Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor
análisis
The Riftbreaker

Análisis de The Riftbreaker

Hemos invadido un planeta alienígena, hemos asesinado a la población aborigen y les hemos arrebatado sus recursos y luego colonizamos el planeta con la raza humana.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Ahí estaba yo, en medio de la selva, con las minas explotando a mi alrededor mientras yo rociaba al enemigo con napalm. El traqueteo de las metralletas resonaba a través del denso follaje selvático (por desgracia, no estaba sonando la clásica canción de Guns N' Roses). A pesar de todo eso, miles de enemigos seguían bombardeando mi posición. De repente, una niebla se extiende sobre el exuberante paisaje y mis defensas dejan de funcionar. El desastre llega a su apogeo cuando me atrapan. Debo planificar de nuevo mi estrategia. En esta aventura, los enemigos no tienen piedad; como jugador, tiene muchas formas de retarte. Si tienes capacidad de adaptación, planificación, y de manejar varias cosas a la vez y concentrarte en situaciones de estrés, este juego te va a gustar.

The Riftbreaker es un juego indie que explora la gestión de recursos, árboles de tecnología, construcción de bases y el concepto de "Twin Stick Shooter". Es una deliciosa mezcla de géneros, pero en general funciona muy bien. Te pondrás en la piel de un explorador e investigador que busca recursos y posibles asentamientos para la raza humana. Vestido con un mono de trabajo, te enviarán mediante el teletransporte desde la Tierra hacia un planeta alienígena, y empezarás a trabajar. Una vez hayas llegado, descubrirás que el planeta no estaba vacío, y eso es algo que te indica tu armadura, que también incorpora una IA.

The Riftbreaker

Cuando llegas a este planeta inhóspito, lo primero es construir un cuartel general y después tendrás que completar tareas. El objetivo es crear unas condiciones adecuadas para que la gente pueda vivir en este mundo y aprovechar sus recursos. Verás que el planeta es todo selva tropical y hierba, pero esto cambiará a medida que te desplaces por él. La primera impresión es la de un planeta que dan ganas de visitar. Tiene una pinta increíble para ser un juego indie desarrollado por un estudio pequeño. Incluso hay pequeños detalles como plantas que se mueven, el barbecho y más características.

Los enemigos de este mundo recuerdan a los Zerg de Starcraft y no vienen en son de paz. Por lo que parece, están controlados por un único organismo y atacan regularmente. Esto implica que debes estar explorando continuamente e incorporando a tu base generadores, muros, edificios y torres. Además de esto, es posible utilizar el laboratorio para investigar nuevas tecnologías y equipar a tu robot mecánico con nuevas armas. Aunque las torres que protegen tu base son potentes, eres un ejército formado por una sola persona. Eres bastante más fuerte, así que tendrás que priorizar tu posición en el mapa para establecer tus bases. En algunos casos, deberás perder alguna base menor para salvar a la base principal de los monstruos. Si mueres, tardarás un rato en volver a la vida, pero si pierdes tus edificios más importantes perderás.

The Riftbreaker

Por lo que a mí respecta, no tenía ningún tipo de expectativas para este juego, pero me ha sorprendido gratamente. Es un buen juego que intenta llegar un poco más alto de lo que es. La combinación de varios géneros y conceptos de mecánicas de juego funciona bastante bien. Su punto fuerte es que siempre hay algo que hacer y nunca tienes que esperar para que ocurran cosas. Tu IA te ayudará con comentarios sobre cambios en el tiempo o sobre otras cosas que pasen. Los elementos ambientales como las lluvias de meteoritos, los tornados o los terremotos son increíbles; influyen de forma palpable en el entorno jugable y son capaces de destruir bases enteras. Esto aporta vitalidad y dinamismo al planeta. También sabes cuándo te van a atacar y siempre tienes misiones que completar. Al final, se crea un bucle que consiste en atacar el nido, extraer los recursos, explorar y defender las bases.

No todo es positivo. Por ejemplo, entrar al menú hace que el juego se detenga y eso rompe la inmersión. También me parece algo lento. Por otra parte, ofrece muchas opciones de personalización para el traje de robot. Las armas son clásicas: hay minas, lanzagranadas, lanzallamas, espadas y armas automáticas, entre las que tendrás que cambiar constantemente durante los combates. También puedes incorporar objetos de salud y modificadores y cambiar el color del traje. La estructura básica también es ampliable con muchas opciones, la mayoría de las cuales se pueden desbloquear con tecnologías. Es algo así como una mezcla entre un juego de estrategia en tiempo real y Factorio, aunque no tenga nada que ver con construir una ruta logística de transporte. Puedes utilizar el traje para extraer recursos, pero la forma más fácil de hacerlo es colocando edificios que los generen. Esto te permite establecer una defensa y seguir explorando el mundo. Algunos recursos son más difíciles de encontrar y hay algunos que podrás crear utilizando otros recursos. No obstante, tendrás que pensar bien qué tecnologías explorarás primero. Hay algunos niveles en los que para sobrevivir tendrás que poner a las personas antes que cualquier otra cosa. También deberás planificar la ubicación de los edificios, los cambios en la recuperación de energía y muchos otros elementos.

The Riftbreaker

Sin embargo, los largos tiempos de carga y los problemas de rendimiento en los menús hacen que sea imperfecto. Estoy seguro de que estas cosas se pueden arreglar con sus correspondientes parches en algún momento. Un par de veces el juego se me ha cerrado completamente y he notado algo de retraso cuando están pasando muchas cosas en pantalla. El sonido es buenísimo y la banda sonora cumple su labor. Sobre todo, me sorprende que tanto los gráficos como los doblajes sean de calidad aceptable. Su anterior juego, X-Morph: Defense, también era bonito con sus múltiples efectos. Podría afirmar que un poco del aspecto de The Riftbreaker se ha basado en ese juego, sin copiar muchas mecánicas de juego. Hay una gran diferencia: en este juego todo reacciona mucho más. Los enemigos no se van a esperar a que empieces una oleada de ataques, sino que va a ocurrir sin que puedas oponerte.

The Riftbreaker

También hay una historia que conduce toda la aventura. En X-Morph: Defense los jugadores eran los alienígenas que invadían el planeta Galata-37 y mataban a los habitantes autóctonos para acceder a sus recursos naturales. Exor Studios se mantiene consistente en su tema en cuanto a quién ataca y quién se defiende. La diferencia con respecto a la aventura anterior reside en que la protagonista, que en este juego se llama Ashley, está más preocupada por el estudio de los nativos que por erradicar todo rastro de vida. Como es evidente, la historia no es lo principal en este juego, pero no está mal. Es entretenido escuchar cómo discute Mr. Riggs, la IA del traje, con la protagonista sobre diversos temas, aunque la calidad de la propia historia y los diálogos se parezca a la de una película de serie B.

El reto del final del juego consiste en hacer malabares con todas las mecánicas. Hacía mucho tiempo que no me estresaba de la manera en la que me he estresado en este juego. Manejar la tecnología, las construcciones, los ataques, los diferentes biomas con diferentes retos, los desastres naturales, todos contribuyen a que siempre tengas algo de qué ocuparte. Cuando los ataques crecen, crecen de forma demencial. Es estresante, es un reto y es gratificante. En términos de mecánicas, esto es un buen ejemplo de un juego indie que me atrapa constantemente como jugador. Aunque se vuelva algo repetitivo y el modo de supervivencia no sea impresionante, vale la pena su precio. Es posible echar entre 18 y 40 horas solo en el modo historia. Así que puedo recomendarte que pruebes este juego si te parece un concepto interesante. A pesar de sus limitaciones, creo que estamos ante el mejor juego de Exor Studios.

The Riftbreaker
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Buenos gráficos. Es complejo. Siempre hay algo que hacer. La campaña es larga. Modo de supervivencia competente. El concepto es interesante.
-
Tiene algunos bugs. Largos tiempos de carga. La historia flojea. Se vuelve algo repetitivo hacia el final.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

0
The RiftbreakerScore

The Riftbreaker

ANÁLISIS. Autor: Patrik Severin

Hemos invadido un planeta alienígena, hemos asesinado a la población aborigen y les hemos arrebatado sus recursos y luego colonizamos el planeta con la raza humana.



Cargando más contenido