Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
análisis
Those Who Remain

Análisis de Those Who Remain

Camel 101 ha creado un videojuego de terror prometedor con un montón de ideas geniales, pero, ¿abarca más de lo que puede procesar?

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Those Who Remain está catalogado como un juego de terror psicológico. Hemos tardado poco en darnos cuenta de lo mucho que bebe de Silent Hill y algunos fans han ido aún más lejos con la expectativa de que fuese algo así como aquel juego de terror de Kojima que nunca existió. Those Who Remain tiene muchas ideas buenas y la mayor parte del tiempo funcionan, pero, por desgracia, la experiencia también viene con algunas pesadillas que no hemos podido pasar por alto.

Empiezas como un hombre que está al límite, rodeado de botellas y hablando sobre su mujer y su hijo mientras sostiene una pistola, preparado para poner fin a su vida. A continuación, nos encontramos camino a un motel para cortar con una mujer que completaba el triángulo en un 'affair' extramatrimonial, vaya, que es su amante. Es todo muy desolador y, a pesar de los problemas evidentes que se muestran al principio, nuestro personaje principal acaba forjando una relación cordial con el jugador con el paso del tiempo, gracias a los comentarios que suelta de vez en cuando.

Después de encontrar el motel, que estaba vacío, recibes una llamada inquietante de una chica que te dice que "permanezcas en la luz". Es un comienzo escalofriante y desde ese momento ya puedes sentir cómo aumenta la tensión. Al salir afuera, resulta que te han robado el coche y se lo han llevado a algún lugar lejano. La situación conforma un escenario muy interesante. Entonces, te diriges a la ciudad de Dormont, donde visitas un lugar abandonado tras otro, cruzándote de vez en cuando con otros supervivientes que están igual de confundidos que tú y no saben lo que ha pasado.

Pasas por una gasolinera, casas de muchas personas, una estación de policía, una oficina de correos, una biblioteca y más sitios que, en su mayoría, están abandonados, y das vueltas por allí buscando supervivientes y pistas sobre lo que ha sucedido. No obstante, el primer problema destacable que identificamos fue que estos lugares parecía que estaban unos muy lejos de los otros y no daba la sensación de que fuesen partes conectadas de una misma ciudad. Después de un rato, nuestra exploración se volvió predecible.

Those Who RemainThose Who Remain

Un rasgo que nos gusta mucho es que tu mayor enemigo en Those Who Remain es la oscuridad. Si te alejas de la luz, ves como te están esperando unas figuras espeluznantes de ojos azules empuñando cuchillos y hachas (un paso de más y podrías morir al instante, sin la oportunidad de defenderte). El suspense está muy bien elaborado y hace que tengas miedo de salir de las zonas iluminadas. Si el lugar es más bien abierto y pasas demasiado cerca, a veces la pantalla empieza a temblar y esto hacía que se nos acelerara el corazón por momentos.

Justo cuando piensas que sabes lo que estás haciendo (resolviendo puzles y buscando pistas, permaneciendo en las zonas iluminadas y escapando de Dormont), el juego te sorprende. De repente, en uno de los niveles, te piden que juzgues a un habitante de Dormont que está atrapado en lo que parece un purgatorio. Tienes que tomar una decisión que determinará cuál será tu final cuando completes el juego. Reúnes pruebas y decides si hay que condenar o salvar a esta persona. Sin embargo, en esta escena, al igual que en las siguientes, solo había dos pruebas y, francamente, nos habría gustado que hubiese más antes de sentenciar a alguien a una condena eterna. Después de hacerlo una vez, tuvimos que pasar por el mismo proceso de juicio en otras ocasiones a lo largo del juego y, una vez más, se volvió muy predecible.

Dicho esto, nos gusta la atmósfera que consigue el juego, tanto el diseño de los gráficos, como de la idea y del sonido conforman una experiencia intensa y peculiar. Por desgracia, en algunas ocasiones las animaciones faciales de los supervivientes son de una calidad cuestionable y eso no ayuda a conectar con ellos ni lo más mínimo. Este aspecto de los gráficos no impresionaba nada y, a veces, incluso nos distraía de lo que era realmente impactante, el mundo que nos rodeaba.

Those Who Remain

A todo esto que acabamos de mencionar le hay que añadir una historia confusa que contiene hasta universos paralelos (algo similar a Stranger Things), por lo que a veces andábamos un poco perdidos. Al menos había alguna experiencia emocionante, como el hecho de poder atravesar una luz brillante y pasar a otra realidad, en la que puedes arreglar o modificar algo que te sirva de ayuda en el mundo real del juego, aunque a veces ni siquiera era necesario. También había criaturas raras, como por ejemplo un monstruo con pechos, una mano en la cabeza y una lámpara por cara, que parecía un intento de recrear el mítico Pyramid Head de Silent Hill. Podía atravesar la luz y tenías que recurrir a alguna que otra táctica furtiva. Estaba bien, pero también parecía algo que estaba fuera de lugar.

Sin embargo, había algunos problemillas que contrarrestaban todos estos aspectos positivos. Por ejemplo, ciertos controles vagos o imprecisos, y no sentimos en ningún momento que nos estuviésemos moviendo a un ritmo decente, ni siquiera al aumentar la sensibilidad. Además, no hay unas mecánicas adecuadas para escabullirse o esconderse, lo que quiere decir que no se puede utilizar el sigilo como opción para entrar en una sala o pasar de largo aquel monstruo estrambótico que hemos mencionado.

Cabe mencionar también la naturaleza repetitiva del juego. Pasas mucho tiempo buscando documentos y llaves en cajones y armarios, y eso acaba siendo aburrido. A veces nos recordaba más a Gone Home que a un videojuego de terror. Esto, junto con el hecho de que la mirilla se hace difícil de mover, hizo que nos frustráramos muchas veces al intentar abrir cajones.

Those Who RemainThose Who Remain

Otra cuestión que nos llama la atención es que la luz es muy tenue, demasiado. Ya sabemos que esta entrega trata sobre la oscuridad, pero a veces teníamos que forzar mucho la vista para poder ver algo. Si aumentábamos el valor gamma, los gráficos se veían peor y en algunas zonas concretas no había un equilibrio. Además, no nos gustó nada el hecho de que hay que entrar en una habitación y encender las luces para evitar la muerte, algo que sacaba más a relucir la falta de sigilo en un juego que está claro que lo necesitaba.

Si das un paso de más y te matan, entonces tienes que volver muy atrás, lo que te fuerza a repetir lo mismo una y otra vez. Se hizo muy evidente en una sección de puzle interminable que tuvimos que pasar unas cuantas veces, en la que tenías que mover ocho estatuas de león muy pesadas y que ralentizaban el paso.

Con todo, pasamos ratos buenos y la historia es intrigante (o totalmente desconcertante). Those Who Remain tiene mucho potencial, pero, muy a nuestro pesar, ha fallado en su objetivo. Aunque intenta llenar un vacío que Silent Hill no fue capaz de llenar en los últimos años y a mucha gente le encantará, da la sensación de que tiene mucho en lo que mejorar. La ausencia tan molesta de mecánicas de sigilo, el abre y cierra de cajones tan repetitivo y la ubicación desacertada de los puntos de control muestran que Those Who Remain no ha sido capaz de sacarle el jugo a sus tantos aspectos prometedores, aquellos que le queden.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
06 Gamereactor España
6 / 10
+
Buena atmósfera con un montón de sustos, historia intrigante.
-
Los controles son un incordio, un continuo abre y cierra de cajones, animaciones faciales de calidad cuestionable, no hay sigilo.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Those Who RemainScore

Those Who Remain

ANÁLISIS. Autor: Roy Woodhouse

Camel 101 ha creado un videojuego de terror prometedor con un montón de ideas geniales, pero, ¿abarca más de lo que puede procesar?



Cargando más contenido