero los distinguirás por su barra de salud púrpura. Los élites son por lo general más poderosos que los enemigos veteranos y también más listos, y encima esconden uno o dos ataques especiales bajo la manga. Hay dos factores determinantes a la hora de luchar contra un élite: el primero es que normalmente tienen un punto débil donde hacerles daño masivo; el segundo es que dejan mejor botín que el resto de enemigos.

11. Los enemigos también tienen diferentes trabajos

Así como pueden tener distintos grados de fuerza, los enemigos también pueden tener un indicador de clase junto a su barra de salud. Un rayo significa que tratará de meterte prisa y darte una buena paliza en cuanto te pillen a descubierto. Una mirilla implica que es un francotirador, mientras que la granada indica que van a tirarte distintos tipos de estas maravillas por sorpresa. Si ves una torreta enemiga similar a las tuyas, significa que hay un ingeniero cerca. Para saber quién es busca una llave inglesa junto a su nombre. Por último están los médicos, que no necesitan mucha presentación y se dedican a curar a los aliados cercanos (ve a por ellos en cuanto puedas o seguirán curando a sus aliados durante toda la batalla, alargándola innecesariamente).

12. Aprende sobre las distintas facciones enemigas

The Division tiene actualmente cuatro «facciones» y cada una de ellas se vale de diversas técnicas.

Los Rioters son los enemigos estándar. Hacen uso de armas básicas, no suelen llevar armadura y utilizan tácticas bastante convencionales.

Los siguientes son los Rikers, convictos fugados mucho más resistentes que los Rioters, pero con armas tan básicas como las suyas. Tratarán de saltarte por la espalda, así que vigila los lados no vaya a ser que te sorprendan atacando por un costado.

La facción de nivel medio son los Limpiadores. Por desgracia no son los chicos de mantenimiento que vienen a dejar tu Base de Operaciones como los chorros del oro. Les gusta llevar lanzallamas junto con el resto de armas habituales, pero son algo más lentos que otros tipos de enemigos. Sin embargo, cuando estén lo suficientemente cerca, no servirá de nada que te cubras de sus ardientes armas porque las quemaduras te causarán daño. Intenta mantener las distancias o al menos salir de su alcance.

La facción definitiva tiene un nombre cuanto menos intimidante: Last Man Batallion o LMB. Son los enemigos más duros del juego hasta el momento. Suelen llevar armas de mayor calidad que el resto de facciones y normalmente portan armaduras. Los escuadrones del LMB por lo general están formados por médicos y francotiradores y son un reto incluso para los jugadores más organizados. Si esto fuera un informe policial, diríamos que van armados y son extremadamente peligrosos.

13. No tengas miedo a ser un regenado

Puedes conseguir un buen botín gracias a los PNJ de la zona oscura, pero las mejores recompensas son las que portan otros jugadores, y qué mejor forma de hacerte con ellas que quitándolos de en medio. Ser un renegado tiene también otros beneficios. Cuanto más tiempo seas un renegado, mayores recompensas obtendrás en la zona oscura. Todo dependerá del tiempo que consigas sobrevivir antes de que tu contador de renegado de ponga a cero. Si ya es una recompensa de por sí seguir vivo, la satisfacción de combinarlo con el botín de otros jugadores puede ser una idea de lo más tentadora, pero recuerda: mientras seas un renegado, otros jugadores que no sean de tu grupo pueden ir a por ti sin sufrir las consecuencias y, si te matan, el castigo por ser un renegado se paga con preciados fondos de la zona oscura.

Al jugar a The Division no dejarás de recibir información, pero mientras mantengas la cabeza fría serás capaz de mantenerte con vida y recoger esos valiosos botines. Si quieres ver más vídeos sobre el juego, pásate por nuestra página de The Division y echa un vistazo a nuestras retransmisiones en directos y los tráilers del juego.

Contenido relacionado

The DivisionScore

The Division

ANÁLISIS. Autor: Eirik Hyldbakk Furu

Tras un buen porrón de horas online, estamos preparados para emitir nuestro veredicto sobre el nuevo MMO de Ubisoft.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.