Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
avances
The Elder Scrolls: Blades

The Elder Scrolls: Blades - Impresiones Nintendo Switch

Hemos probado la nueva versión del RPG de Bethesda para ver cómo ha sido el salto de móviles a Nintendo Switch.

The Elder Scrolls: Blades

The Elder Scrolls: Blades, que de momento se encuentra en acceso anticipado, es la apuesta de Bethesda para conquistar el sector de los juegos para móviles: una experiencia multiplataforma de la que dicen que es equiparable al resto de grandes RPG para consola de la empresa. Imaginemos tener Skyrim u Oblivion en nuestro bolsillo y poder compartir nuestro progreso en el juego en diferentes aparatos (bueno, esa es la idea de cara al futuro). En la conferencia de Bethesda del E3 anunciaron que Blades llegaría a Switch el próximo otoño, pero nosotros hemos podido probar la versión que acaban de lanzar.

La demo disponible durante la QuakeCon solo contaba con una misión (que recordamos haber jugado ya en la versión para móvil) que consiste en buscar a dos leñadores perdidos en el bosque mientras nos abrimos paso entre lobos y spriggans. El nivel en sí es bastante lineal y la mayor parte del tiempo simplemente seguimos un rayo de luz azul y nos detenemos de vez en cuando para recoger materiales o luchar. La demo no muestra más contenido de la historia o del sistema de juego, pero nos ha permitido tener una idea de los controles en Switch y de su aspecto en una pantalla de TV.

En la versión híbrida el uso de la pantalla táctil es totalmente opcional, lo que resuelve algunos de los problemas que teníamos con los controles del móvil. Resulta tedioso tener que tocar la pantalla para mover nuestro personaje cada dos pasos, mientras que es mucho más natural mover el joystick analógico en la dirección que queramos. Además, la pantalla del móvil está demasiado abarrotada, ya que los comandos para usar pociones, ataques especiales y bloqueos con el escudo ocupan el mismo espacio. Puede que esto sea igual en la versión para Swtich, pero ahora se ha asignado un botón a cada función, por lo que ya no hay riesgo de pulsar por accidente la opción equivocada, algo que nos suele pasar a los que tenemos dedos gordos.

The Elder Scrolls: Blades

Debemos tener en cuenta que nosotros hemos jugado en modo TV y con un mando Pro, por lo que hay ciertos aspectos que no hemos podido probar. En el E3, Bethesda reveló que también dispone de control de movimiento. Imaginamos que funciona muy bien para acciones como arrojar nuestra espada a los enemigos, pero por desgracia no hemos podido verlo en acción. El setup tampoco nos ha permitido utilizar los controles de la pantalla portátil, pero suponemos que son opcionales y que se utilizan junto con los botones asignados. Básicamente, nos alegra saber que existe la opción de jugar con los botones del propio mando, ya que hace poco nos quejamos de que The World Ends with You: Final Remix no disponía de este sistema de control.

Parte del atractivo de Blades es que se trata de un juego cross-progression y, por tanto, podemos continuar la partida donde la dejamos sin ningún problema pese a cambiar de plataforma. Esto significa que, por ejemplo, podemos jugar con el móvil en la calle y después continuar la aventura en casa con la Switch. Por supuesto, la consola de Nintendo ofrece la ventaja de ser portátil y poder conectarse a la TV (a excepción de la Switch Lite), por lo que tampoco es estrictamente necesario cambiar de dispositivo. Este aspecto, junto al hecho de ser la única plataforma que dispone de control de movimiento, hace que Switch sea nuestra opción preferida para jugarlo una vez se elimine el acceso anticipado.

Por supuesto, la versión para móvil resulta muy inmersiva, pero a nivel visual no supone la misma experiencia que cuando lo jugamos en TV. Podemos afirmar que la versión para Switch tiene el mismo aspecto que la versión para móvil si jugamos con un iPhone X y no hay mejoras aparentes a nivel estético. Precisamente por eso, la tele nos ha dejado ver algunos defectos, como la irregularidad en los contornos de los personajes y el aparente desgaste de las sombras verdes del bosque. Como título free-to-play para móvil, supera a la competencia en el aspecto visual, pero no está a la altura de los grandes RPG para consola con los que dicen que se equipara.

Como conclusión, Blades para Nintendo Switch parece ser la forma definitiva de jugar a este RPG gratuito a partir de otoño, ya que nos permite jugar tanto en casa como fuera de ella sin necesidad de cambiar de dispositivo e incluye además control de movimiento. El modo portátil nos permite prescindir de los tediosos controles de la pantalla táctil, que en cierto modo estropean la versión para móvil, pero resulta mucho menos prometedor si lo jugamos en TV. Aquellos que quieran saber más sobre las mecánicas del juego no deberían perderse las impresiones de la versión para móvil del año pasado.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
The Elder Scrolls: Blades

loading next content