The Division - impresiones beta Avance - Gamereactor
LIVE
logo hd live | Samurai Warriors 5
See in hd icon
Español
Gamereactor
avances
The Division

The Division - impresiones beta

Más de doce horas de vicio en una Nueva York en cuarentena.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

The Division no ha recorrido un camino exento de obstáculos. No solo es víctima de esa temida tendencia que Ubisoft tiene de revelar tráileres muy ambiciosos desde el punto de vista gráfico y bajarle la calidad al producto final (o quizás de mostrar los gráficos que quieren alcanzar en lugar del código real jugable), sino que también le pesa la carga de ser el nuevo en la ciudad: es uno de esos juegos que se intenta labrar su propio espacio en el ya de por sí abarrotado mundo de los videojuegos. Además, como un verdadero exponente de la nueva generación. Precisamente por eso, esta beta enorme era necesaria, tanto para probar la arquitectura del servidor como para que los usuarios pudiesen entender qué pretende ser esta experiencia. ¿Cómo puede ser un RPG? ¿Por qué hacen falta tantos golpes para matar a cada enemigo? ¿Cómo funciona la interacción con el resto de jugadores? Hay preguntas a tutiplén y la mayor parte de esas cuestiones tienen su respuesta en el corto período de beta. Afortunadamente, nosotros las hemos recopilado aquí, te las explicamos y te dejamos, además, nuestras impresiones.

Lo primero que debes recordar al abrir la beta de The Division es que se trata de un RPG. Esto implica que, aunque el juego pueda parecer el típico shooter en tercera persona, The Division es más The Witcher 3: Wild Hunt que Uncharted 3: La traición de Drake, si nos permitís la analogía videojueguil. Bajo esa fachada de shooter, se esconde un corazón propio de un RPG, por lo que entenderás que esta experiencia se basa única y exclusivamente en los números. Si tu equipamiento no está bien preparado, volverás a casa con las manos vacías, aplicable tanto para la Zona Oscura como para el resto de zonas del título. De hecho, la experiencia se parece bastante a lo que puedes encontrar en World of Warcraft: escoges una clase con unas habilidades concretas que puedes mejorar y adaptar, y tienes que encontrar y mejorar tu equipamiento. Así es como tu personaje acaba siendo efectivo y, en concreto, una extensión de tu propio estilo de juego.

The Division

Como ya hemos dicho, los números expresan tu adaptación y tu eficacia, y aparecerán encima de las cabezas de tus enemigos. Particularmente, es una cifra que representa un cálculo entre tu arma, tu nivel, tus habilidades y dónde has herido a tu objetivo. En verdad, son matemáticas estratégicas y sencillas y es probablemente a lo que más te costará acostumbrarte en The Division. Para disparar, se hace como en cualquier otro shooter, pero el feedback de tus acciones es completamente diferente: en nuestros livestreams ya comentamos que, en ocasiones, los enemigos parecían esponjas de balas. Es normal que se tarde un poco en acostumbrarse, pero cuando te habitúas y ves claramente la filosofía del diseño, resulta ser una experiencia adictiva y muy bien pensada.

Con esto no queremos decir que The Division sea una juego revolucionario, pero sí tiene un componente innovador y trastoca un poco las expectativas respecto a algunos aspectos del gameplay, lo que hace que sea muy refrescante. Da la impresión de ser novedoso o, al menos, de representar una mezcla nueva de ideas ya conocidas.

Uno de las principales malentendidos con The Division es considerar que, a todos los efectos, el título es un MMO; y por MMO, nos referimos a una experiencia en la que cientos y miles de jugadores recorren Nueva York al mismo tiempo que tú. Sin embargo, la realidad es que la Nueva York de The Division es completamente tuya y estás absolutamente solo en ella: tienes que completar misiones, recolectar coleccionables y salvar a los civiles como si fuese un juego para un jugador. El mundo está totalmente dedicado a ti, excepto por una serie de zonas cerradas, en las que otros jugadores pueden reunirse y jugar juntos, como la Torre de Destiny. De esta manera, el contenido para un solo jugador está separado del componente multijugador de la experiencia.

The DivisionThe Division

No obstante, si prefieres invitar a tus amigos a tu partida y completar el contenido para un jugador en compañía, la elección es tuya. No se te fuerza a hacer nada que no quieras y los valores son siempre dinámicos. En sí, todo está diseñado para un solo jugador, pero con solo pulsar un botón, se convierte rápidamente en multijugador. Cuando te apetezca jugar con colegas, verás que el sistema de clases y la estructura de RPG proporcionan una estrategia cooperativa perfecta para los grupos de amigos, pero si, en ese momento, prefieres aislarte y sumergirte en el juego, podrás disfrutar por tu cuenta del doblaje, de la magnífica banda sonora, de las escenas de corte y de las múltiples opciones estratégicas, perfectamente diseñadas para facilitarte las cosas. En resumen, la diversidad es patente y el jugador siempre tiene la última palabra.

No obstante, como en casi todo, existe una excepción a la regla: la Zona Oscura. Ahí es donde, probablemente, pasarás gran parte de tu tiempo. Este modo representa la jungla o la sabana de los jugadores: cualquiera puede dispararte en cualquier momento, aunque el que lo haga se arriesga a ser expuesto como renegado. La presión sobre el usuario es constante y la desconfianza corre por doquier. De hecho, desde el momento en que consigues una pieza de equipamiento de las buenas, eres consciente de que cualquiera te la puede quitar en cualquier momento. Es tremendamente intenso.

Pero, de nuevo, tú eliges si quieres entrar o no en la Dark Zone. La elección es tuya en todo momento y, cuando estés ahí dentro, te lo puedes tomar como una experiencia para un jugador, porque no hay que llevar a ningún amiguete.

Por otra parte, The Division puede parecer enorme, pero no es tan grande como hace pensar. La beta ha mostrado un cuarto del mapa combinado y, lógicamente, solo contiene una fracción de las misiones, eventos y oportunidades que el producto final sí incluirá. Sin embargo, en vez de meternos en cuestiones de horas y minutos, echemos un vistazo a las actividades que te mantendrán ocupado en el título.

The Division

Para empezar, tienes una base enorme, la base de operaciones, que tendrás que atender, mejorar y adaptar constantemente. Hay tres valores centrales: asistencia técnica, servicios médicos y seguridad y, al completar ciertas misiones, recibirás más recursos para cada parte de la base. Además, tendrás a tu disposición unas cuantas misiones, en las que tendrás que salvar civiles, asegurar investigaciones importantes, unir transmisiones de radio, encargarte de algunos líderes de bandas y mucho más. Al tiempo que vas completando estos objetivos, irás recolectando coleccionables y creando distintos materiales.

Sin embargo, lo más importante es la campaña central, que consiste en una serie de misiones a gran escala (para completar solo o con tus colegas, como ya dijimos), que podrás jugar de nuevo en distintas dificultades para conseguir mejores recompensas. Todas estas actividades te ayudarán a subir de nivel y, cuando llegues a cierto nivel concreto, aparecerán mazmorras para que tú y tu grupo consigáis mejor equipamiento. Tras esta inmensa cantidad de contenido, la guinda del pastel es la Zona Oscura.

Haciendo cálculos, puede que The Division tenga unas 70 u 80 horas de contenido, pero tendremos que esperar a la versión final para comprobar si es cierto. Lo más interesante es que el contenido parece estar bien conectado y cerrado alrededor de esa premisa de RPG, que te incitará a conseguir mejor equipamiento y ser más efectivo en combate. Por nuestra experiencia en otros RPG, es un gancho que funciona a las mil maravillas.

En muchos sentidos, The Division es un título que da que pensar. Obviamente, no está exento de fallos, pero la mayor parte son muy triviales, como tener que correr mucho entre misiones y algunos PNJ que se comportan de manera extraña. Sin embargo, en conjunto, los chicos de Massive Entertainment han sido muy inteligentes a la hora de centrarse en un contenido y un gameplay dinámico y dejar que sean los usuarios los que decidan cómo disfrutar del juego. Seas del tipo de usuario que seas, todos podemos sacar algo de The Division (siempre y cuando te guste dispararle a cosas) y, en conjunto, la experiencia parece sólida. ¿Quieres que sea social? Vamos a ello. ¿Prefieres sumergirte en la historia? También puede ser. ¿Te va más lo competitivo que otra cosa? Esto es para ti. ¿No quieres ver a ningún otro usuario? Prácticamente no tienes que hacerlo.

Todavía no sabemos si el juego aguantará el paso del tiempo y es algo difícil de predecir. Parece que el equipamiento es muy diverso y hay suficiente cantidad como para hacer que sigamos buscando nuevos juguetitos. En sí, tiene un estilo de gameplay muy parecido al de Destiny. Hablando con nuestros compis de las oficinas de Gamereactor, las opiniones están divididas, pero todos estamos de acuerdo en que si The Division consigue lo que pretende, el shooter de Bungie va a tener un buen rival. De hecho, si Ubisoft logra mejorar la cantidad de elección del usuario y la forma de implementarlo, puede que hasta supere a Destiny.

En definitiva, tal y como está, la beta cerrada nos ha dejado más que impresionados y nos morimos de ganas por ver más.

Contenido relacionado

The DivisionScore

The Division

ANÁLISIS. Autor: Eirik Hyldbakk Furu

Tras un buen porrón de horas online, estamos preparados para emitir nuestro veredicto sobre el nuevo MMO de Ubisoft.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.