Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
The Elder Scrolls V: Skyrim

Análisis de The Elder Scrolls V: Skyrim

¿Y qué pasaría si fueras el hijo del dragón?

Facebook
TwitterReddit

La verdad es que nuestro argoniano da más el pego con ese aspecto de lagarto, con sus escamas y cola. Con esos párpados que le hemos pintado de rosa, la barbilla recogida y cuernos en lugar de cabellos. ¿Quién se cree que un elfo o un bárbaro puedan tener parentesco con esas bestias aladas? Pero decide tú quién debe derrotarlas, absorber sus poderes y aprender sus gritos ocultos para significar la esperanza de unos y la pesadilla de otros.

El 11 del 11 del 11 ha llegado. La profecía no podía quedar mejor. Hordas y hordas de jugadores de todas las razas, vocaciones y oficios comenzarán mañana la mejor aventura de sus vidas, una experiencia que llevan años esperando. Más de uno ha pasado ese tiempo mientras aún jugaba a su predecesor, The Elder Scrolls IV: Oblivion. Si te pones, puedes hacer lo mismo con Skyrim. Y aún más.

Son viajes de tal magnitud y duración que debes planteártelos casi como fases de tu vida ("en aquella época, cuando estaba jugando a Skyrim..." recordarás en el futuro). Puedes leer cualquier análisis de los que se están publicando a nivel mundial a la misma hora que estas líneas y comenzar a ver repetidos adjetivos como "inmenso", "infinito", "enorme", "inabarcable", "asombroso", "sobrecogedor", "insondable", "colosal", "descomunal", "grandioso", "impresionante"... Haz la prueba con Google.

La clave de Skyrim como pináculo de la serie Elder Scrolls es que aprovecha una tecnología que por primera vez está a la altura necesaria para tratar de conseguir, literalmente, lo que muchos soñamos hace años sobre los juegos del futuro. Ahora hay muchos más conceptos, diversiones que se basan en otras ideas y experiencias de todo tipo, pero cuando estabas "atado" a los sprites de 16 bits e imaginabas los videojuegos del mañana, lo primero que te venía a la mente era algo como este juego. Busca en tu memoria (¿también con Google?) y lo encontrarás.

Skyrim es tan bestia y cabezón que imita un concepto tan básico y a la vez exagerado: una vida y un mundo virtuales en su sentido más amplio. Y lo hace mejor que nunca y con más posibilidades que nunca.

The Elder Scrolls V: SkyrimThe Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: Skyrim

Una tierra que por su tamaño y naturalidad se haga creíble, con suficiente espacio para disponer poblaciones, razas, eventos, guerras. Unos entornos naturales o artificiales que ofrezcan recursos conocidos y desconocidos. Unas gentes con sus relaciones sociales y sus intereses, para tener muchas cosas que hacer o decidir. Un sistema de caracterización de tu "yo" apabullante a todos los niveles, desde el aspecto hasta la última habilidad. Una cultura, una y mil historias y un baño de magia y más fantasía. Una vista del precioso conjunto desde los ojos de tu héroe, con tus dos manos entrando en la pantalla.

¿Como Oblivion, pero con dragones? Así podría bastar si todo se hubiera puesto al día, pero el trabajo de Bethesda no ha sido tan vago en ningún momento. La quinta entrega sabe beber de las cuatro anteriores, el estudio ha sabido escuchar y las mejoras transcienden la serie para mirar otros ejemplos de mucho valor como Fallout. Lo más importante es el equilibrado general, una tarea de reajuste que hay que seguir haciendo con la serie año tras año. Después quedan las innovaciones o el abandono de viejas ideas.

Te podríamos hablar de los 18 árboles (perdón: bellas constelaciones) de habilidades en lugar de 21, de los tres atributos principales en lugar de ocho, de la forja y los hornos en lugar del desgaste de armas, de la IA o de los matrimonios, de cómo avanza la historia, de los tatuajes y detalles obsesivos de tu personaje, de la mejorada vista en tercera persona o de los ingeniosos menús de personaje y aventura. Completando esa lista sabrías por qué no es "Oblivion con dragones", pero ¿qué más te da? Lo que te interesa, hayas seguido la serie o no, es la sensación general como juego de rol y aventura, y puedes tener claro que nada ha ido hacia atrás. Todo ha servido para mejorar una obra maestra, y lo irás notando hora tras hora de juego.

The Elder Scrolls V: SkyrimThe Elder Scrolls V: SkyrimThe Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: Skyrim

Por ejemplo, puedes sentirte mucho más a gusto en las mazmorras. Su tamaño, su variedad, incluso sus puzles algo tontorrones, ya están por encima de las "plantillas" que encuentras en otras ofertas. La aproximación sigilosa es más realista y gratificante que antes, la sensación de agobio va in crescendo y pequeñas ideas como el nuevo mini-juego de abrir cerraduras no hacen más que engancharte, sumando otra cosa más a tener en mente.

Porque es de lo que va todo esto. De obsesionarse con llevar el arma/objeto/magia ideal en cada mano para cada tipo de enemigo, las botas que te protegen en ese suelo o los ingredientes para alimentarte mejor. El oro y los objetos más raros, los libros que te enseñen más o ese elemento que crees que te servirá, pero no sabes para qué. Parece enfermizo, pero cuando le encuentras uso (un minuto o veinte horas después) es algo incomparable.

Y luego va de pelearse en primera persona como no lo habías hecho hasta ahora. Es sencillo, sigue basándose un poco en esa secuencia de "me acerco, te pego, me alejo", pero encaja mucho mejor en esta ocasión, con unas animaciones y reacciones mucho más fluidas y satisfactorias y con el regalo de unos movimientos de "finish" realmente espectaculares. Obviamente no es tan complejo como en otros juegos, pero la idea es ir bien equipado y sincronizar los movimientos básicos, disfrutando de cómo se alternan ambas manos. Con eso tienes más que de sobra.

Que no exista otro juego que haya alcanzado este nivel dentro del mismo estilo no significa que la experiencia sea perfecta, ni mucho menos. Pero las imperfecciones no consiguen desmerecerla. En Skyrim te volverás a tropezar con viejos problemas de los mundos abiertos, acentuados por la complejidad de la geografía. Aunque la reacción de los personajes y animales ante nuestra presencia ha mejorado, siguen dándose situaciones ridículas, "idas de olla" de más de uno (alguna vez nos atacaron amigos sin razón), desapariciones, venados atascados en piedrecitas o NPCs aún muy torpes. ¿Nuestro consejo? Acéptalo como cosas que pasan en el género y espera a los parches, porque unos minutos después habrás perdonado cada fallo con dos o tres sorpresas nuevas.

The Elder Scrolls V: SkyrimThe Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: SkyrimThe Elder Scrolls V: SkyrimThe Elder Scrolls V: Skyrim

Hay otras pegas que podrían ir con los gustos de cada uno, como un efecto de deslumbre quizás demasiado exagerado. Otras tienen que ver con las limitaciones técnicas de las consola (mejor jugar en un PC potente dentro de unos meses), como el desequilibrio en la resolución de las texturas, cierta rigidez en seres vivos o el mapeado retardado. A lo mejor algo flojo para estos tiempos pero, a la vez, sirve de comparación con lo que puso Oblivion en pantalla hace unos años con el mismo hardware, y no deja de sorprender. Esos cielos, esos horizontes, esos modelos, esos detalles por doquier, esas mejores animaciones, esa iluminación de fantasía, esa representación de la magia mucho más... mágica. Detalles como ver las flechas o las águilas, momentos como el atardecer, el paseo a caballo por la orilla del arroyo o una tormenta de nieve en el pico más alto. Instantáneas inspiradoras desde puntos de vista a priori nada especiales demuestran el valor de una labor artística y de confección sin parangón. Como en el mundo real, a veces te paras a contemplar las cosas porque, por alguna razón menos evidente, te estimulan.

La historia de dragones y guerra civil es realmente atractiva, quizás por el protagonismo adicional que tiene tu personaje. Puedes optar por entretenerte tanto como antes y más, descubriendo personajes secundarios mejor pensados y árboles de diálogo con mucha más chicha, pero hay algo en la leyenda de los dragones que te llama a seguir la aventura más que en otras ocasiones. Te esperan giros y sorpresas, además de una barbaridad de información adicional para conocer el universo, si prestas atención al desarrollo de la trama (algo que puedes decidir entender por encima).

A la hora de percibir los progresos en este enorme viaje también es una vivencia muy personal. Los jugadores de las entregas anteriores pueden sentir que no pasa nada transcendental durante mucho tiempo, o que el tiempo que lleva se parece demasiado a Oblivion, pero quizás encuentren en cada novedad o mejora esa nota curiosa que le invite a seguir, mientras dominan el refinado sistema de juego y combate. En realidad, Skyrim consigue que te sientas poderoso e importante realmente pronto, desmarcándose de sistemas de progreso lentos y tradicionales como los que se pueden encontrar en los juegos de rol nipones.

The Elder Scrolls V: SkyrimThe Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: SkyrimThe Elder Scrolls V: Skyrim

Después, quedan tantas horas por disfrutar que no hacen falta para recomendar más o menos esta alucinante experiencia: la tuya será diferente a la mía, estoy totalmente seguro. A lo mejor te cansa eso de que el juego ajuste los encuentros para ti, a lo mejor a esas alturas has encontrado algo maravilloso o terrible de lo que yo no tengo constancia, pero sea como sea no creo que puedas decirme entonces que no mereció la pena viajar por Skyrim.

Títulos del calibre de Dragon Age II o Dungeon Siege III denotaban el desgaste de la ambientación de fantasía medieval en los juegos de rol, como si las ideas no dieran más de sí después de tantos años. Skyrim llega para tirar por tierra toda la teoría, para que vuelvas a creer en los dragones y para demostrar cómo se tiene que tratar el género con las posibilidades de hoy. En el nuevo estándar de los mundos de fantasía, pasear vuelve a ser una aventura.

Los mejores videojuegos no tienen que ser superproducciones, pero las superproducciones sí que deben dejar la sensación de elaboradísima obra que deja Skyrim. A ese nivel, a la hora de valorar lo que recibes en base a lo que se ha trabajado en él, es la superproducción del año y probablemente lo sea de la generación.

The Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: Skyrim
The Elder Scrolls V: Skyrim
10 Gamereactor España
10 / 10
+
Cambios para bien, espectacular mundo, combate y muchas tareas mejoradas, libertad, detalles minuciosos.
-
Sufre en consolas, algunos fallos inevitables en este tipo de juegos, sale sin depurar demasiado.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países
Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.