Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Mario & Sonic TokioFIFA 19MediEvilGuía Pokémon Espada y EscudoLuigi's Mansion 3Vídeo guía Death StrandingThe Withcher 3FIFA 20
Español
Portada
análisis
The Witcher 3: Wild Hunt

Análisis de The Witcher 3: Wild Hunt para Nintendo Switch

Comparamos cómo queda la nueva versión con opción inédita de juego portátil de uno de los RPG de la generación frente a las versiones originales.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Cuando CD Projekt Red anunció la inminente publicación de The Witcher 3 para Nintendo Switch, se abrió un debate sobre su posible rendimiento en esta consola híbrida, ya que lógicamente no cuenta con la misma potencia de hardware que las demás plataformas de uso exclusivo en sobremesa. ¿El juego limitaría la vida de la batería? ¿Cómo optimizarían los gráficos y la interfaz de usuario para una pantalla más pequeña como la de Switch? ¿Cabe un juego tan grande en la memoria? Nuestro objetivo cuando probamos el que ya llamamos cariñosamente The Switcher era contestar a todas estas preguntas más allá de aquella primera impresión con CDPR.

En primer lugar y antes de ir al grano, este artículo no es un análisis en profundidad de The Witcher 3. Aquí puedes encontrar el que ya hicimos allá por 2015, y posteriormente analizamos tanto Hearts of Stone como Blood and Wine. En lugar de eso, os ofrecemos un repaso a la experiencia de juego de The Witcher 3 para Switch y cuál es su rendimiento y detalle en esta consola en comparación con otras plataformas, principalmente frente a la versión 4K y HDR para Xbox One X. Lo exprimimos al máximo para probar cada una de sus facetas tanto en el modo portátil como en modo TV para ver cómo responde ante cada situación.

The Witcher 3: Wild Hunt
The Witcher 3 en Nintendo Switch (izquierda) frente a Xbox One X (derecha).

The Witcher 3 para Switch es la edición "Game of the Year", por lo que contiene el juego base y cada expansión de contenido descargable publicada desde el original. El contenido total son cientos de horas de juego para aquellos que desean completar el juego al 100%. Aunque hay una pega si descargas The Witcher 3 para Switch: el tamaño del archivo es enorme, ocupando casi 31 GB, lo que hace obligatoria una tarjeta microSD bien grande y a la vez es casi el límite de espacio de un cartucho de Switch de los de 32 GB (hasta ahora sólo Dragon Quest Heroes I+II se ha llegado a lanzar así, pues publishers como Bethesda prefieren forzar la descarga de parte del archivo para ahorrar costes). Un aviso, si no compras el juego en físico y no tienes una tarjeta SD de mucho tamaño, hazte a la idea de que tendrás que archivar algunas partidas de otros juegos para dejar sitio para este coloso.

Como conjunto, el sistema de juego en sí y los controles se han optimizado de una manera espectacular. Si comparas el diseño genérico de un mando de Xbox o de una PS4 con la configuración del mando Joy-Con, o incluso el mando Pro, lo único que han cambiado son los botones A y B (X y O en PS4) para que encaje en el diseño de Switch al ser este tan diferente. ¿Qué significa esto? Pues que para correr en Switch tienes que pulsar A, cuando en Xbox/PS4 lo pulsarías para saltar, y viceversa con el botón B. En realidad, aparte de este pequeño detalle, no hay más cambios significativos.

The Witcher 3: Wild Hunt
The Witcher 3 en Nintendo Switch (izquierda) frente a Xbox One X (derecha).

Para empezar, dedicamos un poco de tiempo para jugar a The Switcher en el modo portátil utilizando los mandos Joy-Con. En este modo, el juego tiene una resolución de 540p, entre otras cosas para ahorrar proceso y batería. Por lo tanto, no obtienes una imagen tan nítida como en las demás plataformas, pero debemos decir que no se trata de un gran problema porque la pantalla de Switch ya es pequeña de por sí, por lo que con esa densidad no sientes que te estás perdiendo demasiado.

En cuanto a la interfaz de usuario, sin duda la han rediseñado para que se pueda adaptar a una pantalla de ese tamaño (5,5" en Lite y 6,2" en Switch original). Cuando juegas te das cuenta de que los subtítulos ocupan mucha más pantalla de lo que hacen en las demás consolas para facilitar la lectura. Los menús en sí no han cambiado mucho, aunque los marcadores del mapa tienen ahora unos bordes más gruesos para que sean más visibles.

The Witcher 3: Wild HuntThe Witcher 3: Wild HuntThe Witcher 3: Wild HuntThe Witcher 3: Wild Hunt

Al jugar en el modo portátil el audio sale perdiendo y se escucha más amortiguado y menos definido, aunque es de esperar con los altavoces de una consola portátil. Por suerte, este problema se resuelve fácilmente al conectar unos auriculares o pasando al modo televisor.

También probamos cuánto dura la batería y conseguimos determinar cuánto tarda en agotarse según diferentes parámetros. Por ejemplo, comparamos su durabilidad si tienes el volumen a la mitad, el brillo al máximo y el Wi-Fi encendido y también haciendo lo contrario con todos los ajustes al mínimo. Durante estas pruebas, descubrimos que la batería puede durar entre 2 horas y media y 3 horas, lo que es normal comparándolo con el gasto de esta consola con otros juegos de este tipo. Y en este caso hablamos de una Switch original, con vibración, y no de los nuevos modelos de la original y de Lite.

Por último, podemos decir que, con lo que hemos jugado en el modo portátil, han optimizado The Switcher lo máximo que han podido para esta plataforma. Incluso con las limitaciones de la duración de la batería, lo que sin duda ha sido un verdadero dolor de cabeza para el estudio, poder jugar en cualquier parte lo hace una experiencia mucho más accesible para la gente que no tiene mucho tiempo para sentarse y jugar, lo que nos hace revivir The Witcher 3 como si lo jugáramos por primera vez y abre a muchos más usuarios las puertas de uno de los RPG de la década.

The Witcher 3: Wild Hunt
The Witcher 3 en Nintendo Switch (izquierda) frente a Xbox One X (derecha).

En cambio, el modo televisión no nos ha impresionado. Todo lo que encaja en la pantalla portátil de Switch no acaba de trasladarse a la gran pantalla. Por ejemplo: los subtítulos resultan más agobiantes porque ocupan el mismo espacio en la televisión que en la pantalla de la Switch, y podían haberlos escalado.

Por otro lado, en el modo TV la resolución aumenta hasta los 720p, ya que no tienen que tener en cuenta ninguna batería y 'tira' del adaptador a corriente. La principal diferencia que vas a notar en la pantalla al pasarlo a este modo son los personajes, que tienen un aspecto más nítido en comparación con la pantalla portátil. Puede que ahora estés pensando que no es tan malo, pero agárrate que vienen curvas.

Cuando estás en una zona un poco farragosa o se requiere una mayor potencia de procesamiento no saltará a una pantalla de carga, sino que disminuirá la tasa de fotogramas. Cuando estás en el modo portátil casi no te das cuenta, pero en la televisión supone una mayor resolución pero en un tamaño mucho mayor y se nota demasiado. En ciertos momentos parece que estás viendo una presentación de diapositivas.

The Witcher 3: Wild Hunt
The Witcher 3 en Nintendo Switch en modo portátil 540p (izquierda) frente a modo TV HD 720p (derecha).

Teniendo en cuenta lo que pensamos de la experiencia de juego con el modo portátil y el modo televisión, cabe destacar el manejo de los mandos. Los Joy-Con no están mal, pero si pretendes jugar algo más de tiempo te recomendamos que elijas el mando Pro, solo porque es más fluido y menos restrictivo que los Joy-Con. Dicho esto, si solo quieres jugar un ratito de vez en cuando, los Joy-Con son una buena elección que no perjudicarán tu experiencia de juego. Sin embargo, pensamos que la mejor forma de jugar a The Switcher es con un mando Pro porque te permite mecánicas complejas de una forma más cómoda. Esto también choca con lo de jugar mejor en portátil, ¿verdad?

Para rematar vamos a hablar de Gwent. Este juego de cartas es tan rápido en Nintendo Switch como en las demás plataformas, aunque el único problema que nos preocupa es la interfaz de usuario. Algunas veces, dependiendo del número de cartas de tu baraja, todo parece muy comprimido porque CD Projekt Red ha intentado apiñar todos los elementos en la parte inferior de la pantalla. Aparte de esto, esta entrega es tan buena en la Switch como en las demás consolas.

The Witcher 3: Wild Hunt
The Witcher 3 en Nintendo Switch (izquierda) frente a Xbox One X (derecha).

Considerando el (enorme) tamaño, la magnitud y la belleza de The Witcher 3 su traslado a una consola limitada (en cuando a su hardware) como Nintendo Switch ha sido espectacular, sobre todo en el modo portátil. En cambio, la experiencia de juego en el modo televisión aún no está del todo pulida, lo que resta algún entero al resultado del port. En nuestra humilde opinión, la mejor manera de jugar a The Switcher es en el modo portátil utilizando un mando Pro, lo que entendemos que es algo contradictorio para algunos. Sin embargo, dicho esto, en sí mismo poder jugar a The Witcher 3 en cualquier lugar es un deseo hecho realidad.

The Witcher 3: Wild Hunt
The Witcher 3 en Nintendo Switch (izquierda) frente a Xbox One X (derecha).
The Witcher 3: Wild Hunt
The Witcher 3 en Nintendo Switch (izquierda) frente a Xbox One X (derecha).
The Witcher 3: Wild Hunt
The Witcher 3 en Nintendo Switch (izquierda) frente a Xbox One X (derecha).
08 Gamereactor España
8 / 10
+
La optimización general del port a Switch funciona bastante bien en modo portátil. Poderse llevar la enorme aventura de Witcher 3 y sus expansiones a cualquier lugar la hace mucho más accesible para gente con menos tiempo libre.
-
Los gráficos y la optimización en modo TV no quedan tan resultones; deja la sensación de que la versión para Switch de Witcher 3 no se diseñó para jugar en la pantalla grande principalmente.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido